Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sagrada conciencia’

ego2.jpg

Y esto es el ego: Un reflejo emocional de lo que piensas, piensan y te enseñaron a creer de ti. Nos referimos al condicionamiento recibido, acumulado y auto extendido durante toda tu vida. Un condicionamiento del cual no eres consciente, con el cual estas profundamente identificado y te parece de lo más normal. Soltarlo se convertirá en un verdadero desafío para ti; nadie sabe cuanto depende de algo hasta que trata de vivir sin ello. 

 


El ego es tu enemigo?

El verdadero ser solo se puede llegar a conocer por medio del falso. Solo se puede llegar a conocer lo real a través de la ilusión. No puedes acceder a la verdad en forma directa. El asunto del ego no se debe percibir como una bestia que nos acecha para cazarnos. El ego es un sistema que sirve para cumplir un propósito; “Canalizar nuestra energía interior para convertirla en experiencias”. Es la estructura que nos dota de los medios, es la herramienta que sirve como enlace entre dos mundos. Es el vehículo de transporte para que el espíritu y tu alma puedan acceder a este plano dimensional. El ego es el programa que te permite interactuar con el mundo de la forma y la materia.

Entonces cuál es el problema con el ego? ¿Que tienen de malo sus creaciones o conjunto de ideas o valores?

Cuando una persona carece de la consciencia de su centro original, busca y se le provee de otros elementos que le brinden una personalidad sustituta, nadie puede operar sin una identidad. Quien experimenta una crisis de personalidad se puede sumergir en un profundo dolor existencial con deseos hasta de morir. La apatía y la depresión son algunos ejemplos. Si hacemos un reconocimiento más profundo: el ego es algo que no podemos dejar de usar. Este nos brinda la estructura. El problema reside cuando nos identificamos con cierto tipo de roles que no están alineados con nuestro núcleo. Nuestra vida conforme se va desenvolviendo define sus creencias, sus valores y principios que le gobiernan. Nadie se puede salir de esta dinámica. “Nadie puede operar sin una identidad.”

Hablando con más propiedad, el ego es un producto de la mente, esta última es el autor intelectual de todo lo que nos acontece y como le percibimos, de lo que sentimos y creemos ser. Cuando la actividad mental carece de gobierno (consciencia) puede crear identidades disfuncionales, enfermizas y nocivas. A eso le solemos llamar el ego. La mente suele proporcionarnos ideas interminables acerca de lo que debemos creer, nos satura de necesidades, nos demanda una continua búsqueda de la felicidad que no termina, nunca, no permite que estemos satisfechos con lo que contamos en el presente. Y si lo logramos en algún momento, vivimos con el miedo de perderlo. O simplemente se acabe. La mente sin dirección se convierte en un hoyo negro sin fondo. Siempre nos empuja a desear más. Absorbe toda nuestra energía y nos debilita para estar en paz en el presente.

No olvidemos que el ego aunque se trate de un producto de la mente, es indispensable para el reconocimiento de nuestra existencia y para poder canalizar la energía del corazón. No podemos materializar nuestra energía si carecemos de enfoque. De ahí se desprende que el concepto del ego solo se vuelve un problema cuando carece de comprensión. Cualquier persona necesita contar con una personalidad egótica para tomar consciencia de su existencia y posteriormente de su núcleo. Siempre que alguien se perciba como algo pensante demandará una identidad. La mente no puede vivir sin identificación con algo, de ello depende su supervivencia, si la mente no tiene un marco de referencia que le brinde sentido a la percepción de su presencia, esta se puede colapsar. Un cuerpo sin mente se convierte en algo vegetal, estático, sin capacidad operativa para crear. Una mente sin acceso a la consciencia del ser se puede convertir en algo limitante, controlador y destructivo.

Cuando la mente cumple con su verdadero fin es el constructor mediante el cual tenemos acceso a nuestro ser verdadero, al que solemos llamar alma o espíritu. Por otra parte la mente crea todas nuestras identidades, trátese de las constructivas que brindan gozo o las disfuncionales que otorgan placer momentáneo. Cuando hablo de la mente, suelo referirme al instrumento que nos brinda un conjunto de ideas que alimentan la percepción de nuestra existencia. El ego es un producto de la mente y a su vez nos permite relacionarnos con todo, con nosotros mismos y el mundo que percibimos. Le relación con nosotros mismos, es el origen de todo lo que nos acontece. (más…)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: