Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘universo evolutivo’

Luc Montagnier, ganador del Premio Nobel, realizó un expermiento en el que el ADN se teletransportó electromagnéticamente a un recipiente de agua

Como si fuera la sustancia de la cual los sueños de ciencia ficción están hechos, el ADN parece emitir una onda eletromagnética a través de la cual se puede teletransportar. El científico Luc Montagnier, co-ganador del Premio Nobel por encontrar la relación entre el VIH y el Sida, ha realizado un experimento, publicado en este documento: DNA waves and water, que podría sacudir las bases de la ciencia establecida y avanzar hacia la comprensión de que el ADN, como los electrones y todas las partículas que componen el universo, exhibe propiedades de conexión a distancia. Un acercamiento quizás,  a que lo que permite que el universo sea telepático, telekinético o cualquier otra propiedad supuestamente paranormal, es que todas las cosas son una sola o al menos parte del mismo origen por lo cual se mantienen interconectadas, como muestra el entrelazamiento cuántico que exhiben las partículas subatómicas de las cuales estamos formados.

En el experimento realizado Montagnier y sus colegas, esencialmente, tomaron dos tubos -uno conteniendo una secuencia de ADN de 100 bases y otro que contenía solamente agua pura y los aislaron en una cámara que neutralizaba el efecto natural del campo electromagnético de la Tierra para que no influyerá en los resultados. Los tubos de ensayo fueron almacenados en una bobina de cobre emanando un campo electromagnético débil.

Horas después, los contenidos de ambos tubos de ensayo fueron expuestos a reacciones en cadena de polimerasa -una enzima capaz de transcribir o replicar ácidos nucleicos- para identificar remanentes de ADN  através de este proceso que somete el contenido a enzimas que, de encontrar, harían copias de los fragmentos de ADN.  Según Montagnier, el ADN fue recuperado en ambos tubos aunque uno de ellos sólo debía de contener agua.

El Premio Nobel dice que encontró “una nueva propiedad de ADN M. pirum: la emisión de ondas de baja frecuencia en algunas diluciones de agua  que  se extendió rápidamente a otro ADN bacterial y viral”.

Montagnier y su equipo sugieren que el ADN emite señales electromagnéticas que imprimen la estructura del ADN en otras moléculas. En cierta forma, esto significa que el ADN se puede autoproyectar de una célula a otra, donde se realizan copias, en una especie de teleportación cuántica de material genético, una noción que será tomada con mucha resistencia por la ciencia mainstream.

El experimento de Montagnier tiene que ser replicado y revisado por sus colegas, pero mientras tanto ya ha levantado el polvo espectral de la acción a distancia que tanto irrita a los científicos.  De manera similar el profesor de Cornell, Darryl Bem, ha creado una enorme controversia por su trabajo mostrando que el cerebro humano es precognitivo, un trabajo que ha soportado la revisión de sus colegas, pero que de todas formas ha sido recibido con resistencia.

Anterioremente, expermientos ya han realizado con éxito la teletransportación de informacióna 16 km de distancia, a través de entrelazamiento cuántico, esto es a través de la interconexión que exhiben las partículas que han estado en contacto y no a través de la aplicación de una fuerza física (conocida al menos).

Igualmente significativo fue el estudio publicado en el  ACS’ Journal of Physical Chemistry B, donde se encontró que: “Inexplicablemente, las fuerzas responsables del reconocimiento de secuencias pueden atravesar más de un nanometro de agua separando la superficie de su vecino más cercano de ADN”. Es decir una forma de telepatía genética, donde codones de ADN parecen reconocer similitudes sin intercambiar proteínas o tener contacto físico alguno.

Es posible que el ADN, el código de la vida en la Tierra y probablemente en el universo, “la serpiente cósmica“, sea un organismo capaz de transmitir y recibir información a distancia como una antena; biotecnología  más avanzada de lo que hemos podido desarrollar y descubir. En cierto modo el ADN es el Programador de esta matriz de realidad. Una misteriosa firma divina inscrita en las hojas del Árbol  Holográfico del Conocimiento.

Vía POP SCI

Visto en:pijamasurf

Read Full Post »

El legendario físico Roger Penrose cree haber encontrado una ventana cosmólogica a otro universo, del cual se habría generado el nuestro, en un eterno proceso cíclico.

Como si el universo también fuera un organismo vivo capaz de reproducirse a partir de sí mismo, el físico Sir Roger Penrose, una leyenda viva de la cosmología, cree haber encontrado las pruebas de un universo anterior al Big Bang del cual nuestro universo actual se habría generado. Actualmente el consenso científico es que el universo inició hace 13.7 mil millones de años con el Big Bang, sin embargo, la evidencia de Penrose podría implicar que nuestro cosmos es parte de un ciclo eterno, como sostiene la mitopoética hinduista, en la cual cada universo es equivalente a un sueño de Brahma, cuando el sueño REM del dios supremo se disuelve, el universo se disuelve (o entra en un estado de equilibrio de baja entropía).

El modelo actual mantiene que todo lo que ahora compone al universo estuvo concentrado en un único punto casi infinitamnete denso. Antes de que esta singularidad explotara, dando inicio al universo, no había absolutamente nada, incluso no se puede usar el término “antes” en referencia a un cosmos pre Big Bang, ya que el tiempo todavía no existiría. Esta versión de nuestra historia cósmica sostiene que el universo en su inicio padeció una inflación por una fracción de segundo y luego se estableció en una expansión más gradual que aún persiste y  la cual terminará como un universo infinitamente expandido en un desierto de vacío donde las moléculas se habrán desintegrado.

Aunque esta es la versión más aceptada actualmente, algunos físicos notan que esta teoría tiene sus falencias (además de que filosóficamente se enfrenta con el problema lógico de haber creado algo a partir de la nada).  Penrose señala que el universo aparentemente nació en un estado de entropía muy bajo, lo que significa que  originalmente existía un estado muy alto de orden y que esto es lo que hizo a toda la materia que nos rodea y de la cual estamos hechos.  Su objeción es que el modelo actual no puede explicar por qué existía un estado tan bajo de entropía. Una solución para esto sería que nuestro universo es parte de una cadena infinita de universos, con cada Big Ban reemplazando un universo con otro.

Penrose mantiene que el final de cada universo involucra un regreso a un estado de baja entropía, como si se completara el ciclo de orden cósmico. Esto sucede porque los agujeros negros absorben toda la materia, energía e información que encuentran, lo cual funciona para remover la entropía de nuestro universo (aunque nadie sabe bien a dónde se va la entropía).  La expansión del universo eventualmente hacia la nada hace que los agujeros negros se evaporen (como Brahma durmiendo sin soñar), lo cual deja al final al universo en un estado altamente ordenado, listo para contraerse a una nueva singularidad y detonar un nuevo Big Bang.

El físico británico, que también ha desarrollado un modelo de la conciencia relacionado a la gravedad cuántica, dice que ha encontrado evidencia de sus ideas en la radiación de fondo, la radiación de microondas que permea al universo y que se cree se formó 300 mil años después del Big Bang, y que provee un registro del universo en ese tiempo distante. Penrose y su colega Vahe Gurzadyan han descubierto círculos concéntricos en la data proveniente de esta radiación que sugieren que existen regiones con una mucho menor temperatura que en otros sitios. Estos círculos concéntricos podrían ser ventanas hacia el universo previo, fluctuaciones esféricas dejadas atrás por los efectos gravitacionales del choque de agujeros negros en un universo anterior (¿flashbacks en la mente de Brahma?). Penrose dice que estos círculos no encajan con el modelo inflacionario actual, según el cual todas las variaciones en la radiación de microondas de fondo deberían de ser completamente aleatorias.

El modelo propuesto por Penrose acabría con el universo inflacionario del  mainstream de la física, aunque para que esto suceda es necesario asumir que la partículas perderán su masa hacia el fin del universo, algo de lo que actualmente no existe evidencia; actualmente no hay señales de que los electrones sufran una decadencia.

En cierta medida los cosmólogos son los nuevos narradores de historias colectivas, imaginando con bases matemáticas el origen y el destino de nuestro universo. El mismo Penrose ha escrito que no cree que nuestro universo esté aquí por mera casualidad y que piensa que tiene un próposito. Un universo cíclico que se recrea después de que su universo madre ha llegado a su conclusión en equilibrio cósmico total, es una narrativa ciertamente atractiva y poderosamente intuitiva. Universos como proyectos dentro de una mente insondable que no podemos observar tal vez porque estamos dentro de ella. Y ¿son estos universos distintos, conforme a una intención y a un estilo cambiante, o son los loops orgánicos de una historia eterna destinada a repetirse y yo ya me hecho esta pregunta y tu ya has leído este texto infinitas veces?

Vía IO9

Visto en:pijamasurf

Articulos  relacionados de:pijamasurf

La cosmología moderna ha reemplazado a la teología en la vanguardia de las grandes preguntas, pese a su aparente diferencia en el método podría estar cumpliendo con el mismo arquetipo de búsqueda de s…

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: