Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mente universal’

En su teoría de la Conciencia Esparcida, Riccardo Manzotti plantea que la conciencia es un proceso en constante flujo entre el mundo y la percepción del mundo, surge de esta relación y no del cerebro.

Aunque la ciencia establecida acepta que la conciencia es un fenómeno que no  ha logrado ser explicado cabalmente, generalmente se asume que esta es el producto de procesos neurales, y como tal se fija en el cerebro. La filosofía oriental por otra parte usualmente considera que la conciencia no puede ubicarse en un sitio, sino que es aquello que soporta la existencia y está diseminada por el universo: la conciencia está en la mente, pero la mente está en todas partes.

Este añejo dilema, actualmente dominado por la visión del racionalismo que separa al mundo de la mente (y el espíritu del cuerpo), tiene un interesante avatar en la teoría de la Conciencia Esparcida (Spread Consciousness) del científico y filósofo italiano Riccardo Manzotti. Manzotti, quien antes se desempeñó en el campo de la robótica, propone algo radical: “Las personas dicen que un robot almacena imágenes del mundo a través de su cámara digital. No lo hace, almacena datos digitales. No tiene imágenes”. Lo mismo ocurre con nosotros: “Nuestra experiencia visual del mundo es un continuum entre el que ve y lo que es visto en un proceso compartido de visión”. 

Para ilustrar esto, Manzotti utiliza el ejemplo de un arcoiris. Para que un arcoiris ocurra es necesaria la luz del sol, gotas de lluvia y un espectador. Al menos de que alguien esté presenciando, desde cierto ángulo, este arco de colores no puede aparecer.  Uno de los elementos de los que está compuesto el arcoiris es la percepción: nuestros ojos, nuestro cerebro. No existe como algo independiente en el mundo o cómo una imagen separada de lo que es percibido: la conciencia está difundida entre la luz del sol, la lluvia, el neurocórtex… y genera la unidad transitoria de la experiencia del arcoiris. Es decir, el espectador no ve el mundo; es parte del proceso-mundo. Literalmente somos parte del paisaje.

Se podría objetar que de todas maneras tenemos conciencia cuando nos abstraemos del mundo, cerramos los ojos o soñamos y que entonces el cerebro es suficientemente capaz de sostener la conciencia sin el apoyo del mundo exterior. Pero Manzotti argumenta que la conciencia sigue esparcida entre la mente y el mundo. Por una parte existen percepciones inconscientes que luego surgen –así podemos soñar con un lugar del cual no tenemos memoria consciente que vimos, pero que es el resultado de una o un conjunto de percepciones que tuvimos en algún momento. Es la continuación de un proceso que se inicio quizás hace años (una ventana que apenas vimos con el rabillo del ojo donde había un árbol). Manzotti cree que todo lo que ocurre en la mente tiene un origen en el mundo material y por lo tanto nada es del todo inventado. No cree evidentemente que alguien pueda soñar con algo con lo que no ha tenido algún tipo de contacto previamente. Tal vez aquí podamos diferir, y bajo su propa teoría argumentar que es posible, por ejemplo, soñar con símbolos que nunca hemos visto precisamente porque están en el mundo, de alguna manera codificados o integrados a su urdimbre y nos son transmitidos en la conciencia, que es por definición colectiva y que compartimos con las cosas. Por ejemplo las visiones arquetípicas que otorgan ciertas plantas pudieran estar presentes en un campo de información compartida que se entrelaza con nuestra red neural.

El novelista Tim Parks, quien entrevistó a Manzotti para la revista New Yorker, le sugirió que su teoría es similar a lo que sostiene el budismo (posiblemente a lo que se conoce como Pratītyasamutpāda, un término que hace referencia a que todos los fenómenos emergen conjuntamente en una red interdependiente de causa y efecto) y que la conciencia es la fusión de procesos mentales con los procesos que llamamos objetos en un estado de flujo constante (algo que también recuerda a la obra de Alfred North Whitehead). Manzotti es reacio a estos comparativos, pero la semejanza es notable.

Separar la mente del mundo, al hombre de los procesos de la naturaleza, es una cómoda ilusión, en cierta forma un mecanismo de defensa:

Al localizar la conciencia exclusivamente dentro del cerebro podemos imaginar que el sujeto, yo, en un nivel muy profundo, no está sujeto a la misma ley de cambio constante que evidentemente gobierna los fenómenos a nuestro alrededor. El sujeto asimila y descarta atributos, pero en esencia permanece él mismo. Esto permite la noción de que uno es responsable, incluso de acciones llevadas a cabo años atrás, y por lo tanto genera un universo moral particular; también crea la reconfortante ilusión de que tal vez el ser podría sobrevivir separado del mundo. Detrás de esto yace el deseo de negar los cambios en nosotros, quizás de sobrevivir la muerte. De cualquier forma, ser una entidad afuera del mundo.

Es fascinante y a la vez terrorífico pensar que no somos responsables de nuestros actos porque no estamos separados del mundo y estamos siendo constantemente influenciados por todo lo que ocurre. Algo que, si lo llevamos a última consecuencia, visto de otra manera, significa que en realidad somos responsables de todos los actos que jamás se han realizado ya que más que individuos somos el mundo, el proceso –aunque (aún) no tengamos la conciencia de todas las conciencias en una. Mientras rige el caos, la entropía, el conglomerado de flujos interpenetrados que se suman para generar todo lo particular desde lo universal. Tal vez la métafora muchas veces utilizada del río para describir el pensamiento y la conciencia esté directamente inspirada de ese flujo que es el mundo: el Tao, sin nombrarse, se dice a sí mismo moviendo.

Manzotti no habla de esto, pero me hace pensar en aquella ampliación del adagio hermético “como arriba, es abajo” que dice “como adentro, es afuera”. En realidad porque afuera no existe. Consideramos la piel y el cerebro como una barrera que moldea nuestra unidad independiente, sin embargo las fuerzas físicas no conocen esa barrera: el electromagnetismo o la gravedad lo mismo afectan nuestra epidermis que nuestros órganos y células. Mcluhan dijo alguna vez que en “la era eléctrica usamos a la humanidad entera como nuestra piel”, pero podríamos decir que todo el mundo es nuestra piel, nuestros ojos son el sol y nuestros brazos son el aire. La con-ciencia está en el ser con, en el contacto, en la conexión, es una constelación ubicua de estrellas neurales. 

[New Yorker]

Twitter del autor: @alepholo

Tomado de Pijamasurf

Read Full Post »

La evolución del salto cuántico que estamos dando. El siguiente eslabon evolutivo.

Esta Película Es El Resultado De Un Proyecto de Dos Años de investigación científica sobre nuestras capacidades, nuestro verdadero pontencial, de como todos estamos interconectados y como afectamos a la materia en la creación diaria de nuestra realidad.

Aunque la expresión «salto cuántico» se ha extendido al lenguaje cotidiano, en realidad tiene un significado específico.

Cuando hablamos de los átomos, sabemos que tienen un núcleo con protones y neutrones, y que los electrones giran alrededor de aquél en órbitas fijas ubicadas a distancias distintas.

Los electrones permanecen en una órbita, pero a veces cambian a otra. Si absorbe energía, un electrón puede saltar a una órbita superior; si libera energía, puede caer a una órbita inferior. Y esto es lo importante: cuando un electrón cambia de una órbita a otra, no se mueve a través del espacio que las separa; en un momento está en la órbita A y al siguiente está en la B, sin haber recorrido el espacio entre las dos. A esto se le llama SALTO CUÁNTICO.

En un sentido más amplio, un salto cuántico es un cambio de estatus —de un conjunto de circunstancias a otro— que ocurre de manera inmediata, sin sucesos intermedios.

Los científicos no pueden predecir cuándo ni dónde ocurrirá un salto cuántico. Pueden crear modelos matemáticos que les permiten calcularlo aproximadamente, pero no predecirlo del todo. En el nivel subatómico, esa imprevisibilidad parece no tener consecuencias. Si un electrón salta de una órbita a otra, ¿en qué nos afecta? Si piensas en todos los átomos del mundo y sumas los efectos de su imprevisibilidad, el resultado es, literalmente, el caos.
Los científicos reconocen la imprevisibilidad de la naturaleza y han tratado de encontrarle un sentido. Hasta los sucesos aparentemente más simples están gobernados por esta imprevisibilidad.
¿Cuándo y dónde aparecen las burbujas en una «acerola de agua hirviendo? ¿Qué patrones formará el humo de un cigarrillo encendido? ¿Cómo se relaciona la posición de las moléculas de agua que están en lo alto de una cascada con la que tendrán a la caída?

La nueva ciencia del caos trata de predecir lo impredecible a través de intrincados modelos matemáticos. El ejemplo clásico es que una mariposa bate las alas en Texas y seis días después hay un tornado en Tokio. La conexión tal vez no sea evidente, pero existe. Ese pequeño cambio provocado por la mariposa en la presión del aire puede multiplicarse, magnificarse y producir un tornado, pero es imposible saberlo con precisión.

En el nivel espiritual, esto significa que jamás podremos saber a ciencia cierta qué rumbo
tomará la vida, qué cambios pueden provocar en nuestro destino esos pequeños batimientos de intención y acción. Asimismo, nos dice que nunca podremos conocer plenamente la mente de Dios.
Jamás comprenderemos cabalmente el cómo, el dónde ni el cuándo de nada.
Debemos rendirnos a la incertidumbre y apreciar su belleza.

Toda creatividad se basa en saltos cuánticos e incertidumbre. Las ideas verdaderamente
novedosas surgen del sustrato colectivo de información en momentos especiales. Estas ideas no se originan en el afortunado individuo, sino en la conciencia colectiva. Por eso es frecuente que dos o más personas realicen descubrimientos científicos significativos al mismo tiempo. Las ideas circulan en el inconsciente colectivo y las mentes preparadas están listas para traducir esa información. Ésta es la naturaleza del genio; ser capaz de comprender lo conocible aun cuando nadie más reconozca que está ahí.

En un momento, la innovación o la idea creativa no existe y al siguiente es parte de nuestro mundo consciente. Mientras tanto, ¿en dónde estuvo? En el ámbito virtual, en el nivel del espíritu universal donde todo es potencial. En ocasiones, este potencial genera algo previsible; otras, algo nuevo, pero en este reino ya existen todas las posibilidades.

En última instancia, cuando morimos el alma da un salto cuántico en la creatividad.
En efecto, el alma dice: «Ahora debo expresarme a través de un nuevo organismo o encarnación». Así pues, la intención proviene del alma universal, se localiza en un. alma individual y finalmente se expresa a través de una mente individual, circunscrita.

A partir de las experiencias pasadas creamos los recuerdos, que son la base de la
imaginación y el deseo, y como hemos visto, el deseo es la base de la acción. El ciclo se perpetúa a sí mismo.

Cuando la intención se repite, crea un hábito. Mientras más se repita la intención, más
probable es que la conciencia universal dé lugar al mismo patrón y manifieste la intención en el mundo físico. Si recuerdas el apartado sobre física, una onda-partícula que está dentro de una caja no observada es, simultáneamente, una onda y una partícula, y adopta una forma definitiva sólo hasta que es observada; comprenderás que en el momento de la observación, la probabilidad se transmuta en forma definida. Esta es la misma idea, sólo que cuando la intención se repite, es más probable que el patrón de la mente no circunscrita se transmute siguiendo tu intención, y se manifieste como una realidad física. Esto crea la ilusión de lo fácil y lo difícil, de lo posible y lo imposible. Por ello, si realmente quieres trascender lo mundano debes aprender a pensar y a soñar lo
imposible. Sólo con los pensamientos repetidos lo imposible puede hacerse posible, por medio de la intención de la mente no circunscrita.

La mente no circunscrita que está en ti es la misma que está en mí, o para el caso, en un rinoceronte, una jirafa, un ave o un gusano.

Esta mente no circunscrita, esta conciencia pura, es lo que nos da el sentido del «yo»,el «yo» que dice quién eres o quién crees que eres.
Esta conciencia universales el único «yo» que existe. Pero ese «yo» único y universal experimenta un proceso de diferenciación; se transforma en un número casi infinito de observadores y observados, espectadores y escenarios, formas orgánicas e inorgánicas, todos los seres y objetos que conforman el mundo físico.

Este hábito de la conciencia universal de diferenciarse en conciencias particulares es anterior a la interpretación. Como seres humanos estamos acostumbrados a pensar en
nuestro ser individual como «yo», sin notar o apreciar el «yo» más grande y universal al que llamamos alma universal. La palabra «yo» es simplemente un ingenioso punto de referencia que utilizamos para localizar nuestro punto de vista único en el alma universal.

Sin embargo, cuando nos definimos sólo como un «yo» individual, perdemos la capacidad de imaginar más allá de los límites de lo que tradicionalmente se considera como posible. No es que en el «yo» universal todo sea posible; es que ya existe, y lo único que necesita para transformarse en una realidad en el mundo físico es la INTENCIÓN.

La diferencia entre la mente circunscrita y la no circunscrita es la que hay entre lo ordinario y lo extraordinario. La mente circunscrita es personal e individual para cada uno de nosotros. Es la que sostiene nuestro ego, el «yo» autodefinido que va por el mundo y que está esclavizado a los hábitos condicionados. Por su misma naturaleza, la mente circunscrita nos separa del resto de la creación.
Establece divisiones sólidas que nos sentimos obligados a defender, aun cuando esto implique aislarnos de significados más profundos y conexiones dichosas que resultan de sentirnos parte de lo universal.

La mente circunscrita es lenta, agotadora y racional, y carece de imaginación o creatividad.
Requiere atención y aprobación constantes, por lo que tiende a sentir temor, desazón y dolor.
Por su parte, la mente no circunscrita es alma o espíritu puro, es la conciencia universal. Actúa más allá de los límites del espacio y él tiempo, y es la gran fuerza organizadora y unificadora del Universo, de alcance y duración infinita. Por naturaleza, el alma no circunscrita se vincula con todas las cosas porque es todas las cosas. No requiere atención, energía ni aprobación; es completa en sí misma, por lo que atrae el amor y la aceptación. Es inminentemente creativa, la fuente de la que fluye toda la creación. Nos permite imaginar más allá de los límites de lo que la mente circunscrita considera posible, pensar sin restricciones y creer en milagros.

Los saltos creativos dados por la mente no circunscrita, han sido confirmados por la ciencia.
Los huecos en los registros de fósiles sugieren saltos creativos de imaginación por parte de la naturaleza, hipótesis conocida como equilibrio discontinuo. Por ejemplo, existen antiguos fósiles de anfibios y aves, pero no de criaturas que los vinculen entre sí. Esto sugiere un salto cuántico de imaginación; los anfibios quisieron aprender a volar y las aves fueron resultado de esa intención. Los científicos creen que los humanos evolucionaron de los primates, pero no hay registro de fósiles de la fase intermedia, el eslabón perdido. Primero había sólo primates y de repente aparecieron los humanos. ¿Qué hubo en medio? Nada.
Estos constantes saltos de imaginación dan lugar a lo que nosotros vemos como el Universo.

El camino a seguir ahora, el próximo paso, es ir aprendiendo a dar “un salto cuántico” desde la mente racional en la que nos manejamos habitualmente hacia la mente universal en donde podemos hacer que se cumplan nuestros “milagros”.

Fuentes:  Frigyes Fogel    2012 Ascensión

Read Full Post »

Proyecto Syneidesis es una iniciativa de producciones La línea y Víctor Brossa, que tiene como objetivo llevar al público de internet las charlas improvisadas entre el artista Víctor Brossa y personajes variados del mundo de la consciencia, con la idea de compartir y acercar de forma lo mas humana y espontánea posible la visión y experiencia de vida de personajes que un día decidieron ser libres, abrazar su corazón y empezar a brillar desde ellos mismos.
Desde la humildad y nuestros mejores deseos, el verdadero objetivo de compartir estas reuniones improvisadas está simplemente en inspirar desde donde la experiencia personal de cada uno puede ser una llave que nos lleve al reencuentro con una parte de nosotros mismos que hasta entonces desconocíamos.

Fuente: 

Read Full Post »



Descubrimiento Ruso Sobre El ADN.

El ADN humano es una Internet biológica, superior en muchos aspectos a la artificial.
La más reciente investigación científica rusa explica directa o indirectamente fenómenos tales como la clarividencia, la intuición, los actos espontáneos y la sanación a distancia, la auto – curación, las técnicas de afirmación, la luz o auras inusuales alrededor de las personas (concretamente, de los maestros espirituales), la influencia de la mente sobre los patrones climatológicos y mucho más.
Además, hay evidencia de un tipo completamente nuevo de medicina en la que el ADN puede ser influenciado y reprogramado por palabras y frecuencias SIN seccionar y reemplazar genes individuales. Sólo el 10% de nuestro ADN se utiliza para construir proteínas.
Este subconjunto de ADN es el que les interesa a los investigadores occidentales y está siendo examinado y catalogado.
El otro 90% es considerado ” ADN chatarra “. Sin embargo, los investigadores rusos, convencidos de que la naturaleza no es tonta, reunieron a lingüistas y genetistas en un emprendimiento para explorar ese 90% de ” ADN chatarra “. ¡ Sus resultados, hallazgos y conclusiones son simplemente revolucionarios !
Según ellos, nuestro ADN no sólo es el responsable de la construcción de nuestro cuerpo sino que también sirve como almacén de información y para la comunicación.
Los lingüistas rusos descubrieron que el código genético, especialmente en el aparentemente inútil 90%, sigue las mismas reglas de todos nuestros lenguajes humanos.
Con este fin, compararon las reglas de sintaxis ( la forma en que se colocan juntas las palabras para formar frases y oraciones ), la semántica ( el estudio del significado en formas de lenguaje ) y las reglas gramaticales básicas. Ellos descubrieron que los alcalinos de nuestro ADN siguen una gramática regular y sí tienen reglas fijas tal como nuestros idiomas. Así que los lenguajes humanos no aparecieron coincidentemente, sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente.
El biofísico y biólogo molecular ruso Pjotr Garjajev y sus colegas también exploraron el comportamiento vibratorio del ADN.
(Para ser breve, sólo daré un resumen aquí. Para mayor exploración, por favor, vayan al apéndice al final de este artículo).
La línea final fue : “Los cromosomas vivos funcionan como computadoras solitónicas / holográficas usando la radiación láser del ADN endógeno.”
Eso significa que se las arreglaron para, por ejemplo, modular ciertos patrones de frecuencia en un rayo láser y con él influenciaron la frecuencia del ADN y, de ese modo, la información genética misma. Ya que la estructura básica de los pares alcalinos del ADN y del lenguaje (como se explicó anteriormente ) son de la misma estructura, no se necesita ninguna decodificación del ADN. ¡ Uno simplemente puede usar palabras y oraciones del lenguaje humano ! ¡ Esto, también, fue probado experimentalmente ! La sustancia del ADN viviente ( en tejido vivo, no en vitro ), siempre reaccionará a los rayos láser del lenguaje modulado e incluso a las ondas de radio, si se utilizan las frecuencias apropiadas. Esto explica final y científicamente por qué las afirmaciones, la educación autógena, la hipnosis y cosas similares pueden tener tales fuertes efectos en los humanos y sus cuerpos. Es enteramente normal y natural que nuestro ADN reaccione al lenguaje.
Mientras los investigadores occidentales recortan genes individuales de los filamentos de ADN y los insertan en otro lugar, los rusos trabajaron con entusiasmo en dispositivos que pueden influenciar el metabolismo celular a través de frecuencias moduladas de radio y de luz y así reparar defectos genéticos. El grupo de investigadores de Garjajevâ tuvo éxito en probar que con este método se pueden reparar los cromosomas dañados por los rayos X, por ejemplo. Ellos incluso capturaron patrones de información de un ADN en especial y se la transmitieron a otro, reprogramando así las células a otro genoma.
¡ De esa manera, ellos transformaron exitosamente, por ejemplo, embriones de rana en embriones de salamandra, simplemente transmitiéndoles los patrones de información del ADN ! De ese modo, la información completa se transmitió sin ninguno de los efectos colaterales o desarmonías que se encuentran cuando se hace la ablación y se reintroducen genes individuales del ADN.
¡ Esto representa una revolución y sensación increíbles, que transformará al mundo ! ¡ Todo eso por aplicar simplemente la vibración y el lenguaje en lugar del arcaico proceso de ablación ! Este experimento apunta al inmenso poder de la genética de ondas, que obviamente tiene más influencia en la formación de los organismos que los procesos bioquímicos de secuencias alcalinas. Los maestros esotéricos y espirituales han sabido desde hace miles de años que nuestro cuerpo se puede programar por el lenguaje, las palabras y el pensamiento. Ahora eso se ha probado y explicado científicamente. Por supuesto, la frecuencia tiene que ser la correcta. Y a eso se debe que no todos tenga el mismo éxito o puedan hacerlo siempre con la misma fuerza. 
La persona debe trabajar en los procesos internos y la madurez para poder establecer una comunicación consciente con el ADN. Los investigadores rusos trabajan en un método que no depende de estos factores, pero que SIEMPRE funciona, siempre y cuando uno use la frecuencia correcta. ¡ Pero cuanto más desarrollada es la conciencia individual, menos necesidad hay de cualquier tipo de dispositivo ! Uno puede lograr esos resultados por uno mismo, y la ciencia finalmente dejará de reírse de tales ideas y confirmará y explicará los resultados.
Y no termina ahí. ¡ Los científicos rusos también descubrieron que nuestro ADN puede causar patrones de perturbación en el vacío, produciendo así agujeros de gusano magnetizados ! Los agujeros de gusano son los equivalentes microscópicos de los así llamados puentes Einstein
-Rosen en la vecindad de los agujeros negros ( dejados por estrellas consumidas). Ellos son conexiones de túnel entre áreas completamente diferentes del universo a través de los cuales se puede transmitir la información fuera del espacio y del tiempo. (más…)

Read Full Post »

¿Dónde está tu mente? ¿en tu cerebro? ¿en tu cuerpo? ¿en el mundo? ¿en la interacción de todos estos? La neurociencia y la filosofía se preguntan hasta que punto se extiende la mente.

Ubicar la mente solamente en el cerebro, aunque  común, en la actualidad parece ser una concepción limitada de nuestros procesos cognitivos.  Ya se lo preguntaban los Pixies en su canción de 1988 Where is my mind? (¿Dónde está mi mente?). Lo que implica una respuesta bastante más compleja que sólo tomar imágenes en resonancia magnética para ver que zonas del cerebro se encienden y decir que sólo ahí, en una masa gelatinosa y eléctrica de nervios que pesa 1.5 kilos, se se deposita toda nuestra capacidad de procesar el universo. Es decir, que la mente, concebida como la res cogitas de Descartes, es una cosa, restringida a una delimitación física dentro de la cabeza. Sin embargo, la respuesta a la extensión de la mente, sin ser definitiva, es mucho más fascinante.

El filósofo Andy Clark escribe un interesante artículo en el NY Times, en el que presenta sólidos argumentos para pensar que la mente se extiende más allá del cerebro, al cuerpo y al mundo. Clark menciona la famosa analogía del hombre borracho que busca sus llaves bajo el faro de la calle y que, cuando se le pregunta que por qué las busca sólo ahí, responde que porque ahí está la luz,  y la relaciona con el hecho de que la neurociencia hace un poco lo mismo al pensar que todos los pensamientos y la conciencia ocurren en el cerebro ya que ahí es donde se prenden las luces.

Un ejemplo de como la mente, la cognición, se ve afectada por procesos más allá del cerebro, es el trabajo de los investigadores Susan Goldin-Meadow y David McNeill, quienes han realizado exámenes de diferentes tareas mentales en los que se prohibe utilizar el cuerpo para gesticular o realizar algún otro tipo de movimiento conspicuo. En varios tipos de tareas mentales, los experimentos han mostrado que cuando se inhiben estos gestos la mente se desempeña con menor proficiencia, algo que sugiere, sin creer que tenemos neuronas en los brazos como los pulpos, que otras partes del cuerpo contribuyen al pensamiento y al razonamiento (y seguramente también a la intuición). A colación es interesante que Nietzche escribió: “Todos los pensamientos verdaderamente grandes fueron concebidos caminando”, alertando sobre esta interacción mente-cuerpo en la que no sólo el movimiento de las piernas y los brazos, sino el espacio que se atraviesa alteran el funcionamiento de nuestra mente. (más…)

Read Full Post »

CAMINOS A LA CONCIENCIA UNIVERSAL


“Somos conciencia infinita viviendo la experiencia de un cuerpo físico”.

Propuesta para Naciones Unidas y UNESCO para que desarrollen un curso o materia que puede llamarse “conciencia”, y que junto con matemáticas, literatura, y las otras materias, sea dado en todos los colegios del mundo desde pre-escolar hasta bachillerato, que enseñe al niño y adolescente a aumentar día a día su conciencia individual para que cada día se acerque más a la conciencia universal, y de esta manera disminuir los sufrimientos y las enfermedades del ser humano. Al aumentar la conciencia individual del ser humano, entonces se aumenta la conciencia colectiva de la sociedad, y por lo tanto nos podemos acercar a una verdadera sociedad del bienestar.


Estos caminos a la conciencia universal han sido tomados de diferentes textos sagrados y místicos, de diferentes lugares y épocas del mundo. Todos los textos sagrados y místicos enseñan diferentes caminos para aumentar la conciencia individual e igualarla o acercarla a la conciencia universal.

A continuación algunos caminos para ir de la conciencia individual a la conciencia universal, eliminar las enfermedades y el sufrimiento humano, y lograr el bienestar y la paz individual y colectiva en el mundo. EL sufrimiento, y las enfermedades son manifestaciones del ego personal, y sólo la conciencia individual puede disolver, disminuir, o minimizar al ego. El ego y todo lo que existe en el mundo es dual, la conciencia es absoluta. Esta es la gran paradoja: la conciencia absoluta que vive en un mundo dual. El niño y el adolescente deben aprender a manejar esta paradoja para evitar el sufrimiento y las enfermedades. Somos seres humanos con una conciencia absoluta que vivimos en un mundo dual, y por lo tanto debemos conocer y cumplir las leyes de lo absoluto o conciencia universal y al mismo tiempo debemos conocer y cumplir las leyes de lo dual o terrenal, y poder equilibrar y armonizar ambas.

En lo universal absoluto: (fuente: Textos Sagrados y místicos)

1. Amar incondicionalmente y con desapego a todo cuanto existe en el universo. Así ama la conciencia universal.

2. Meditar todos los días al menos media hora.

3. No hacer juicio de nada ni nadie. Observar la dualidad como un todo, como una unidad. La conciencia universal no emite juicios, es absoluta y no ve la dualidad.

4. Observar neutralmente diariamente nuestros pensamientos, palabras, sentimientos, acciones, intenciones y respiración. Obsérvate neutralmente cada día, todo el día. El observador neutral es tu conciencia individual y es el que va disolviendo día a día al ego. Esta es una de las formas más intensas de aumentar la conciencia individual. Convierte en algo cotidiano la auto-observación neutral de tus pensamientos. Este ejercicio con el tiempo te dará la paz interior y la serenidad. La auto-observación debe ser neutral sin emitir juicios, debido a que la conciencia es absoluta y no emite juicios, quien emite juicios es el ego, de manera que si la auto-observación es con juicio, es el ego quien se observa a si mismo, y lo que produce es un aumento del ego. La clave es la neutralidad en la observación.

5. Desapegarse de todo cuanto existe y apegarse al eterno presente. La conciencia universal es desapegada.

6. Agradecer todo cuanto te sucede, bueno o malo. Todo te sucede de acuerdo a la ley de causa-efecto.

7. No dudar. Tener Fe.

8. No temer. Tener Fe.

9. Observar neutralmente lo que nos molesta de nosotros y de los demás, hasta que con el tiempo desaparezcan estas molestias. Cada molestia es un maestro. Solo podemos disolver las molestias internas y externas (ego) con el observador neutral que es tu conciencia individual, y que tiene las propiedades de la conciencia universal: omnisciente, omnipresente, omnipotente, ama incondicionalmente, es desapegada, no emite juicio, no es dual, es absoluta, no duda, no teme, es eterna, infinita, atemporal, sanadora, no culpa. Observa neutralmente con compasión y con amor las molestias que otros causan en ti; solo cuando las disuelvas en tu interior, desaparecerán en el otro, y solo cuando tu las sanes en tu interior, sanarán en el otro. Este es uno de los niveles más altos de conciencia individual.

10. Vivir en el eterno presente, en el aquí y ahora. Poner tu conciencia en este momento con intensidad. Olvidarse del pasado y no preocuparse por el futuro. El bienestar, la felicidad, la paz interior, la serenidad, el goce divino, la conciencia universal, el Todo, el Uno, el Tao, el Absoluto, el Padre, la Casa, la iluminación, ….Dios, ….o como lo quieras llamar, no puede ser un objetivo a alcanzar porque entonces nunca lo podrás alcanzar. Es sólo en el eterno presente que te puede ser dado. Deja de buscar.
En lo terrenal dual: (Fuente: Textos Sagrados y Místicos)

11. Servir en silencio a los demás diariamente sin esperar nada a cambio. Olvídate de ti.

12. Leer y analizar los textos sagrados y místicos desde el punto de vista de los caminos a la conciencia universal. Hay muchos. Algunas recomendaciones:

El Kybalion (Egipto)
Baghavad Gita (India)
El Libro de Mirdad (Libano)
El Sermón del Monte (Jerusalen)
Los Upanishads (India)
El Mahabarata (India)
Los Vedas (India)
Los Tantras (India)
Los Yogas Sutras (India)
El Tao Te Ching (China)
La Torá (Jerusalen)
El nuevo testamento (Jerusalen)
El Libro Tibetano de los Muertos (Tibet)
El libro Egipcio de los Muertos (Egipto)
El Coran (Jerusalen)
El Zohar (Jerusalen)
El Talmud (Jerusalén)

Los textos místicos del cristianismo, judaísmo, islamismo, budismo, hinduismo, taoismo, zoroastrismo, sufismo, zen, confucionismo.

13. Pensar bien, hablar bien, sentir bien, obrar bien y tener buenas y puras intenciones. Recordemos que en el universo no hay casualidades. Todo cuanto le ocurre al ser humano obedece a la ley universal de Causa-Efecto. Toda causa tiene su efecto, y todo efecto tiene su causa. No existe el azar ni la suerte en el universo. Nos conectamos con el universo a través de nuestros pensamientos, palabras, sentimientos, acciones, e intenciones. El universo nos devuelve lo que le damos a través de estas vías. El universo es perfecto y mantiene un orden implícito en todas las cosas con sus leyes universales. “Dios no juega a los dados” decía Einstein.

14. Eliminar los deseos y placeres sensuales y mundanos. Vivir una vida sencilla, honesta y de servicio a los demás.

15. No cometer excesos ni deficiencias en los pares de opuestos. Vivir en el justo medio o equilibrio de cualquier par de opuestos. Todos los textos sagrados y místicos hablan del par de opuestos complementarios o dualidad. El ser humano debe aprender a que no le afecte estar en cualquiera de los pares de opuestos, y aprender a encontrar el justo medio de todos los pares de opuestos. Todo tiene su opuesto complementario en este mundo, todo es relativo y dual. Lo único absoluto es la conciencia. Todos los opuestos complementarios deben estar en equilibrio. La enfermedad (mental, emocional o física) aparece en el ser humano como un maestro para avisarle que tiene algún o algunos pares de opuestos fuera del equilibrio. La enfermedad desaparece cuando armonizamos o equilibramos estos pares de opuestos. La enfermedad es por lo tanto un maestro que viene a enseñarnos a buscar el equilibrio de algún par de opuestos dentro o fuera de nosotros, a nivel mental, emocional o físico. Obsérvate para encontrar esos opuestos en desequilibrio que te están causando la enfermedad.

16. Comer sano y poco: frutas, semillas, proteínas, granos, vegetales verdes, vegetales de colores, cereales.
 

Por: Julio Sanoja 
juliosanoja@gmail.com

 

Read Full Post »

El despertar al nuevo paradigma viene acompañado con algunos síntomas.
La pregunta es relevante, porque aún cuando creemos que estamos “concientes y despiertos” después viene la física cuántica y nos muestra que todo lo que vemos alrededor es sólo una interpretación de nuestro cerebro y que estamos más ciegos que murciélago con Rayban.

Así cuando yo veo una mariposa, en realidad estoy colapsando ondas del campo cuántico. Allí no hay ninguna mariposa, pues lo único que hay es energía vibrando a distintas frecuencias que mi aparato perceptual interpreta como un ser alado de colores.

Cuando miro la TV, en realidad lo que hay en la pantalla es un montón de puntitos de luz, y mi cerebro les da la forma de imágenes y también le da un significado.

Primero está la entrada de datos a mis ojos, la señal se transmite al cerebro y luego (en exactamente 500 milisegundos) se produce un segundo colapso que es el que hace el cerebro para dar significado a lo que veo.

Sí, percibimos la realidad 500 milisegundos después que se produce. Es el tiempo que tarda el cerebro en consultar nuestra “base de datos” para interpretar lo que vemos.

Luego vienen las jerarquías enredadas que hacen que lo que percibimos del campo cuántico produzcan efectos en nuestro organismo.

Para saber si estoy despierto, primero debo entender concientemente que soy un ser de energía, un ser electromagnético completamente involucrado en el organismo de la Tierra. Vibro con ella, vivo gracias a ella y comparto su mente, sus emociones y su sabiduría.

En segundo lugar, para saber si estoy despierto debo de haber tenido un colapso muy grande, una crisis, un proceso en el que todos mis miedos se me pusieron delante y pude no sólo hacerlos concientes, sino transformarlos en emociones positivas.

Un científico dijo que lo que nos distingue de los animales es la capacidad para transmutar emociones. pero observando a mi perro, me he dado cuenta que los animales también son capaces de transmutarlas.

Otro síntoma de mi despertar es un cambio de actitud hacia la vida en general. Ya no me quejo de nada, y muy por el contrario me he convertido en una persona totalmente agradecida.

Estás despierto cuando al despertar por las mañanas tienes ganas de vivir y te entusiasma salir de la cama para comenzar a hacer todas esas cosas que quieres hacer. Tu día se convierte en una nueva posibilidad de CREAR.

Una persona despierta ACEPTA lo que viene, ha aprendido a doblarse como la caña de bambú ante las dificultades. No lucha contra nada, nada con la corriente, se convierte en una persona fluida con las circunstancias y con las personas que se encuentra día a día.

Una persona despierta es capaz de transmitir AMOR en cada uno de sus actos. Sus palabras son amorosas, sus manifestaciones físicas y sus obras.

Una persona despierta es responsable por lo que hace y por lo que dice, pero además SABE que todo lo que le sucede, está sucediendo en su interior.

LAS GUERRAS QUE VEO EN LA TELEVISION SON MIS PROPIAS GUERRAS INTERNAS.

SI ME PELEO CON UN AMIGO, ME ESTOY PELEANDO CONMIGO MISMO.

LA POBREZA QUE VEO EN LA CALLE ES MI PROPIA IMPOSIBILIDAD DE AUTOABASTECERME.

LA VIOLENCIA QUE VEO, ES MI PROPIO DOLOR QUE AUN NO HA ENCONTRADO UNA SALIDA.

LA IMPOTENCIA QUE SIENTO ES EL BLOQUEO DE MIS PROPIOS CENTROS ENERGETICOS.

LA TRISTEZA QUE SIENTO ES MI IMPOSIBILIDAD PARA SOLTAR EL PASADO.

EL ODIO QUE SIENTO HACIA LOS HOMBRES QUE ASESINAN Y TORTURAN, ES EL PROPIO ASESINO Y TORTURADOR
QUE AUN VIVE EN MI MENTE.

El que está despierto se siente UNO con todos los demás.

El que está despierto se siente uno con la Madre Tierra, porque sabe que vive en su cuerpo y que ella le protege de todos los peligros del espacio. Es conciente de el amor entre la Tierra y el Sol, que nos envía su plasma/esperma para fertilizarnos y mantenernos vivos.

El que está despierto sabe que cada palabra que sale de su boca implica una responsabilidad universal.

El que está despierto vive en tiempo presente amando cada momento, con atención plena.

El que está despierto se puede comunicar con las plantas y con los animales.

El que está despierto reconoce a quienes están despiertos y les abraza incondicionalmente con amor, les protege y les cuida para que no vuelvan a dormirse.

El que está despierto es conciente de su poder de cambiar la realidad al instante.

Les invito a seguir la lista de “El que está despierto” con sus propias opiniones, y les mando un abrazo grande, muy grande de alguien que aún está en el quinto sueño y tiene ganas de que venga el máximo solar y le despierte definitivamente.

Visto en: Vedim’s Blog

Fuente:  Bianca Atwell

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: