Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/12/10

Diapason Diapason

Este es otro artículo de la serie “Artículos a la carta”, pedido por Roxy Valeriano, intrigada por la energía que une a las personas y los significados de aquellas que se aparecen en nuestra vida.

A Roxy le interesa saber cómo y por qué conectamos con determinadas personas y con otras no.

No hay estudios que puedan avalarse de “científicos”, pero sí existen teorías, y tienen que ver con la resonancia armónica.

Así que Roxy, aquí viene el camarero con su mejor buena voluntad, a traerte lo que Bianca a preparado en la cocina. Especialmente para tí.

En principio, todo en el Universo, vibra. No hay nada que esté quieto, todo vibra y esas vibraciones son ondas cíclicas con determinadas frecuencias.

Frecuencia=magnitud que mide el número de repeticiones por unidad de tiempo de cualquier fenómeno o suceso periódico.

La frecuencia vibratoria de una onda sonora por ejemplo, se mide en Herzios.

1 Herzio es la repetición de una onda en el lapso de un segundo. Por ejemplo la nota musical  “LA” que se usa para afinar los instrumentos, está fijada en 440 Hercios, o sea 440 ciclos por segundo.

La vibración es una forma de comunicación celular y bacteriana. Las colonias celulares y bacterianas de nuestro cuerpo tienen receptores para saber a qué frecuencias están vibrando otros seres unicelulares.

Parece existir una ley armónica entre ellas. A este respecto, son interesantísimas las investigaciones de James Gimzewski, que “escuchando” las células, pudo detectar que éstas vibran a diferente frecuencia cuando se encuentran enfermas que cuando están sanas.

También varían su frecuencia si se las somete a distintas temperaturas.

Ejemplar de E. Coli Ejemplar de E. Coli. Peludita y simpática.

En el caso de las bacterias, también resulta curioso y sorprendente que la Escherichia Coli (una bacteria que vive en nuestro intestino) se dedica a percibir las vibraciones de otras colonias bacterianas en nuestro cuerpo, y cuando éstas se están multiplicando más de lo debido para mantener el equilibrio, la Coli produce una enzima que obliga a las bacterias “desafinadas” a suicidarse .

Cuando a las células se las somete a vibraciones armónicas (un armónico es un múltiplo entero de una nota principal), éstas cambian de forma y hasta corrigen sus problemas si los hay, por eso es tan importante escuchar buena música…(las notas de la escala griega por ejemplo, sólo producen armonías perfectas en el tono de la nota en que se ha afinado) y los inharmónicos (sonidos que no son múltiplos enteros) enferman a las células, cambian su comportamiento. La vibración se transmite y se contagia y ese es uno de los principios de la metástasis del cáncer por ejemplo. (más…)

Read Full Post »

Este artículo de la serie “Artículos a la Carta” está dedicado a Alicia Wechsler, que sentía curiosidad por conocer el motivo por el cual algunas personas cuando escuchan música pueden ver colores y otras no.

Espectro de frecuencias electromagnéticas Espectro de frecuencias electromagnéticas

Alicia, nuestro aparato perceptual, formado por los órganos de la vista, oído, olfato, gusto, por la piel, etc. está diseñado para percibir frecuencias electromagnéticas, es decir, ondas vibratorias y oscilantes.

Ya que en el Universo no existen los colores, ni los olores, ni las formas o texturas, sino sólo energía vibrando a distintas frecuencias.

Esto es un poco difícil de entender ¿verdad?. ¿Cómo que yo veo un árbol color verde, con un tronco rugoso color marrón delante mío, y tú me dices que no hay nada en el Universo que tenga color, forma o textura?

Pues, lo que ves delante tuyo es sólo una representación virtual quye hace tu cerebro. Allá afuera, el árbol sólo es energía vibrando a distintas frecuencias: las hojas están formadas por átomos que vibran a determinada frecuencia, y esa velocidad de vibración el ojo la interpreta como color verde. El tronco es la misma energía vibrando a otra frecuencia, por lo que lo ves marrón, y lo ves rugoso, también por la velocidad a la que vibran los átomos que lo componen.

Nada tiene color en el Universo, el color lo imprimen los bastoncillos que tenemos en el ojo. Los perros por ejemplo carecen de bastoncillos, por l oque ven el mundo en blanco y negro.

Altas y bajas frecuencias Altas y bajas frecuencias

Lo único que percibimos son ondas vibratorias de la energía. Esos estímulos entran a través de nuestros órganos sensoriales y éstos codifican esa vibración en diferentes señales químicas y eléctricas las cuales inmediatamente decodifica el cerebro y así proyecta una película interna, que es la que vemos como “realidad”.

Si la energía que forma el tronco del árbol en vez de vibrar a la frecuencia que lo hace, vibrara a una mayor, en vez de verlo marrón lo veríamos de otro color.

Cada órgano está preparado para discriminar un determinado rango de frecuencias. Es decir, todo lo que vibre entre 20 y 20.000 hertzios (ciclos por segundo), podremos percibirlo como sonidos.  Sin embargo si la energía vibra a frecuencias altísimas, ya la interpretamos como luz. Si la vibración es lo bastante baja, esa energía será decodificada como textura o forma.

Es decir Alicia, que el mundo que ves a tu alrededor sólo es energía vibrando a distintas frecuencias, y es tu cerebro el que las interpreta como imágenes, colores, sabores, sonidos o texturas, según el rango de frecuencias en las que vibre.

Ahora que entendemos que nuestra realidad siempre es una película virtual y acotada a nuestro limitado aparato perceptual, vamos a tu pregunta específica Alicia: ¿por qué algunas personas cuando escuchan música pueden ver colores?

Pues porque son sinéstetas.

Cuando nacemos, nuestro aparato perceptual aún no está especializado en los distintos rangos de frecuencia. Cuando somos bebés, todos tenemos la capacidad de interpretar colores como sonidos, sabores como texturas o incluso olores como sonidos.

Tono agudo o grave de un sonido Tono agudo o grave de un sonido

Cuando tú le cantas a tu bebé una nana, éste puede estar viendo hermosos colores saliendo de tu boca, porque aún sus órganos no discriminan entre un rango de frecuencias y otro de la energía.

Pero con los años, nuestros órganos se van especializando en distintos rangos. El oído, empieza a “tomar para sí” la energía que vibra entre 20 y 20.000 ciclos por segundo. La vista, comienza a asimilar todo lo que vibre entre 380 nm, aproximadamente, hasta los 780 nm. Por encima de los 780 nm tenemos las radiaciones infrarrojas y por debajo de los 380 nm tenemos las ultravioletas que son invisibles al ojo humano.

Algunas personas, el 1% de la población mundial aproximadamente, mantienen durante toda su vida la capacidad de no dsicriminar por órganos la percepción de la vibración de la energía, por lo que pueden percibirla con un órgano u otro. Este fenómeno se llama Sinestesia.

Además, la forma en la que percibimos la energía que nos rodea, está limitada por un componente cultural y educativo. Por ejemplo, si nosotros vamos al polo norte, veremos que el hielo en todos lados es blanco.

Sin embargo los habitantes del polo, los esquimales, ven 64 tipos diferentes de color blanco y para cada uno de ellos tienen un nombre.

En la China antigua, no se diferenciaba el azul del verde por ejemplo. La diferenciación se hizo culturalmente mucho más tarde.

Esto Alicia te puede dar una idea de la suerte que tienen los sinéstetas, de n oestar condicionados para ver la realidad. Aunque a todos como especie nos condiciona la economía de la naturaleza: nuestro aparato perceptual está diseñado sólo para percibir las frecuencias que nos son útiles para nuestra supervivencia.

En nuestro mundo existen infinitos colores, sonidos, olores, texturas o sabores. Pero no podemos percibir estas vibraciones electromagnéticas de las partículas que nos rodean en su titalidad, porque sólo podemos captar todo aquello que se relacione con nuestra vida humana.

¿Por qué  el humano no puede escuchar todo aquello que vibre más allá de los 20.000 ciclos por segundo? Bueno pues porque los animales que nos sirven de presa o los que podrían “comernos o atacarnos”, vocalizan dentro del rango de frecuencias de 20 a 20.000 ciclos por segundo.

Los elefantes por ejemplo, no solemos comerlos y es muy difícil que vayan a atacarnos, por ello, no podemos escuchar los sonidos que ellos emiten (que llegan a kilómetros de distancia) porque lo hacen en un rango de frecuencias por debajo de los 20 hertzios (infrasonidos). Sin embargo sí escuchamos de los elefantes aquellos sonidos que emiten cuando están cabreados, porque podrían alertarnos del peligro que representa su cabreo para nosotros.

Alicia, sé que este post te sorprenderá, como a muchos lectores, sobre todo porque parece imposible entender que el mundo que nos rodea NO ES como lo vemos, como lo percibimos.

Pero la ciencia ya sabe hace tiempo que la ciencia sabe que en el Universo sólo hay energía y que todo l oque percibimos es una representación virtual que hace nuestro cerebro.

Para entenderlo mejor, nuestros cerebro actúa como un aparato de televisión. Lo que recibe la antena son sólo vibraciones de ondas electromagnéticas que viajan en el aire…sin embargo el aparato de TV tranforma esas ondas en las imágenes y colores que vemos en la pantalla.

Así hacen nuestros sentidos con la realidad. Reciben sólo ondas electromagnéticas  y las codifica y decodifica tranformándolas en imágenes, sonidos, colores, sabores, texturas…etc.

Y a eso debes agregarle que cada persona tiene un aparato perceptual único, y programado según su educación y genética, por lo que algunas personas verán el vaso medio lleno y otras el vaso medio vacío.

La percepción humana es la capacidad más deseada por los poderosos para poder manipularnos. Por ello, es importante conocer cómo funciona para tomar conciencia de que el aparato perceptual es condicionado desde nuestro nacimiento a través de la educación. Si nos educan en el polo norte con los esquimales, podríamos ver 64 colores más, dentro del espectro del blanco. Del mismo modo, muchas personas son capaces de captar rangos de frecuencias que van más allá del espectro de convención humana, y generalmente son tratados como locos que ven fantasmas…o locos que escuchan psicofonías…

Alla afuera, Alicia,  no hay nada de lo que ves, hay sólo energía. Es tu modo único y particular de ver la realidad el que la hace ser como tú la ves.

Enlaces de interés:

Sinestesia

Espectro de Frecuencias

Fuente:   Bianca Atwell

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: