Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Metafisica Cuantica’

En un universo cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna

De manera sorprendente, la física y las tradiciones místicas tienen la misma respuesta a la pregunta, ¿dónde está el centro del universo? Las implicaciones, sin embargo, podrían ser múltiples y disímiles.

    Turning and turning in the widening gyre
    The falcon cannot hear the falconer;
    Things fall apart; the centre cannot hold…

W.B. Yeats

Existe una tendencia posiblemente innata en el ser humano a buscar el centro –un eje que oriente o un seno que acoga– y sin embargo esa búsqueda parece ser ilusoria, ya que, según muestra la física moderna, el centro no existe. O si existe, está en todas partes, por lo cual en vano lo buscaríamos: estaríamos ya en (y seríamos) el centro ubicuo. 

La historia nos ha enseñado que la Tierra no es el centro del universo: gira alrededor del Sol que a su vez gira alrededor de la Vía Láctea que gira alrededor de un cúmulo de galaxias conocido como el Grupo Local que a su vez gira alrededor de otro cúmulo de galaxias… Aquí ya empezamos a probar el infinito en la elusividad de un centro.

Generalmente se cree que el universo surgió de una gran explosión o Big Bang, pero esta explosión no fue una explosión de materia en el vacío, fue la expansión del espacio mismo –que es indisociable del tiempo según la teoría de la relatividad de Einstein o como explica San Agustín “el primer segundo del tiempo coincide con el primer segundo de la Creación”. Esto significa que cada punto del universo parece estar en el centro.  Rose Pastore en el sitio Pop Sci explica:

Piensa en el universo como un globo vacío con puntos en él. Esos puntos representan los cúmulos de galaxias. Mientra el globo se infla, cada punto se aleja de cada otro punto. El espacio entre los cúmulos de galaxias se expande, como el resto del universo a un ritmo acelerado (pero la gravedad mantiene a los cúmulos galácticos del mismo tamaño).

El físico Edwin Hubble observó en 1929 que las galaxias se estaban expandiendo a un ritmo proporcional a la distancia que las separaba.  Esta expansión va, por  así decirlo, creando el espacio en el que se van alejando las galaxias, sin que exista un límite o un borde del universo. De nuevo Pop Sci:

En el principio, el universo era un solo punto. ¿Dónde estaba eso? Estaba, y está, en todas partes. Los científicos incluso tienen la prueba: La luz del Big Bang, en la forma de radiación cósmica, llena el cielo en todas direcciones.

Existen dos formas de leer este enunciado –que conecta en un círculo a la ciencia con la poesía. Desde una perspectiva mística podríamos suponer que el centro del universo está en todas partes porque Dios está en todas partes, parafraseando a Borges, “No le basta crear, es cada una de las criaturas de su extraño mundo”. Pero existe una posibilidad más desoladora: la ubicuidad del centro del universo es equivalente a la inexistencia de un centro,  de un surtidor y de un axis mundi del cual sujetarnos. Si cada punto y cada uno de nosotros es el centro del universo no existe sentido u orden más que el que nosotros proyectemos al espacio infinito  –que es siempre un eco de nuestra mente– y sólo queda el vértigo sin fundamento. Tal vez no se equivocaban aquellos humanistas que concibieron al hombre como el centro del mundo (aunque lo mismo hubieran acertado postulando al conejo que horada la Luna).

Esta difusión uniforme del Big Bang por todo el espacio, de tal forma que cada punto es el centro del universo –y en cierta forma su mismo origen, como un ubicuo omphalos– habilita un eterno retorno a una metáfora que históricamente el hombre ha utilizado para representar a Dios. Borges recoge la evolución de esta metáfora en su ensayo La esfera de Pascal: 

Fragmentos de esa biblioteca ilusoria, compilados o fraguados desde el siglo lll, forman lo que se llama el Corpus Hermeticum; en alguno de ellos, o en el Asclepio, que también se atribuyó a Trismegisto, el teólogo francés Alain de Lille -Alanus de Insulis- descubrió a fines del siglo Xll esta fórmula, que las edades venideras no olvidarían: “Dios es una esfera inteligible, cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna”.

Este centro sin circunferencia tendría múltiples avatares, uno de los más ilustres en el filósofo y matemático francés Blaise Pascal:

“La naturaleza es una esfera infinita, cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.” Así publica Brunschvicg el texto, pero la edición crítica de Tourneur (París, 1941), que reproduce las tachaduras y vacilaciones del manuscrito, revela que Pascal empezó a escribir effroyable: “Una esfera espantosa, cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.”

Aquí observamos la profunda dualidad mental que genera un universo con un centro omnipresente. Lo mismo podemos ir del canto místico de la presencia perpetua de la divinidad al terror pesadillesco de un laberinto que se multiplica incesantemente: que se crea, en derredor nuestro, mientras avanzamos y de esta forma es perfectamente inescapable.

Si el centro del universo está en todas partes y “la luz del Big Bang” llena “el cielo en todas direcciones” es posible que la teoría de la Totalidad Implicada de David Bohm, con la que agrega a la historia de una metáfora –aquella de la esfera de Pascal– al holograma, no esté equivocada. Michael Talbot explica lo propuesto por Bohm en su libro El Universo Holográfico:

De la misma forma que toda porción de un holograma contiene la imagen de la totalidad, cada porción del universo contiene la totalidad. Esto significa que si supiéramos el medio de acceder, podríamos encontrar la galaxia de Andrómeda en la huella digital del dedo gordo de nuestra mano izquierda. Podríamos encontrar a Cleopatra conociendo a Julio Cesar por primera vez, ya que en un principio la totalidad del pasado y las impliaciones del futuro están contenidas en cada porción del espacio-tiempo. Cada célula de nuestro cuerpo contiene al cosmos entero.

Ver todo en cada parte, ver nuestro rostro reflejado en el espejo del cosmos (en el vacío partículas de Dios o innumerables budas girando en el polvo, como reza el koan)  puede ser la puerta intelectual a esa misma divinidad inherente. Aunque también existe la posibilidad de que  en un universo sin eje, sin centro que sujete y sustente la realidad, estemos constantemente alucinando aquello que nos rodea. El solipsismo ad infinitum: cada punto podría estar creando a todos los otros puntos. Cada átomo podría ser su propio universo.

Twitter del autor: alepholo

Fuente Pijamasurf

Video Omniverso Fractal Youtube

Read Full Post »

ScreenHunter_02 Mar. 20 21.43

El Mundo cambia.

Cada día más científicos salen del armario. Dejan la rigurosidad y ascetismo propio de la ciencia en pos de la voluptuosidad sensualista que deviene al éxtasis meditativo. Se vuelven fervorosos místicos lanzando desde sus fundaciones fascinantes mensajes que doblegan al corazón para hacernos meditar y trabajar voluntariosamente en nuestro interior, donde reside el verdadero poder para la correcta percepción de la verdad última: la REALIDAD.

John Hagelin es uno de ellos. Licenciado de Harvard University, es catedrático de Física Cuántica, Director del Movimiento Transcendental de Meditación de USA y Director del Instituto de Ciencias, Tecnología y Política Pública de Maharishi University of Management. Fue también un investigador en la Organizacion Europea de la Investigación Nuclear (CERN) y uno de los protagonistas de la película ¿Y tú que sabes?

Aunque tiene multitud de referencias, artículos, libros y entrevistas, he seleccionado un par de éstas últimas que resumen su posición bifocal sobre el CAMPO UNIFICADO y la MEDITACIÓN.  Los puntos fuertes de la primera entrevista:

RELACION ENTRE LA FISICA CUANTICA, LA BIOFISICA MOLECULAR Y LA NEUROINMUNOLOGIA

Las tres disciplinas comparten la visión de que creamos nuestra realidad y que tenemos mucha responsabilidad en el mundo en el que vivimos y la forma en que el mundo se comporta hacia nosotros.

P: ¿Qué es la Física de la Conciencia?

Es el campo unificado; el Campo de Supercuerdas. Ahora entendemos que la vida es fundamentalmente UNA. En la base de toda la diversidad de la vida está la Unidad. En nuestra base, tu y yo, somos uno. Esa unidad es la base de la mente y la materia. Es la Conciencia Universal Consciente. Es importante entender que la Conciencia no está creada por la mente. NO ES EL RESULTADO DE PROCESOS QUÍMICOS MOLECULARES DEL CEREBRO. Y al núcleo de la naturaleza lo llamamos Campo Unificado.

EL CAMPO UNIFICADO

El progreso de la ciencia en la 2ª parte del Siglo XX nos ha llevado a explorar niveles más profundos de las leyes naturales, de la molécula, al átomo, al núcleo, a las partículas subnucleares y a eso se le llama la Gran Escala Unificada y lo que hemos descubierto en el núcleo del universo, es que el cimiento del Universo es este campo universal sencillo de Inteligencia. Un campo que unifica la gravedad con el electromagnetismo, la luz con la radiactividad y con la fuerza nuclear y con todas la partículas de la naturaleza. Los quarks, leptones, los protones son todo uno.

Son sencillamente ondas en un solo océano de existencia. Un solo Campo de Inteligencia Universal, un océano de existencia en la base de todo: mente, materia, las fuerzas en nuestro universo.

Todo en el universo son ondas en un océano de existencia. Todo en el universo: plantas, animales, planetas, tu y yo somos ondas de vibración del campo unificado de supercuerdas esencial.

El campo unificado no es material; es un campo de conciencia. Y todas nuestras conciencias separadas es simplemente Conciencia.

Individualizamos nuestra conciencia a través del filtro de nuestro sistema nervioso, pero la conciencia en sí misma, nuestra subjetividad interna, el sí mismo en un gran sentido es universal.

Y saber eso a través de la experiencia se llama Iluminación, tal cual se ha llamado a través de los tiempos.

P: Suena como si fuéramos el dominio de la física donde los leptones se hacen cada vez más pequeños pero dice que en la base hay INTELIGENCIA…

Buena pregunta…Todos los que hemos nacido en el mundo científico estamos acostumbrados al concepto de que vivimos en un universo material, inerte, un universo de materia muerta. Sin embargo, el universo es abrumadoramente consciente en su base. Los que han visto y estudiado la física clásica durante 300 años sabemos que nos referimos a la física de los billares, la macroscópica; la física de los cañones y los planetas. Pero la Mecánica Cuántica incluso a nivel molecular, sin contar incluso a nivel atómico, nuclear y subnuclear, la idea de la partícula se reemplaza por la idea de la FUNCIÓN DE ONDA.

¿QUÉ ES UNA UNA FUNCIÓN DE ONDA?

Técnicamente es un vector en un espacio lineal y eso es lo mismo o se sujeta en lo mismo donde se sujetan los pensamientos. En realidad vivimos en un mundo de pensamientos, es decir es un universo conceptual.

La mecánica cuántica es el juego y demostración de la potencialidad. Lo que quiero decir es que cuanto más profundo te metes en la estructura de las leyes naturales, menos material, inerte y muertas están las cosas; las cosas se vuelven vivas, conscientes, posibles. Y cuando llegas a la fundación o base de todo, el campo unificado, es sencillamente un campo de Ser puro, inteligencia pura. La inteligencia porque es la FUENTE DE TODAS LAS LEYES DE LA NATURALEZA, es todas las fuerzas fundamentales, de todas las partículas fundamentales, de todas las leyes que gobiernan la vida en todas las escalas del Universo; todo esto tienen el anclaje en el campo unificado. El campo más concentrado de inteligencia. Y no es material. Es dinámico, autoconscientemente inteligente. Esas son las propiedades del campo unificado.

P: ¿Podrías usar el mismo término para describir este campo como INFORMACIÓN? ¿Es similar o es otra forma de describir lo mismo?

Es muy parecido. La Mecánica Cuántica es el juego y demostración de información, de potencialidad, de ondas de información, de ondas de electrones potenciales. Y la palabra POTENCIAL, es muy importante. No se trata de un mundo de electrones sino de un mundo de electrones posibles. La pregunta entonces, es ¿Ondas de qué, realmente? Ondas de un océano universal, un océano de existencia abstracta potencial. Eso es de lo que estamos hechos. La física más rigurosa se trató de agarrar a la realidad más física para entender su estructura. Es decir, cuáles eran los materiales de los que estaba hecha la vida. En la base de todo, la vida, el universo se resbala entre los dedos de las manos. Todo es mucho más abstracto, es conciencia abstracta pura que se eleva en ondas de vibración que dan lugar a las partículas de las que está hecho todo en el universo.

EL OBERVADOR

P: No entiendo la diferencia que hacen algunos físicos cuánticos que le dan mucha importancia al Observador. Sin embargo Usted no.

Hay un nivel más profundo de perspectiva en el cual el observador no existe todavía. No se está separado del observador. El observador con el observado es una totalidad indivisible. La Conciencia de uno mismo es nuestra subjetividad y permanece inalterable a través del tiempo. Es el aspecto que ha estado con nosotros desde la infancia. Eso que da continuidad a nuestra experiencia diaria. El SI MISMO, que es el mismo para ti, para mi o el campo unificado descubierto por la nueva ciencia. Sólo ni conociésemos el nosotros mismos y la brillante que es correríamos a experimentar los estados de conciencia más elevados. Esa experiencia de la subjetividad des-limitada no se pierde ni en la profundidad del sueño.

ENTREVISTA CON BIANCA ATWELL

Interesante los giros que se están produciendo en la propia Ciencia. Sin lugar a dudas la Ciencia es la Ciencia en su máxima amplitud de concepción y se debe inequívocamente a la exactitud lógica, al empirismo insobornable, al rigor inmaculado y a la base inquebrantable que sujeta la observación y el razonamiento, con sus supremas consecuencias. Es evidente que John Hagelin sigue representando un porcentaje minoritario y así debe de ser hasta que la exactitud, y cuidadosa observación de los hechos lleven masivamente a los científicos a adoptar una visión única y homogénea porque tanta es la fé que Occidente ha depositado en la ciencia. Mientras, podemos seguir soñando con la fabulosa visión que proporciona Hagelin para empodernos y sabernos creadores y dueños de una realidad voluptuosa, abierta, flexible, conspiradora y oblícua a los valores que el ser humano verdaderamente ha ensalzado desde que se ha sabido hombre.

Visto en  Medicina Cuantica

Read Full Post »

Todo Es Espiritual / Everything is Spiritual (Más científico no se puede ser al explicarlo)

Una conferencia increible de 1h:20 minutos, donde Rob bell despliega una cantidad de datos impresionante y habla acerca de las raices hebreas de las palabras entre otras cosas y muestra como todos los seres humanos quieran o no, son seres espirituales, por lo cual todo lo que hacemos es de índole espiritual. ES IMPERDIBLE!!

 

Rob Bell ¿Como puedes explicar la precisión del universo?

Aleatoriedad vrs Determinismo?

DETERMINISMO
Piensen en la perfecta combinacion de circunstancias que hicieron posible la creacion del universo, una sola minima diferencia en la distancia entre el sol y la tierra y no existiria vida, asi como miles de circunstancias que con un minimo de diferencia no seria posible el desarrollo de lo que existe.

ALEATORIEDAD (hipotesis)
Todo es simple coincidencia, la existencia no es mas que una compleja pero inevitable cadena de accidentes quimicos y mutaciones biologicas, la vida no tiene sentido ni proposito.

Una mirada cautivadora y hasta humorística, del mundo físico y la existencia humana, así como como del cuerpo y el espíritu. para creyentes y no creyentes, que tienen dudas o interés en cómo la ciencia coexiste con la espiritualidad.
En las escrituras hebreas (la biblia fue escrita en hebreo) no hay una palabra para el concepto “espiritual”. Y Jesús nunca usó la frase “vida espiritual”. ¿Por qué? … Porque para Jesús y su tradición, toda la vida es espiritual.
Pero, ¿qué significa esto realmente?.

Fuente   TheSERGGIOG12

Read Full Post »

La evolución del salto cuántico que estamos dando. El siguiente eslabon evolutivo.

Esta Película Es El Resultado De Un Proyecto de Dos Años de investigación científica sobre nuestras capacidades, nuestro verdadero pontencial, de como todos estamos interconectados y como afectamos a la materia en la creación diaria de nuestra realidad.

Aunque la expresión «salto cuántico» se ha extendido al lenguaje cotidiano, en realidad tiene un significado específico.

Cuando hablamos de los átomos, sabemos que tienen un núcleo con protones y neutrones, y que los electrones giran alrededor de aquél en órbitas fijas ubicadas a distancias distintas.

Los electrones permanecen en una órbita, pero a veces cambian a otra. Si absorbe energía, un electrón puede saltar a una órbita superior; si libera energía, puede caer a una órbita inferior. Y esto es lo importante: cuando un electrón cambia de una órbita a otra, no se mueve a través del espacio que las separa; en un momento está en la órbita A y al siguiente está en la B, sin haber recorrido el espacio entre las dos. A esto se le llama SALTO CUÁNTICO.

En un sentido más amplio, un salto cuántico es un cambio de estatus —de un conjunto de circunstancias a otro— que ocurre de manera inmediata, sin sucesos intermedios.

Los científicos no pueden predecir cuándo ni dónde ocurrirá un salto cuántico. Pueden crear modelos matemáticos que les permiten calcularlo aproximadamente, pero no predecirlo del todo. En el nivel subatómico, esa imprevisibilidad parece no tener consecuencias. Si un electrón salta de una órbita a otra, ¿en qué nos afecta? Si piensas en todos los átomos del mundo y sumas los efectos de su imprevisibilidad, el resultado es, literalmente, el caos.
Los científicos reconocen la imprevisibilidad de la naturaleza y han tratado de encontrarle un sentido. Hasta los sucesos aparentemente más simples están gobernados por esta imprevisibilidad.
¿Cuándo y dónde aparecen las burbujas en una «acerola de agua hirviendo? ¿Qué patrones formará el humo de un cigarrillo encendido? ¿Cómo se relaciona la posición de las moléculas de agua que están en lo alto de una cascada con la que tendrán a la caída?

La nueva ciencia del caos trata de predecir lo impredecible a través de intrincados modelos matemáticos. El ejemplo clásico es que una mariposa bate las alas en Texas y seis días después hay un tornado en Tokio. La conexión tal vez no sea evidente, pero existe. Ese pequeño cambio provocado por la mariposa en la presión del aire puede multiplicarse, magnificarse y producir un tornado, pero es imposible saberlo con precisión.

En el nivel espiritual, esto significa que jamás podremos saber a ciencia cierta qué rumbo
tomará la vida, qué cambios pueden provocar en nuestro destino esos pequeños batimientos de intención y acción. Asimismo, nos dice que nunca podremos conocer plenamente la mente de Dios.
Jamás comprenderemos cabalmente el cómo, el dónde ni el cuándo de nada.
Debemos rendirnos a la incertidumbre y apreciar su belleza.

Toda creatividad se basa en saltos cuánticos e incertidumbre. Las ideas verdaderamente
novedosas surgen del sustrato colectivo de información en momentos especiales. Estas ideas no se originan en el afortunado individuo, sino en la conciencia colectiva. Por eso es frecuente que dos o más personas realicen descubrimientos científicos significativos al mismo tiempo. Las ideas circulan en el inconsciente colectivo y las mentes preparadas están listas para traducir esa información. Ésta es la naturaleza del genio; ser capaz de comprender lo conocible aun cuando nadie más reconozca que está ahí.

En un momento, la innovación o la idea creativa no existe y al siguiente es parte de nuestro mundo consciente. Mientras tanto, ¿en dónde estuvo? En el ámbito virtual, en el nivel del espíritu universal donde todo es potencial. En ocasiones, este potencial genera algo previsible; otras, algo nuevo, pero en este reino ya existen todas las posibilidades.

En última instancia, cuando morimos el alma da un salto cuántico en la creatividad.
En efecto, el alma dice: «Ahora debo expresarme a través de un nuevo organismo o encarnación». Así pues, la intención proviene del alma universal, se localiza en un. alma individual y finalmente se expresa a través de una mente individual, circunscrita.

A partir de las experiencias pasadas creamos los recuerdos, que son la base de la
imaginación y el deseo, y como hemos visto, el deseo es la base de la acción. El ciclo se perpetúa a sí mismo.

Cuando la intención se repite, crea un hábito. Mientras más se repita la intención, más
probable es que la conciencia universal dé lugar al mismo patrón y manifieste la intención en el mundo físico. Si recuerdas el apartado sobre física, una onda-partícula que está dentro de una caja no observada es, simultáneamente, una onda y una partícula, y adopta una forma definitiva sólo hasta que es observada; comprenderás que en el momento de la observación, la probabilidad se transmuta en forma definida. Esta es la misma idea, sólo que cuando la intención se repite, es más probable que el patrón de la mente no circunscrita se transmute siguiendo tu intención, y se manifieste como una realidad física. Esto crea la ilusión de lo fácil y lo difícil, de lo posible y lo imposible. Por ello, si realmente quieres trascender lo mundano debes aprender a pensar y a soñar lo
imposible. Sólo con los pensamientos repetidos lo imposible puede hacerse posible, por medio de la intención de la mente no circunscrita.

La mente no circunscrita que está en ti es la misma que está en mí, o para el caso, en un rinoceronte, una jirafa, un ave o un gusano.

Esta mente no circunscrita, esta conciencia pura, es lo que nos da el sentido del «yo»,el «yo» que dice quién eres o quién crees que eres.
Esta conciencia universales el único «yo» que existe. Pero ese «yo» único y universal experimenta un proceso de diferenciación; se transforma en un número casi infinito de observadores y observados, espectadores y escenarios, formas orgánicas e inorgánicas, todos los seres y objetos que conforman el mundo físico.

Este hábito de la conciencia universal de diferenciarse en conciencias particulares es anterior a la interpretación. Como seres humanos estamos acostumbrados a pensar en
nuestro ser individual como «yo», sin notar o apreciar el «yo» más grande y universal al que llamamos alma universal. La palabra «yo» es simplemente un ingenioso punto de referencia que utilizamos para localizar nuestro punto de vista único en el alma universal.

Sin embargo, cuando nos definimos sólo como un «yo» individual, perdemos la capacidad de imaginar más allá de los límites de lo que tradicionalmente se considera como posible. No es que en el «yo» universal todo sea posible; es que ya existe, y lo único que necesita para transformarse en una realidad en el mundo físico es la INTENCIÓN.

La diferencia entre la mente circunscrita y la no circunscrita es la que hay entre lo ordinario y lo extraordinario. La mente circunscrita es personal e individual para cada uno de nosotros. Es la que sostiene nuestro ego, el «yo» autodefinido que va por el mundo y que está esclavizado a los hábitos condicionados. Por su misma naturaleza, la mente circunscrita nos separa del resto de la creación.
Establece divisiones sólidas que nos sentimos obligados a defender, aun cuando esto implique aislarnos de significados más profundos y conexiones dichosas que resultan de sentirnos parte de lo universal.

La mente circunscrita es lenta, agotadora y racional, y carece de imaginación o creatividad.
Requiere atención y aprobación constantes, por lo que tiende a sentir temor, desazón y dolor.
Por su parte, la mente no circunscrita es alma o espíritu puro, es la conciencia universal. Actúa más allá de los límites del espacio y él tiempo, y es la gran fuerza organizadora y unificadora del Universo, de alcance y duración infinita. Por naturaleza, el alma no circunscrita se vincula con todas las cosas porque es todas las cosas. No requiere atención, energía ni aprobación; es completa en sí misma, por lo que atrae el amor y la aceptación. Es inminentemente creativa, la fuente de la que fluye toda la creación. Nos permite imaginar más allá de los límites de lo que la mente circunscrita considera posible, pensar sin restricciones y creer en milagros.

Los saltos creativos dados por la mente no circunscrita, han sido confirmados por la ciencia.
Los huecos en los registros de fósiles sugieren saltos creativos de imaginación por parte de la naturaleza, hipótesis conocida como equilibrio discontinuo. Por ejemplo, existen antiguos fósiles de anfibios y aves, pero no de criaturas que los vinculen entre sí. Esto sugiere un salto cuántico de imaginación; los anfibios quisieron aprender a volar y las aves fueron resultado de esa intención. Los científicos creen que los humanos evolucionaron de los primates, pero no hay registro de fósiles de la fase intermedia, el eslabón perdido. Primero había sólo primates y de repente aparecieron los humanos. ¿Qué hubo en medio? Nada.
Estos constantes saltos de imaginación dan lugar a lo que nosotros vemos como el Universo.

El camino a seguir ahora, el próximo paso, es ir aprendiendo a dar “un salto cuántico” desde la mente racional en la que nos manejamos habitualmente hacia la mente universal en donde podemos hacer que se cumplan nuestros “milagros”.

Fuentes:  Frigyes Fogel    2012 Ascensión

Read Full Post »

Enric Corbera – La abundancia y la espiritualidad van de la mano ( Completo )

La conferencia de Enric Corbera ” La abundancia y la espiritualidad van de la mano” se dividió en 2 conferencias, la Primera  se hizo el dia 21-12-2011 y ya lo publicamos con anterioridad ( partes 1 y 2 ), Ahora presentamos la segunda  realizada el dia 12-01-2012 ( partes 3 y 4 ).

En este Post está la conferencia completa ( 4 partes )

La abundancia y la espiritualidad van de la mano ( Completo )

Primera parte

Audio de este vídeo

 

 Audio Dowload

 

Segunda Parte

Audio de este vídeo

 

 Audio Dowload

 

Tercera Parte

Audio de este vídeo

 

 Audio Dowload

 

Cuarta Parte

Audio de este vídeo

 

 Audio Dowload

 

Nota: No se contestan Emails a la atención de Enric Corbera en su Centro , están muy desbordados.

Enric Corbera, psicólogo especialista en Biodescodificación.

Es Director del Instituto Español de Biodescodificación que se ocupa de la enseñanza de esta nueva aproximación a la enfermedad en España, que incluye a parte de la teoría específica, una formación en técnicas terapéuticas como son la Programación NeuroLingüística (PNL), la Hipnosis Eriksoniana y la Sofrología.

La curación siempre se la hace uno mismo, el terapéuta es el entrenador, el guía, pero la curación se la hace uno mismo y se hace de una manera Inconsciente como la enfermedad. Todo en el Universo es Reflexivo. Lo que va viene.

Carl J. Jung nos dice: “La enfermedad es el esfuerzo que hace la Naturaleza para curar al hombre”

naturalenric.com
biodescodificacion.com

Grabación realizada en el centro A·Sana
amorsana.com
Còrsega, 173. Baixos.
08036 Barcelona
Tel. 936 111 819
HORARIO:
de lunes a viernes de 10 a 20h

Música de Gustavo Pol
Tema: Angelita
Álbum: La llamada wix.com/musicadelser/weboficial

Fuentes: La Caja de Pandora video

luispalacios-reporterosciudadanos.blogspot.com
arel-reporterosciudadanos.blogspot.com
lacajadepandora.org

Read Full Post »

Entrelazamiento cuántico o “efecto de Dios”: el pegamento entre el espíritu y la materia

El entrelazamiento cuántico, descrito como el parteaguas entre la física moderna y la clásica y también llamado “el efecto de Dios”, parece servir como un cordón inmaterial que conecta todas las cosas del universo y tiende un puente entre la materia y el espíritu

«Las cosas que han estado alguna vez en contacto entre sí siguen influyéndose mutuamente a distancia tras haberse cortado el contacto físico». James Frazer, La Rama Dorada.

«What is LOVE?- An attempt to create quantum entanglement between two or more macroscopic sentient beings»  @Akposthuman

 

En las últimas décadas la física cuántica ha tomado una enorme popularidad entre los no iniciados, principalmente por virar el materialismo característico de la ciencia hacia antiguas filosofías como el idealismo o religiones tan atractivas para la mente posmoderna como el budismo. Tiende un puente: la ciencia originalmente no se distingue de la filosofía: ambas buscan describir y entender la naturaleza (o el universo). La naturaleza, que en un inicio era concebida como la manifestación visible del espíritu Es parte de la interpretación popular de la física cuántica (ampliamente criticada por científicos que en ocasiones no logran salir de la “caja”) hacer del mundo algo en lo que la mente participa o al menos algo que se parece más a lo mental que a lo inerte y meramente mecánico. A mi juicio atinadamente, el filósofo y físico de Yale Abner Shimony llamó a esta vertiente de la física “metafísica experimental”.

Una de las cosas que ha hecho a la física cuántica tan atractiva para la mente popular, con cierta inclinación a la espiritualidad, es que ha demostrado que el acto de observar un objeto afecta el estado de lo que se observa. Este “efecto del observador” se explica por la interacción inevitable entre un instrumento y el fenómeno que se observa. Por otra parte, el principio de indeterminación de Heisenberg señala que la posición y el momentum de una partícula no pueden determinarse hasta que no es medida –existe en un estado de superposición, está, por así decirlo, en todas partes antes de ser medida u observada. La interpretación popular, que extrapola el mundo micróscopico, espectral e implicado del quantum al mundo macroscópico, que se caracteriza por el dar sentido: la explicación, ha entendido esto como que al observar cualquier fenómeno, al percibir algo, lo modificamos: la mirada transforma, e incluso, bajo cierta influencia del new age, al percibir (o al creer en) algo lo estamos (co)creando. El escritor Robert Anton Wilson, desarolló toda una  teoría de psicología cuántica agnóstica de la realidad bajo este principio: 

Cada modelo que construimos nos dice más sobre nuestra mente que sobre el universo… el universo es más grande que cualquiera de nuestros modelos… cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo (la mente humana).

Entre el tesoro de rarezas que descubrió la física cuántica al penetrar en el átomo, probablemente la más significativa y maravillosa sea el entrelazamiento cuántico.  Desde 1935 el físico Erwin Schrödinger notó una propiedad peculiar en la materia subatómica que llamó  ”entrelazamiento” (entanglement, en inglés).  Esto es, cuando dos sistemas cuánticos entran en contacto entre sí permanecen conectados instantáneamente, como si fueran parte de un todo indivisible.  Schrödinger rápidamente apuntó que esta era la diferencia fundamental entre la teoría cuántica y la física clásica.

Actualmente el entrelazamiento cuántico se entiende como un proceso en el que una sola función de onda describe dos objetos separados, los cuales comparten una misma existencia no obstante cuán lejos puedan estar entre sí, como si estuvieran unidos por un cordón umbilical invisible o una onda que, en teoría, se puede propagar por todo el universo. Dos partículas que se han entrelazado tienen una descripción definida juntas, pero cada partícula por separada yace en un estado completamente indefinido: podemos decir que no existe la una sin la otra (aunque una partícula pudiera estar en las Pléyades y la otra entrando a tu púpila en la Tierra: photons that did tango, can never untangle). El entrelazamiento cuántico, que ha sido observado principalmente entre fotones, ha sido descrito por Henry Stapp en los términos de “luz gemela”, una “disposición correlacionada a responder”.

Albert Einstein desdeñó este aspecto de la mecánica cuántica, con su famosa frase “de acción fantasmal a distancia”. Einstein, por supuesto, había impuesto un límite de velocidad al universo, y no concebía posible un efecto superlumínico. Sin embargo, el físico irlandés John Bell demostró con su famoso teorema que el entrelazamiento cuántico sí ocurre (algo que ha sido confirmado en repetidas ocasiones, como es el caso del famoso experimento de Aspect).

Ahora bien, este misterioso efecto de entrelazamiento a distancia difíicilmente se explica por una fuerza física que pueda viajar más allá de la velocidad de la luz para transmitir un estado cuántico entre dos partículas (de existir ciertamente se mantiene fantasmal).  Bell describió esta conexión entre partículas como “no-local”, es decir que no tiene una ubicación en el espacio. Dice Nick Herbert:

Las interacciones no-locales, de existir, serían una especie de vudú de la física en el que una partícula influye en la otra, no a través de una fuerza de campo convencional, sino simplemente porque se han tocado alguna vez en el pasado distante.

Pese a observarse en el laboratorio repetidas veces este fenómeno que afecta a los bloques fundacionales de la materia que conforma a todas las cosas del universo, existe cierta reluctancia a darle importancia al entrelazamiento cuántico. Nuestra vida en el mundo macro discurre sin detenernos a pensar en lo que significa que todas las partículas que han estado en contacto entre sí tengan esta propiedad de conexión cuántica instántanea: no se nos ocurre pensar que estamos entrelazados con ciertas personas, con ciertos objetos, con ciertas ideas que siguen influyéndonos a distancia. Recientemente, sin embargo, científicos han notado que diversos fenómenos “macroscópicos” –como la fotosíntesis y la navegación de las aves– parecen estar ligados al entrelazmiento cuántico. Aún más interesante es la teoría de que nuestro ADN se mantiene unido debido a esta conexión cuántica.

Elisabeth Rieper y colegas de la Universidad Nacional de Singapur dicen que este entrelazamiento es lo que mantiene unida la doble hélice del ADN. Según el sitio Technology Review de MIT, Rieper y sus colegas usaron un modelo teórico del ADN en el que cada nucleótido consiste en una serie de electrones orbitando un núcleo cargado positivamente. El movimiento de la nube negativa es un oscilador armónico. Cuando los nucleótidos se unen para forma un par de bases, las nubes deben de oscilar en direcciones opuestas o la estructura no será estable. Rieper y sus colegas se preguntaron, qué  le sucedería a esas oscilaciones si los pares bases estuvieran apilados en una doble hélice. La hélice debería de vibrar y deshacerse, pero esto no sucede ya que las oscilaciones ocurren como una serie de estados de superposición –lo que significa que oscilan en todos los estados posibles al mismo tiempo. Un entrelazmiento cuántico lo mantiene todo unido. [Daily Galaxy]

Que el ADN esté unido por entrelazamiento cuántico es altamente significativo, y por otra parte algo que podría anticiparse bajo cierto entendimiento de la selección natural y la evolución. Siendo que el ADN es fundamentalmente un programa (bio)informático que ha logrado replicarse con éxito — una especie chip cósmico o libro orgánico (¿el axis mundi de la galaxia?)– y que la forma más efectiva de transmitir información de la cual tenemos conocimiento es el entrelazamiento cuántico, es lógico pensar que el código genético esté vinculado entre sí de esta forma: con el pegamento más potente del universo (curiosamente es esa “oscilación de todos los estados posibles al mismo tiempo” lo que le da cohesión,  una especie de omni-potencia cuántica).

Además de la teoría expuesta por los investigadores de la Universidad de Singapur, el Premio Nobel de Química Luc Montagnier publicó el año pasado un trabajo en el que sugiere que el ADN emite señales electromagnéticas que imprimen su estructura en otras moléculas, algo similar a una teleportación de información, o en otras palabras entrelazamiento cuántico. El experimento realizado por Montagnier ha generado gran controversia y poca aceptación entre la comunidad científica, de cualquier forma avanza hacia una elegante intuición –que parece reflejarse en  la naturaleza. Aún menos aceptado es el trabajo del científico ruso Pjotr Garjaje quien sostiene que el ADN es similar a un internet cósmico. Lo siguiente del libro Vernetzte Intelligenz de Grazyna Fosar y Franz Bludor (traducción de fragmentos aquí): 

De hecho, Pjotr y su equipo encontraron más paralelos aún entre la genética y la informática. Especulan que la estructura del “ADN basura” (el “segundo código” similar a la gramática del lenguaje humano) y su posibilidad de modificación, se deben a que el ADN no acumula toda la información necesaria en cada momento, sino que intercambia información permanentemente (la recibe, modifica y emite), de la misma forma que lo hace una computadora conectada a la web. Cada persona sería, siguiendo esta línea argumental, un nodo de una red o sistema (como Internet) que involucraría a muchos más individuos-nodos. 

Hay que aclarar que Pjotr es una figura oscura, aparentemente miembro de la Academia de Ciencia de Moscú según algunos sitios web,  de quien se tiene poca información y quien cree que el ADN no sólo puede modificarse a través de la interacción de rayos de luz coherente (como lásers), también a través de las palabras –de manera similar a lo que sostiene Masuro Emoto con las moléculas de agua. Aclarando esto –que nos alejamos de la ciencia establecida– la posibilidad de que el ADN de un ser vivo no sólo esté en un estado de entrelazamiento cuántico con cada una de sus células, sino con otros miembros de su especie (y quizás con todo el universo) es muy interesante. Es una forma de explicar la fascinante teoría de los campos mórficos del biólogo Rupert Sheldrake, quien sostiene que existen campos de información  que organizan el desarrollo de una especie y sirven com una memoria de la naturaleza –de tal forma que se pueden transmitir hábitos y mutaciones de manera horizontal, sin tener que pasar de generación a generación.

En 1920 el embriólogo Alexander Gurwitsch descubrió que los seres vivos emiten fotones “ultra-débiles” dentro del espectro ultravioleta. Gurwitsch los llamó “rayos mitogénicos”, ya que creía que estos fotones tenían un papel importante en la división celular del campo morfogenético, es decir, en el desarrollo de la estructura morfológica de un ser vivo.

En la década de los 70 el profesor Fritz Albert Popp descubrió que esta emisión de luz, a la que llamó biofotones, se presentaba en un rango de entre 200 y 800 nm y que exhibía un patrón periódico y coherente. Popp teorizó que los biofotones son producidos por el ADN en el núcleo de las células. Esto fue demostrado en los años ochenta. El Dr. Jeremy Narby  escribió en su libro The Cosmic Serpent:

Como el axis mundi de las tradiciones chamánicas, el ADN tiene una forma de escalera torcida (o una viña); de acuerdo a mi hipótesis, el ADN era, como el axis mundi, la fuente del conocimiento y las visiones chamánicas. Para estar seguro tenía que entender cómo el ADN podía transmitir información visual. Sabía que emitía fotones, que son ondas elctromagnéticas, y me acordé de lo que Carlos Perez Shuma me había dicho cuando comparó a los espíritus con ‘ondas de radio’. Una vez que prendes la radio, las puedes sintonizar. Es lo mismo con los espíritus; con la ayahuasca los puedes ver y escuchar. Así que investigue la literatura sobre fotones de origen biológico […]

Narby formuló la hipótesis de que cuando los ayahuasqueros del Amazonas dicen comunicarse con los espíritus de las plantas, de sus ancestros o de la naturaleza, en realidad se están comunicando con el ADN de esas plantas o con su propio ADN (el cual tiene un campo holográfico) –y de esta forma obtienen información sumamente difícil de obtener por métodos de prueba y error, como fue en su momento el descubrimiento del curare. «Esta es la fuente del conocimiento: el ADN, viviendo en el agua y emitiendo fotones, como un dragón acuático escupiendo fuego». 

Existe en la profundidad del misticismo humano una identidad entre el espíritu y la información, que ha sido recuperada con la física cuántica y con la era de la informática. Del gnosticismo al Internet. De Hermes a MSN. It from bit. Heisenberg escribió “los átomos no son cosas, son sólo tendencias, así que en vez de  pensar en cosas, debes de pensar en posibilidades. Todos son posibilidades de conciencia”. Ervin Lazlo ha dicho que “la información es el software del universo“. Vemos hoy  calaramente que la información es lo que programa a la materia, lo que de alguna manera arde al interior del cuerpo (la manifestación más conspicua de aquello que llamamos alma –”el sol invisible”–  es la información, el código). La versión de Erik Davis del Génesis:

En el principio era la Info, y la Info estaba con Dios, la Info era Dios.

Davis, en su texto Images of Spiritual Information añade:   “El medio es el mensaje y el mensaje es el espíritu al interior que viene de fuera, señal y ruido cruzando las fronteras entre sí en el flujo feroz del desdoblamiento”.

Si el Logos o Espíritu en verdad es omnipresente entonces debe de contar con los servicios de mensajería instantánea del entrelazamiento cuántico.  No por nada el escritor Brian Clegg ha titulado su libro sobre el entrelazamiento cuántico “El Efecto de Dios“, como si este fuera el resultado de la materialización de la divinidad en el universo: el sello elástico de la unidad.

Según el físico Nick Herbert, el teorema de Bell revela que los hechos que experimentamos en el mundo “[…] no pueden ser simulados por una realidad local subyacente. Cualquier realidad que se ajuste a los hechos debe de ser no-local… El teorema de Bell muestra que debajo del mundanal ruido de nuestra existencia local yace oculta una realidad cuántica vudú conectada superlumínicamente que es necesaria para que este mundo ordinario opere”.

Esta realidad subyacente, es lo que David Bohm llamó el orden implicado, un mar de energía del cual se desprende nuestra existencia apenas como la onda que se forma sobre la superficie de un lago cuando se lanza una piedra. Es también lo que Arthur Schopenhauer llamó el Mundo de la Voluntad (nuestra realidad explícita es el Mundo de la Representación: el Maia, la Matrix). Es también el mundo del Nagual, que expone Don Juan Matus según Carlos Castaneda y que podría ser parte de la tradición oculta tolteca. Es el mundo del Espíritu, el Brahman. El entrelazamiento cuántico parece ser el cordón umbilical (de luz comunicante) entre la dimensión de unidad divina absoluta y el mundo material de la multiplicidad, que es una falsa caída o división, ya que, por el mismo entrelazamiento cuántico, el Espíritu sigue irradiando, transmitiéndose a sí mismo a través de nosotros. In-formándonos.

Con información de Quantum Tantra y de MIT Technology Review

Twitter del autor: @alepholo

Tomado de Pijamasurf

Read Full Post »

El Poder de la Visualización

 

Usted puede cambiar el mundo. Es muy fácil. ¿Cómo? En este vídeo, el científico Gregg Braden, explica cómo la Ley de Atracción funciona. Que no es otra cosa que un campo que nos rodea, una conciencia colectiva, en la que todos participamos. Esta conciencia colectiva crea nuestra realidad. Puede ser influenciada por nosotros a través de nuestro ADN, utilizando el poder de nuestros pensamientos y nuestro corazón.
Podemos utilizar esta ley de manera individual, y también colectivamente, para cambiar nuestro mundo. Hay incluso una fórmula sobre la cantidad de participantes que se necesita para lograr un cierto efecto en un grupo más grande (como para promover la paz, por ejemplo). Esto ya ha sido demostrado científicamente, a través de experimentos. Para cambiar toda la población mundial esto necesitaría sólo de 8.000 participantes.
El poder de la visualización es un regalo de Dios para la humanidad para poder tomar el destino en nuestras propias manos, y no tener que esperar y sentirnos impotentes. Por lo tanto, vamos a aceptar este regalo con gratitud ¡y vamos a usarlo!
 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: