Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mecanica cuántica’

Queda resuelta la paradoja onda-partícula de la mecánica cuántica, por la teoría del todo de Valdeandemagico. El electrón se transmite como onda, pero el observador para medirlo, crea la partícula. Es decir, no hay dualidad, ni paradoja, sino que siempre se mueve como onda, pero para detectarlo necesito crear la partícula, y lo hago con un disco de acreción, con un embonador de frecuencias.


Ya hemos visto que el Universo es Inteligente, que hace Diseños Inteligentes y que para ello utiliza Fotones Inteligentes, y hoy queremos centrarnos en la famosa paradoja onda-partícula, esa dualidad que está presente en todos los debates de mecánica cuantica, ese misterio que permanece para los científicos oficiales, pero que para la teoría del todo de Valdeandemagico, es muy sencillo de resolver. Para ello hay que ver el dibujo central del mapa que aparece siempre en la parte superior del blog, hablamos de esa espiral, de ese disco de acreción, de ese vortex, de ese embonador de frecuencias… pues bien, ese embonador de frecuencias es el que usa todo observador para ver algo, o para medirlo, y ese embonador de frecuencias lo que hace es concentrar las ondas que recibe y generar un pulso, es decir, ese embonador de frecuencias que existe en todo observador, es el que crea la partícula e influye en el entorno, ya que en el proceso de crearla, primero a tenido que absorber la onda.

El observador sí influye en el resultado, ya que es quien crea la partícula

Simplemente de un plumazo, y utilizando la teoría del todo de Valdeandemagico, hemos resuelto la paradoja onda-partícula, dejandolo en que el electrón viaja como onda, y el observador para medirla es quien crea la partícula. Todo, absolutamente todo lo que llamamos matéria está formado por sistemas autoorganizados, que absorben ONDAS, y esa absorción es lo que llamamos gravedad, o campos magnéticos, y lo lleva hacia el centro, en donde colapsa, y se crea una conjugación de fases, emitiendo como si fuera un concentrado de las ondas absorbidas, y ese concentrado es lo que llamamos PARTÍCULAS, pero al ser emitida sale girando en forma de vortex, luego poco a poco se va convirtiendo de nuevo en ONDA. Al viajar, se expande, y es onda, y al observar, lo concentro y a ese concentrao llamo partícula. Y AL OBSERVAR INFLUYES, YA QUE SE PRODUCE UN EFECTO DE ABSORCIÓN. Sencillo, ¿no? Cuando va a observar o medir algo, pones ahí un disco de acreción, o un embonador, que absorbe la onda a la que esté sincronizado, y lo concentra.

No hay dualidades, ni paradojas, ni curvaturas espacio-tiempo, ni problema de medición, ni el gato está vivo y muerto a la vez, ni Dios juega a los datos, ni somos una suma de probabilidades, ni existen universos paralelos… Todo es mucho más sencillo, simplemente necesitamos una forma radicalmente diferente de ver las cosas, y esa es la teoría del todo de Valdeandemagico.


 

Read Full Post »

ScreenHunter_02 Mar. 20 21.43

El Mundo cambia.

Cada día más científicos salen del armario. Dejan la rigurosidad y ascetismo propio de la ciencia en pos de la voluptuosidad sensualista que deviene al éxtasis meditativo. Se vuelven fervorosos místicos lanzando desde sus fundaciones fascinantes mensajes que doblegan al corazón para hacernos meditar y trabajar voluntariosamente en nuestro interior, donde reside el verdadero poder para la correcta percepción de la verdad última: la REALIDAD.

John Hagelin es uno de ellos. Licenciado de Harvard University, es catedrático de Física Cuántica, Director del Movimiento Transcendental de Meditación de USA y Director del Instituto de Ciencias, Tecnología y Política Pública de Maharishi University of Management. Fue también un investigador en la Organizacion Europea de la Investigación Nuclear (CERN) y uno de los protagonistas de la película ¿Y tú que sabes?

Aunque tiene multitud de referencias, artículos, libros y entrevistas, he seleccionado un par de éstas últimas que resumen su posición bifocal sobre el CAMPO UNIFICADO y la MEDITACIÓN.  Los puntos fuertes de la primera entrevista:

RELACION ENTRE LA FISICA CUANTICA, LA BIOFISICA MOLECULAR Y LA NEUROINMUNOLOGIA

Las tres disciplinas comparten la visión de que creamos nuestra realidad y que tenemos mucha responsabilidad en el mundo en el que vivimos y la forma en que el mundo se comporta hacia nosotros.

P: ¿Qué es la Física de la Conciencia?

Es el campo unificado; el Campo de Supercuerdas. Ahora entendemos que la vida es fundamentalmente UNA. En la base de toda la diversidad de la vida está la Unidad. En nuestra base, tu y yo, somos uno. Esa unidad es la base de la mente y la materia. Es la Conciencia Universal Consciente. Es importante entender que la Conciencia no está creada por la mente. NO ES EL RESULTADO DE PROCESOS QUÍMICOS MOLECULARES DEL CEREBRO. Y al núcleo de la naturaleza lo llamamos Campo Unificado.

EL CAMPO UNIFICADO

El progreso de la ciencia en la 2ª parte del Siglo XX nos ha llevado a explorar niveles más profundos de las leyes naturales, de la molécula, al átomo, al núcleo, a las partículas subnucleares y a eso se le llama la Gran Escala Unificada y lo que hemos descubierto en el núcleo del universo, es que el cimiento del Universo es este campo universal sencillo de Inteligencia. Un campo que unifica la gravedad con el electromagnetismo, la luz con la radiactividad y con la fuerza nuclear y con todas la partículas de la naturaleza. Los quarks, leptones, los protones son todo uno.

Son sencillamente ondas en un solo océano de existencia. Un solo Campo de Inteligencia Universal, un océano de existencia en la base de todo: mente, materia, las fuerzas en nuestro universo.

Todo en el universo son ondas en un océano de existencia. Todo en el universo: plantas, animales, planetas, tu y yo somos ondas de vibración del campo unificado de supercuerdas esencial.

El campo unificado no es material; es un campo de conciencia. Y todas nuestras conciencias separadas es simplemente Conciencia.

Individualizamos nuestra conciencia a través del filtro de nuestro sistema nervioso, pero la conciencia en sí misma, nuestra subjetividad interna, el sí mismo en un gran sentido es universal.

Y saber eso a través de la experiencia se llama Iluminación, tal cual se ha llamado a través de los tiempos.

P: Suena como si fuéramos el dominio de la física donde los leptones se hacen cada vez más pequeños pero dice que en la base hay INTELIGENCIA…

Buena pregunta…Todos los que hemos nacido en el mundo científico estamos acostumbrados al concepto de que vivimos en un universo material, inerte, un universo de materia muerta. Sin embargo, el universo es abrumadoramente consciente en su base. Los que han visto y estudiado la física clásica durante 300 años sabemos que nos referimos a la física de los billares, la macroscópica; la física de los cañones y los planetas. Pero la Mecánica Cuántica incluso a nivel molecular, sin contar incluso a nivel atómico, nuclear y subnuclear, la idea de la partícula se reemplaza por la idea de la FUNCIÓN DE ONDA.

¿QUÉ ES UNA UNA FUNCIÓN DE ONDA?

Técnicamente es un vector en un espacio lineal y eso es lo mismo o se sujeta en lo mismo donde se sujetan los pensamientos. En realidad vivimos en un mundo de pensamientos, es decir es un universo conceptual.

La mecánica cuántica es el juego y demostración de la potencialidad. Lo que quiero decir es que cuanto más profundo te metes en la estructura de las leyes naturales, menos material, inerte y muertas están las cosas; las cosas se vuelven vivas, conscientes, posibles. Y cuando llegas a la fundación o base de todo, el campo unificado, es sencillamente un campo de Ser puro, inteligencia pura. La inteligencia porque es la FUENTE DE TODAS LAS LEYES DE LA NATURALEZA, es todas las fuerzas fundamentales, de todas las partículas fundamentales, de todas las leyes que gobiernan la vida en todas las escalas del Universo; todo esto tienen el anclaje en el campo unificado. El campo más concentrado de inteligencia. Y no es material. Es dinámico, autoconscientemente inteligente. Esas son las propiedades del campo unificado.

P: ¿Podrías usar el mismo término para describir este campo como INFORMACIÓN? ¿Es similar o es otra forma de describir lo mismo?

Es muy parecido. La Mecánica Cuántica es el juego y demostración de información, de potencialidad, de ondas de información, de ondas de electrones potenciales. Y la palabra POTENCIAL, es muy importante. No se trata de un mundo de electrones sino de un mundo de electrones posibles. La pregunta entonces, es ¿Ondas de qué, realmente? Ondas de un océano universal, un océano de existencia abstracta potencial. Eso es de lo que estamos hechos. La física más rigurosa se trató de agarrar a la realidad más física para entender su estructura. Es decir, cuáles eran los materiales de los que estaba hecha la vida. En la base de todo, la vida, el universo se resbala entre los dedos de las manos. Todo es mucho más abstracto, es conciencia abstracta pura que se eleva en ondas de vibración que dan lugar a las partículas de las que está hecho todo en el universo.

EL OBERVADOR

P: No entiendo la diferencia que hacen algunos físicos cuánticos que le dan mucha importancia al Observador. Sin embargo Usted no.

Hay un nivel más profundo de perspectiva en el cual el observador no existe todavía. No se está separado del observador. El observador con el observado es una totalidad indivisible. La Conciencia de uno mismo es nuestra subjetividad y permanece inalterable a través del tiempo. Es el aspecto que ha estado con nosotros desde la infancia. Eso que da continuidad a nuestra experiencia diaria. El SI MISMO, que es el mismo para ti, para mi o el campo unificado descubierto por la nueva ciencia. Sólo ni conociésemos el nosotros mismos y la brillante que es correríamos a experimentar los estados de conciencia más elevados. Esa experiencia de la subjetividad des-limitada no se pierde ni en la profundidad del sueño.

ENTREVISTA CON BIANCA ATWELL

Interesante los giros que se están produciendo en la propia Ciencia. Sin lugar a dudas la Ciencia es la Ciencia en su máxima amplitud de concepción y se debe inequívocamente a la exactitud lógica, al empirismo insobornable, al rigor inmaculado y a la base inquebrantable que sujeta la observación y el razonamiento, con sus supremas consecuencias. Es evidente que John Hagelin sigue representando un porcentaje minoritario y así debe de ser hasta que la exactitud, y cuidadosa observación de los hechos lleven masivamente a los científicos a adoptar una visión única y homogénea porque tanta es la fé que Occidente ha depositado en la ciencia. Mientras, podemos seguir soñando con la fabulosa visión que proporciona Hagelin para empodernos y sabernos creadores y dueños de una realidad voluptuosa, abierta, flexible, conspiradora y oblícua a los valores que el ser humano verdaderamente ha ensalzado desde que se ha sabido hombre.

Visto en  Medicina Cuantica

Read Full Post »

Todo Es Espiritual / Everything is Spiritual (Más científico no se puede ser al explicarlo)

Una conferencia increible de 1h:20 minutos, donde Rob bell despliega una cantidad de datos impresionante y habla acerca de las raices hebreas de las palabras entre otras cosas y muestra como todos los seres humanos quieran o no, son seres espirituales, por lo cual todo lo que hacemos es de índole espiritual. ES IMPERDIBLE!!

 

Rob Bell ¿Como puedes explicar la precisión del universo?

Aleatoriedad vrs Determinismo?

DETERMINISMO
Piensen en la perfecta combinacion de circunstancias que hicieron posible la creacion del universo, una sola minima diferencia en la distancia entre el sol y la tierra y no existiria vida, asi como miles de circunstancias que con un minimo de diferencia no seria posible el desarrollo de lo que existe.

ALEATORIEDAD (hipotesis)
Todo es simple coincidencia, la existencia no es mas que una compleja pero inevitable cadena de accidentes quimicos y mutaciones biologicas, la vida no tiene sentido ni proposito.

Una mirada cautivadora y hasta humorística, del mundo físico y la existencia humana, así como como del cuerpo y el espíritu. para creyentes y no creyentes, que tienen dudas o interés en cómo la ciencia coexiste con la espiritualidad.
En las escrituras hebreas (la biblia fue escrita en hebreo) no hay una palabra para el concepto “espiritual”. Y Jesús nunca usó la frase “vida espiritual”. ¿Por qué? … Porque para Jesús y su tradición, toda la vida es espiritual.
Pero, ¿qué significa esto realmente?.

Fuente   TheSERGGIOG12

Read Full Post »

Entrelazamiento cuántico o “efecto de Dios”: el pegamento entre el espíritu y la materia

El entrelazamiento cuántico, descrito como el parteaguas entre la física moderna y la clásica y también llamado “el efecto de Dios”, parece servir como un cordón inmaterial que conecta todas las cosas del universo y tiende un puente entre la materia y el espíritu

«Las cosas que han estado alguna vez en contacto entre sí siguen influyéndose mutuamente a distancia tras haberse cortado el contacto físico». James Frazer, La Rama Dorada.

«What is LOVE?- An attempt to create quantum entanglement between two or more macroscopic sentient beings»  @Akposthuman

 

En las últimas décadas la física cuántica ha tomado una enorme popularidad entre los no iniciados, principalmente por virar el materialismo característico de la ciencia hacia antiguas filosofías como el idealismo o religiones tan atractivas para la mente posmoderna como el budismo. Tiende un puente: la ciencia originalmente no se distingue de la filosofía: ambas buscan describir y entender la naturaleza (o el universo). La naturaleza, que en un inicio era concebida como la manifestación visible del espíritu Es parte de la interpretación popular de la física cuántica (ampliamente criticada por científicos que en ocasiones no logran salir de la “caja”) hacer del mundo algo en lo que la mente participa o al menos algo que se parece más a lo mental que a lo inerte y meramente mecánico. A mi juicio atinadamente, el filósofo y físico de Yale Abner Shimony llamó a esta vertiente de la física “metafísica experimental”.

Una de las cosas que ha hecho a la física cuántica tan atractiva para la mente popular, con cierta inclinación a la espiritualidad, es que ha demostrado que el acto de observar un objeto afecta el estado de lo que se observa. Este “efecto del observador” se explica por la interacción inevitable entre un instrumento y el fenómeno que se observa. Por otra parte, el principio de indeterminación de Heisenberg señala que la posición y el momentum de una partícula no pueden determinarse hasta que no es medida –existe en un estado de superposición, está, por así decirlo, en todas partes antes de ser medida u observada. La interpretación popular, que extrapola el mundo micróscopico, espectral e implicado del quantum al mundo macroscópico, que se caracteriza por el dar sentido: la explicación, ha entendido esto como que al observar cualquier fenómeno, al percibir algo, lo modificamos: la mirada transforma, e incluso, bajo cierta influencia del new age, al percibir (o al creer en) algo lo estamos (co)creando. El escritor Robert Anton Wilson, desarolló toda una  teoría de psicología cuántica agnóstica de la realidad bajo este principio: 

Cada modelo que construimos nos dice más sobre nuestra mente que sobre el universo… el universo es más grande que cualquiera de nuestros modelos… cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo (la mente humana).

Entre el tesoro de rarezas que descubrió la física cuántica al penetrar en el átomo, probablemente la más significativa y maravillosa sea el entrelazamiento cuántico.  Desde 1935 el físico Erwin Schrödinger notó una propiedad peculiar en la materia subatómica que llamó  ”entrelazamiento” (entanglement, en inglés).  Esto es, cuando dos sistemas cuánticos entran en contacto entre sí permanecen conectados instantáneamente, como si fueran parte de un todo indivisible.  Schrödinger rápidamente apuntó que esta era la diferencia fundamental entre la teoría cuántica y la física clásica.

Actualmente el entrelazamiento cuántico se entiende como un proceso en el que una sola función de onda describe dos objetos separados, los cuales comparten una misma existencia no obstante cuán lejos puedan estar entre sí, como si estuvieran unidos por un cordón umbilical invisible o una onda que, en teoría, se puede propagar por todo el universo. Dos partículas que se han entrelazado tienen una descripción definida juntas, pero cada partícula por separada yace en un estado completamente indefinido: podemos decir que no existe la una sin la otra (aunque una partícula pudiera estar en las Pléyades y la otra entrando a tu púpila en la Tierra: photons that did tango, can never untangle). El entrelazamiento cuántico, que ha sido observado principalmente entre fotones, ha sido descrito por Henry Stapp en los términos de “luz gemela”, una “disposición correlacionada a responder”.

Albert Einstein desdeñó este aspecto de la mecánica cuántica, con su famosa frase “de acción fantasmal a distancia”. Einstein, por supuesto, había impuesto un límite de velocidad al universo, y no concebía posible un efecto superlumínico. Sin embargo, el físico irlandés John Bell demostró con su famoso teorema que el entrelazamiento cuántico sí ocurre (algo que ha sido confirmado en repetidas ocasiones, como es el caso del famoso experimento de Aspect).

Ahora bien, este misterioso efecto de entrelazamiento a distancia difíicilmente se explica por una fuerza física que pueda viajar más allá de la velocidad de la luz para transmitir un estado cuántico entre dos partículas (de existir ciertamente se mantiene fantasmal).  Bell describió esta conexión entre partículas como “no-local”, es decir que no tiene una ubicación en el espacio. Dice Nick Herbert:

Las interacciones no-locales, de existir, serían una especie de vudú de la física en el que una partícula influye en la otra, no a través de una fuerza de campo convencional, sino simplemente porque se han tocado alguna vez en el pasado distante.

Pese a observarse en el laboratorio repetidas veces este fenómeno que afecta a los bloques fundacionales de la materia que conforma a todas las cosas del universo, existe cierta reluctancia a darle importancia al entrelazamiento cuántico. Nuestra vida en el mundo macro discurre sin detenernos a pensar en lo que significa que todas las partículas que han estado en contacto entre sí tengan esta propiedad de conexión cuántica instántanea: no se nos ocurre pensar que estamos entrelazados con ciertas personas, con ciertos objetos, con ciertas ideas que siguen influyéndonos a distancia. Recientemente, sin embargo, científicos han notado que diversos fenómenos “macroscópicos” –como la fotosíntesis y la navegación de las aves– parecen estar ligados al entrelazmiento cuántico. Aún más interesante es la teoría de que nuestro ADN se mantiene unido debido a esta conexión cuántica.

Elisabeth Rieper y colegas de la Universidad Nacional de Singapur dicen que este entrelazamiento es lo que mantiene unida la doble hélice del ADN. Según el sitio Technology Review de MIT, Rieper y sus colegas usaron un modelo teórico del ADN en el que cada nucleótido consiste en una serie de electrones orbitando un núcleo cargado positivamente. El movimiento de la nube negativa es un oscilador armónico. Cuando los nucleótidos se unen para forma un par de bases, las nubes deben de oscilar en direcciones opuestas o la estructura no será estable. Rieper y sus colegas se preguntaron, qué  le sucedería a esas oscilaciones si los pares bases estuvieran apilados en una doble hélice. La hélice debería de vibrar y deshacerse, pero esto no sucede ya que las oscilaciones ocurren como una serie de estados de superposición –lo que significa que oscilan en todos los estados posibles al mismo tiempo. Un entrelazmiento cuántico lo mantiene todo unido. [Daily Galaxy]

Que el ADN esté unido por entrelazamiento cuántico es altamente significativo, y por otra parte algo que podría anticiparse bajo cierto entendimiento de la selección natural y la evolución. Siendo que el ADN es fundamentalmente un programa (bio)informático que ha logrado replicarse con éxito — una especie chip cósmico o libro orgánico (¿el axis mundi de la galaxia?)– y que la forma más efectiva de transmitir información de la cual tenemos conocimiento es el entrelazamiento cuántico, es lógico pensar que el código genético esté vinculado entre sí de esta forma: con el pegamento más potente del universo (curiosamente es esa “oscilación de todos los estados posibles al mismo tiempo” lo que le da cohesión,  una especie de omni-potencia cuántica).

Además de la teoría expuesta por los investigadores de la Universidad de Singapur, el Premio Nobel de Química Luc Montagnier publicó el año pasado un trabajo en el que sugiere que el ADN emite señales electromagnéticas que imprimen su estructura en otras moléculas, algo similar a una teleportación de información, o en otras palabras entrelazamiento cuántico. El experimento realizado por Montagnier ha generado gran controversia y poca aceptación entre la comunidad científica, de cualquier forma avanza hacia una elegante intuición –que parece reflejarse en  la naturaleza. Aún menos aceptado es el trabajo del científico ruso Pjotr Garjaje quien sostiene que el ADN es similar a un internet cósmico. Lo siguiente del libro Vernetzte Intelligenz de Grazyna Fosar y Franz Bludor (traducción de fragmentos aquí): 

De hecho, Pjotr y su equipo encontraron más paralelos aún entre la genética y la informática. Especulan que la estructura del “ADN basura” (el “segundo código” similar a la gramática del lenguaje humano) y su posibilidad de modificación, se deben a que el ADN no acumula toda la información necesaria en cada momento, sino que intercambia información permanentemente (la recibe, modifica y emite), de la misma forma que lo hace una computadora conectada a la web. Cada persona sería, siguiendo esta línea argumental, un nodo de una red o sistema (como Internet) que involucraría a muchos más individuos-nodos. 

Hay que aclarar que Pjotr es una figura oscura, aparentemente miembro de la Academia de Ciencia de Moscú según algunos sitios web,  de quien se tiene poca información y quien cree que el ADN no sólo puede modificarse a través de la interacción de rayos de luz coherente (como lásers), también a través de las palabras –de manera similar a lo que sostiene Masuro Emoto con las moléculas de agua. Aclarando esto –que nos alejamos de la ciencia establecida– la posibilidad de que el ADN de un ser vivo no sólo esté en un estado de entrelazamiento cuántico con cada una de sus células, sino con otros miembros de su especie (y quizás con todo el universo) es muy interesante. Es una forma de explicar la fascinante teoría de los campos mórficos del biólogo Rupert Sheldrake, quien sostiene que existen campos de información  que organizan el desarrollo de una especie y sirven com una memoria de la naturaleza –de tal forma que se pueden transmitir hábitos y mutaciones de manera horizontal, sin tener que pasar de generación a generación.

En 1920 el embriólogo Alexander Gurwitsch descubrió que los seres vivos emiten fotones “ultra-débiles” dentro del espectro ultravioleta. Gurwitsch los llamó “rayos mitogénicos”, ya que creía que estos fotones tenían un papel importante en la división celular del campo morfogenético, es decir, en el desarrollo de la estructura morfológica de un ser vivo.

En la década de los 70 el profesor Fritz Albert Popp descubrió que esta emisión de luz, a la que llamó biofotones, se presentaba en un rango de entre 200 y 800 nm y que exhibía un patrón periódico y coherente. Popp teorizó que los biofotones son producidos por el ADN en el núcleo de las células. Esto fue demostrado en los años ochenta. El Dr. Jeremy Narby  escribió en su libro The Cosmic Serpent:

Como el axis mundi de las tradiciones chamánicas, el ADN tiene una forma de escalera torcida (o una viña); de acuerdo a mi hipótesis, el ADN era, como el axis mundi, la fuente del conocimiento y las visiones chamánicas. Para estar seguro tenía que entender cómo el ADN podía transmitir información visual. Sabía que emitía fotones, que son ondas elctromagnéticas, y me acordé de lo que Carlos Perez Shuma me había dicho cuando comparó a los espíritus con ‘ondas de radio’. Una vez que prendes la radio, las puedes sintonizar. Es lo mismo con los espíritus; con la ayahuasca los puedes ver y escuchar. Así que investigue la literatura sobre fotones de origen biológico […]

Narby formuló la hipótesis de que cuando los ayahuasqueros del Amazonas dicen comunicarse con los espíritus de las plantas, de sus ancestros o de la naturaleza, en realidad se están comunicando con el ADN de esas plantas o con su propio ADN (el cual tiene un campo holográfico) –y de esta forma obtienen información sumamente difícil de obtener por métodos de prueba y error, como fue en su momento el descubrimiento del curare. «Esta es la fuente del conocimiento: el ADN, viviendo en el agua y emitiendo fotones, como un dragón acuático escupiendo fuego». 

Existe en la profundidad del misticismo humano una identidad entre el espíritu y la información, que ha sido recuperada con la física cuántica y con la era de la informática. Del gnosticismo al Internet. De Hermes a MSN. It from bit. Heisenberg escribió “los átomos no son cosas, son sólo tendencias, así que en vez de  pensar en cosas, debes de pensar en posibilidades. Todos son posibilidades de conciencia”. Ervin Lazlo ha dicho que “la información es el software del universo“. Vemos hoy  calaramente que la información es lo que programa a la materia, lo que de alguna manera arde al interior del cuerpo (la manifestación más conspicua de aquello que llamamos alma –”el sol invisible”–  es la información, el código). La versión de Erik Davis del Génesis:

En el principio era la Info, y la Info estaba con Dios, la Info era Dios.

Davis, en su texto Images of Spiritual Information añade:   “El medio es el mensaje y el mensaje es el espíritu al interior que viene de fuera, señal y ruido cruzando las fronteras entre sí en el flujo feroz del desdoblamiento”.

Si el Logos o Espíritu en verdad es omnipresente entonces debe de contar con los servicios de mensajería instantánea del entrelazamiento cuántico.  No por nada el escritor Brian Clegg ha titulado su libro sobre el entrelazamiento cuántico “El Efecto de Dios“, como si este fuera el resultado de la materialización de la divinidad en el universo: el sello elástico de la unidad.

Según el físico Nick Herbert, el teorema de Bell revela que los hechos que experimentamos en el mundo “[…] no pueden ser simulados por una realidad local subyacente. Cualquier realidad que se ajuste a los hechos debe de ser no-local… El teorema de Bell muestra que debajo del mundanal ruido de nuestra existencia local yace oculta una realidad cuántica vudú conectada superlumínicamente que es necesaria para que este mundo ordinario opere”.

Esta realidad subyacente, es lo que David Bohm llamó el orden implicado, un mar de energía del cual se desprende nuestra existencia apenas como la onda que se forma sobre la superficie de un lago cuando se lanza una piedra. Es también lo que Arthur Schopenhauer llamó el Mundo de la Voluntad (nuestra realidad explícita es el Mundo de la Representación: el Maia, la Matrix). Es también el mundo del Nagual, que expone Don Juan Matus según Carlos Castaneda y que podría ser parte de la tradición oculta tolteca. Es el mundo del Espíritu, el Brahman. El entrelazamiento cuántico parece ser el cordón umbilical (de luz comunicante) entre la dimensión de unidad divina absoluta y el mundo material de la multiplicidad, que es una falsa caída o división, ya que, por el mismo entrelazamiento cuántico, el Espíritu sigue irradiando, transmitiéndose a sí mismo a través de nosotros. In-formándonos.

Con información de Quantum Tantra y de MIT Technology Review

Twitter del autor: @alepholo

Tomado de Pijamasurf

Read Full Post »

michio-kaku

Michio Kaku es catedrático de Física Teórica de la Universidad de Nueva York, cofundador de la teoría de cuerdas y un popular divulgador científico de la BBC y Discovery Channel. Su popularidad crece en la red debido a sus esfuerzos por acercar los misterios cuánticos a una audiencia ansiosa por conocer más sobre este nuevo modelo teórico.

Os dejamos un vídeo de 5 minutos en el que explica qué somos exactamente de acuerdo al modelo cuántico. El universo es un misterio y parece que estamos aún muy lejos de aceptar las teorías demostradas de la física cuántica, en gran medida debido a la confianza ciega que la sociedad otorga al obsoleto método científico tradicional.

Fuente:

Visto en Create and Share

Read Full Post »

Si la conciencia es un fenómeno cuántico, como la evidencia sugiere, entonces es probable que la información (memoria) que comprende nuestra conciencia (o alma) persista más allá de la muerte, integrándose a la conciencia del universo

El canal estadounidense Science Channel tiene una interesante serie, Through the Wormhole, narrada por la sempiterna voz de Morgan Freeman, sobre los grandes misterios de la ciencia y de la mente humana. En un reciente capítulo se discute el fenómeno de la vida después de la muerte.

Uno de los científicos de frontera que más hondo a entrado en este “agujero de gusano”, es el físico y anestesiólogo Stuart Hameroff. El Dr Hameroff, junto con el eminente físico Roger Penrose, ha formulado una notable teoría que considera que la conciencia es un fenómeno cuántico y como tal es una propiedad fundamental de todo el universo.

“Nuestras almas están construidas de algo mucho más fundamental que las neuronas, están construidas por la misma tela del universo. Creo que la conciencia o su precursor, llamémosla protoconciencia, ha existido en el universo desde siempre, quizás desde el Big Bang.

Lo cual recuerda la creencia budista e hinduísta de que la conciencia está intrincada al universo como un hilo en una tela,  y tal vez es lo único que existe.

La ominosa voz de Morgan Freeman nos dice que “La la conciencia cuántica podría explicar las experiencias cercanas a la muerte”, a lo que Hameroff responde:

“Digamos que el corazón se detiene, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero la información cuántica que existe en los mircotúbulos no es destruida, no puede ser destruida, sólo se distribuye  en el universo entero, si el paciente es resucitado, esta información cuántica puede regersar  a los microtúbulos y el paciente puede creer que vio una luz blanca, un tunel, o flotó fuera de su cuerpo. Ahora si no son revividos y el paciente muere, tal vez esta información cuántica pueda existir fuera del cuerpo, indefinidadmente, como su alma”.

En una entrevista anterior con el sitio Daily Grail, Hameroff dijo:

“Bajo condiciones normales la conciencia ocurre en el nivel fundamental de la geometría del tiempo espacio confinado al cerebro. Pero cuando el metabolismo que conduce la coherencia cuántica (en microtúbulos) se pierde, la información cuántica se filtra hacia la geometría del tiempo espacio en el universo como totalidad. Siendo holográfica y entrelazada no se disipa. De aquí que la conciencia (o la subconciencia, como la de un sueño) pueda persistir”.

Hameroff hace referencia a la propiedad de las partículas subatómicas de formar estados de entrelazamiento cuántico entre sí, estos estados son tales que un grupo de partículas forma sistemas holísticos de intercambio de información instantánea no obstante que las partículas estén a millones de kilómetros de distancia. El alma y nuestra memoria podrían ser sistema cuánticos. Holográficos en el sentido en el que en cada partícula de este sistema podría contener la totalidad de la información del mismo, como si en un fotón existiera toda la información de todas las estrellas. Quizás el alma o la conciencia cuántica que habita un cuerpo al morir regresa a este estado de entrelazamiento cuántico con todas las partículas del universo, en lo que Phillip K. Dick entiende por anamnesis: un aspecto de la gnosis en el que la información (o la memoria) de un individuo es recolectada por el sistema como un todo, alimentándose de esta memoria para construir un nuevo circuito en el funcionamiento del programa o universo. Literalmente el universo se alimenta de nuestra información, absorbe nuestra alma (pero más que perdernos ganamos ser todo el universo.)

Vivimos entonces en “piel holográfica” aquel inolvidable verso de Borges: “ser para siempre; y no haber sido”.

 

 

Fuente:  Pijamasurf

Read Full Post »

La imagen monista y evolutiva de la realidad, desarrollada por la ciencia, exige una nueva hermenéutica religiosa

La imagen del hombre en la ciencia moderna, ¿permite hablar de la naturaleza espiritual del hombre? Una atención rigurosa a la imagen científica del ser humano permite distinguir la realidad del “alma” humana. Por otro lado, la doctrina cristiana sobre el hombre puede asumir íntegramente la idea natural del hombre, cuyo único horizonte es la muerte, y situar en la “llamada” sobrenatural de Dios la introducción del ser humano en una condición espiritual que lo relaciona con una dimensión metafísica. Por Javier Monserrat.

Hombre de Vitruvio, por Leonardo da Vinci. Fuente: Wikimedia Commons.

Hombre de Vitruvio, por Leonardo da Vinci. Fuente: Wikimedia Commons.
¿Cuál es la ontología moderna de la ciencia y cómo desde ella podemos hoy abordar una hermenéutica apropiada de las creencias, del kerigmacristiano? La hermenéutica antigua produce hoy problemas evidentes que dificultan una proclamación potente y eficaz del kerigma cristiano. Por la inviabilidad del paradigma antiguo, la lógica de la creencia cristiana debía conducir a la iglesia a comprometerse en la búsqueda de una nueva hermenéutica. Sin prejuzgar el resultado, debería dirigir el proceso abierto de discusión sobre el mundo moderno orientado a encontrar la forma hermenéutica correcta para proclamar el kerigma cristiano ante la sociedad actual. Sin duda que las aportaciones de filósofos y teólogos serían enriquecedoras para este proceso de reflexión. En este artículo, ciñéndonos a la idea del hombre, vamos a referirnos a los perfiles antropológicos de la nueva hermenéutica a que debería conducir la nueva imagen de la ontología del universo.En concreto pienso, sin creer obviamente que haya dicho la última palabra, cosa que sería una ingenuidad, que mi propuesta, ya argumentada en el blog Hacia el Nuevo Concilio, es una reflexión de altura sobre la imagen científico-filosófica y socio-política de la realidad en la modernidad y sobre la alternativa hermenéutica que desde ella se hace posible para entender con mayor profundidad y proclamar el kerigma cristiano. La verdad no conozco que existan otras propuestas que sean comparables a la mía en densidad argumentativa. Pero sería deseable que surgieran, de tal manera que ante una “proliferación de propuestas”, en el sentido epistemológico de Feyerabend, la iglesia cristiana misma pudiera dirigir el proceso reflexivo que, a mi juicio, debiera concluir en el nuevo concilio. Sin embargo, ¿qué es entonces la ontología moderna? ¿Cómo y por qué nos lleva a una nueva hermenéutica del kerigma cristiano?

La presente exposición en su conjunto es una respuesta argumentada a lo que debería ser la nueva hermenéutica moderna del cristianismo. Aquí, evidentemente, trato de insistir en un punto muy concreto que, por mi propia experiencia, tiene un valor crucial para muchos. Me refiero a la constitución humana. A la pregunta qué es el hombre; o sea, cuál es su ontología real dentro de la ontología del universo. En terminología más cristiana preguntaríamos qué es el hombre dentro del universo creado: cómo ha creado Dios al hombre, cómo lo ha hecho en el marco de la forma general en que ha creado el universo. El hecho es que la hermenéutica greco-romana llegó a imponer en la cultura cristiana una imagen dualista del hombre fundada en las filosofías antiguas de origen griego, interpretadas después por la escolástica. Pero el hecho es que el mundo moderno ofrece una imagen monista y evolutiva de la realidad, y también del hombre. ¿Qué es el hombre? Desde la imagen moderna del hombre, si aceptamos los resultados de la ciencia en la modernidad, ¿es posible entender el kerigma cristiano? Creemos que sí, y vamos a exponerlo.

El hombre en la ciencia y en la filosofía moderna: materia y vida

¿Qué debiera hacer la iglesia ante la imagen del hombre en la ciencia moderna? Sugeriríamos una respuesta: simplemente admitir sus resultados por la sencilla razón de que, en principio, la ciencia proporciona el conocimiento más fiable. En principio, el cristiano deberá pensar, por tanto, que el mundo real que ha sido creado por Dios es tal como la ciencia describe. En consecuencia, la reflexión filosófica sobre el hombre deberá asumir los resultados básicos de la ciencia. Pero esta admisión de la ciencia tiene, claro está, un límite para el creyente: el kerigma cristiano. Esto quiere decir que si la imagen científica del hombre no fuera compatible con el kerigma cristiano, entonces el creyente debería ponerla en duda. Es lo que pasó a lo largo de siglos cuando la ciencia ofrecía una imagen “reduccionista” (mecánica, determinista, robótica) del hombre, incompatible con una idea religiosa de las cosas. Esta es una de las causas de que la iglesia permaneciera en el paradigma antiguo: porque la modernidad, tanto en lo científico-filosófico como en lo socio-político, era difícilmente “asimilable” por la iglesia y sus creencias. La iglesia no aceptó ciertos planteamientos de la modernidad “naciente” y la historia posterior ha mostrado que, en efecto, fue un acierto. La modernidad no había llegado todavía a un estadio de madurez apropiado para poder establecer un diálogo fecundo con el cristianismo. Sin embargo, hoy en día está configurándose una nueva imagen científica del universo, de la vida, del hombre, de la sociedad y de la historia, que ya no responden al puro reduccionismo antiguo. ¿Cuál es esta nueva imagen científico-filosófica del hombre? Tracemos, en síntesis, sus perfiles más importantes. Es algo esencial ya que, en definitiva, defenderemos, como después veremos, que es compatible con la imagen cristiana del hombre.

1) El universo nació en el big bang como una inmensa energía expansiva, dinámica, que produjo la aparición de la materia en la forma de partículas elementales. Puede decirse, por tanto, que la realidad física es energía y materia, radiación ondulatoria y corpúsculo. Los corpúsculos serían, en último término, “radiación plegada”. Esta realidad física primordial respondía a unas propiedades que la ciencia ha acabado conociendo en parte, tal como se explica en la mecánica cuántica. Una de estas propiedades es la llamada “coherencia cuántica” que hace a la realidad física constituir campos unitarios coherentes donde es imposible distinguir partículas individuales diferenciadas, siendo la realidad un solo campo de vibración unitaria o coherente. La radiación primordial del big bang fue enfriándose y fraccionándose en pequeñas vibraciones que al plegarse o encapsularse produjeron los corpúsculos o partículas elementales. Algunas de estas partículas, en circunstancias apropiadas, podían entrar en coherencia cuántica (así, las llamadas partículas bosónicas) y, en otras, volver al estado corpuscular, en procesos de coherencia y decoherencia cuántica. La luz, por ejemplo, sería una partícula bosónica (fotón) que podría también entrar en campos electromagnéticos de coherencia cuántica. (más…)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: