Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘inteligencia universal’

ScreenHunter_02 Mar. 20 21.43

El Mundo cambia.

Cada día más científicos salen del armario. Dejan la rigurosidad y ascetismo propio de la ciencia en pos de la voluptuosidad sensualista que deviene al éxtasis meditativo. Se vuelven fervorosos místicos lanzando desde sus fundaciones fascinantes mensajes que doblegan al corazón para hacernos meditar y trabajar voluntariosamente en nuestro interior, donde reside el verdadero poder para la correcta percepción de la verdad última: la REALIDAD.

John Hagelin es uno de ellos. Licenciado de Harvard University, es catedrático de Física Cuántica, Director del Movimiento Transcendental de Meditación de USA y Director del Instituto de Ciencias, Tecnología y Política Pública de Maharishi University of Management. Fue también un investigador en la Organizacion Europea de la Investigación Nuclear (CERN) y uno de los protagonistas de la película ¿Y tú que sabes?

Aunque tiene multitud de referencias, artículos, libros y entrevistas, he seleccionado un par de éstas últimas que resumen su posición bifocal sobre el CAMPO UNIFICADO y la MEDITACIÓN.  Los puntos fuertes de la primera entrevista:

RELACION ENTRE LA FISICA CUANTICA, LA BIOFISICA MOLECULAR Y LA NEUROINMUNOLOGIA

Las tres disciplinas comparten la visión de que creamos nuestra realidad y que tenemos mucha responsabilidad en el mundo en el que vivimos y la forma en que el mundo se comporta hacia nosotros.

P: ¿Qué es la Física de la Conciencia?

Es el campo unificado; el Campo de Supercuerdas. Ahora entendemos que la vida es fundamentalmente UNA. En la base de toda la diversidad de la vida está la Unidad. En nuestra base, tu y yo, somos uno. Esa unidad es la base de la mente y la materia. Es la Conciencia Universal Consciente. Es importante entender que la Conciencia no está creada por la mente. NO ES EL RESULTADO DE PROCESOS QUÍMICOS MOLECULARES DEL CEREBRO. Y al núcleo de la naturaleza lo llamamos Campo Unificado.

EL CAMPO UNIFICADO

El progreso de la ciencia en la 2ª parte del Siglo XX nos ha llevado a explorar niveles más profundos de las leyes naturales, de la molécula, al átomo, al núcleo, a las partículas subnucleares y a eso se le llama la Gran Escala Unificada y lo que hemos descubierto en el núcleo del universo, es que el cimiento del Universo es este campo universal sencillo de Inteligencia. Un campo que unifica la gravedad con el electromagnetismo, la luz con la radiactividad y con la fuerza nuclear y con todas la partículas de la naturaleza. Los quarks, leptones, los protones son todo uno.

Son sencillamente ondas en un solo océano de existencia. Un solo Campo de Inteligencia Universal, un océano de existencia en la base de todo: mente, materia, las fuerzas en nuestro universo.

Todo en el universo son ondas en un océano de existencia. Todo en el universo: plantas, animales, planetas, tu y yo somos ondas de vibración del campo unificado de supercuerdas esencial.

El campo unificado no es material; es un campo de conciencia. Y todas nuestras conciencias separadas es simplemente Conciencia.

Individualizamos nuestra conciencia a través del filtro de nuestro sistema nervioso, pero la conciencia en sí misma, nuestra subjetividad interna, el sí mismo en un gran sentido es universal.

Y saber eso a través de la experiencia se llama Iluminación, tal cual se ha llamado a través de los tiempos.

P: Suena como si fuéramos el dominio de la física donde los leptones se hacen cada vez más pequeños pero dice que en la base hay INTELIGENCIA…

Buena pregunta…Todos los que hemos nacido en el mundo científico estamos acostumbrados al concepto de que vivimos en un universo material, inerte, un universo de materia muerta. Sin embargo, el universo es abrumadoramente consciente en su base. Los que han visto y estudiado la física clásica durante 300 años sabemos que nos referimos a la física de los billares, la macroscópica; la física de los cañones y los planetas. Pero la Mecánica Cuántica incluso a nivel molecular, sin contar incluso a nivel atómico, nuclear y subnuclear, la idea de la partícula se reemplaza por la idea de la FUNCIÓN DE ONDA.

¿QUÉ ES UNA UNA FUNCIÓN DE ONDA?

Técnicamente es un vector en un espacio lineal y eso es lo mismo o se sujeta en lo mismo donde se sujetan los pensamientos. En realidad vivimos en un mundo de pensamientos, es decir es un universo conceptual.

La mecánica cuántica es el juego y demostración de la potencialidad. Lo que quiero decir es que cuanto más profundo te metes en la estructura de las leyes naturales, menos material, inerte y muertas están las cosas; las cosas se vuelven vivas, conscientes, posibles. Y cuando llegas a la fundación o base de todo, el campo unificado, es sencillamente un campo de Ser puro, inteligencia pura. La inteligencia porque es la FUENTE DE TODAS LAS LEYES DE LA NATURALEZA, es todas las fuerzas fundamentales, de todas las partículas fundamentales, de todas las leyes que gobiernan la vida en todas las escalas del Universo; todo esto tienen el anclaje en el campo unificado. El campo más concentrado de inteligencia. Y no es material. Es dinámico, autoconscientemente inteligente. Esas son las propiedades del campo unificado.

P: ¿Podrías usar el mismo término para describir este campo como INFORMACIÓN? ¿Es similar o es otra forma de describir lo mismo?

Es muy parecido. La Mecánica Cuántica es el juego y demostración de información, de potencialidad, de ondas de información, de ondas de electrones potenciales. Y la palabra POTENCIAL, es muy importante. No se trata de un mundo de electrones sino de un mundo de electrones posibles. La pregunta entonces, es ¿Ondas de qué, realmente? Ondas de un océano universal, un océano de existencia abstracta potencial. Eso es de lo que estamos hechos. La física más rigurosa se trató de agarrar a la realidad más física para entender su estructura. Es decir, cuáles eran los materiales de los que estaba hecha la vida. En la base de todo, la vida, el universo se resbala entre los dedos de las manos. Todo es mucho más abstracto, es conciencia abstracta pura que se eleva en ondas de vibración que dan lugar a las partículas de las que está hecho todo en el universo.

EL OBERVADOR

P: No entiendo la diferencia que hacen algunos físicos cuánticos que le dan mucha importancia al Observador. Sin embargo Usted no.

Hay un nivel más profundo de perspectiva en el cual el observador no existe todavía. No se está separado del observador. El observador con el observado es una totalidad indivisible. La Conciencia de uno mismo es nuestra subjetividad y permanece inalterable a través del tiempo. Es el aspecto que ha estado con nosotros desde la infancia. Eso que da continuidad a nuestra experiencia diaria. El SI MISMO, que es el mismo para ti, para mi o el campo unificado descubierto por la nueva ciencia. Sólo ni conociésemos el nosotros mismos y la brillante que es correríamos a experimentar los estados de conciencia más elevados. Esa experiencia de la subjetividad des-limitada no se pierde ni en la profundidad del sueño.

ENTREVISTA CON BIANCA ATWELL

Interesante los giros que se están produciendo en la propia Ciencia. Sin lugar a dudas la Ciencia es la Ciencia en su máxima amplitud de concepción y se debe inequívocamente a la exactitud lógica, al empirismo insobornable, al rigor inmaculado y a la base inquebrantable que sujeta la observación y el razonamiento, con sus supremas consecuencias. Es evidente que John Hagelin sigue representando un porcentaje minoritario y así debe de ser hasta que la exactitud, y cuidadosa observación de los hechos lleven masivamente a los científicos a adoptar una visión única y homogénea porque tanta es la fé que Occidente ha depositado en la ciencia. Mientras, podemos seguir soñando con la fabulosa visión que proporciona Hagelin para empodernos y sabernos creadores y dueños de una realidad voluptuosa, abierta, flexible, conspiradora y oblícua a los valores que el ser humano verdaderamente ha ensalzado desde que se ha sabido hombre.

Visto en  Medicina Cuantica

Read Full Post »

Las plantas acceden a un increíble espectro de biocomunicación que incluye diversos procesos psíquicos como telepatía, inferencia informativa a distancia y empatía a nivel celular por otros seres vivos.

 la telepatía entre plantas parece haber sido comprobada

 

“Guardamos una mayor conexión con lo invisible que con lo visible”

Novalis

Todos hemos escuchado hablar de, o incluso hemos podido constatar, la sensibilidad de las plantas: su respuesta, favorable o desfavorable, a estímulos como la música o el color, el hecho de que al hablarles bonito crecerán más rápido y más sanas, o que si las expones a situaciones estresantes ello repercutirá negativamente en su desarrollo. Sin embargo, y a pesar de que existen estudios fundamentados al respecto desde hace medio siglo, no muchas personas están familiarizadas con la percepción extrasensorial que manifiestan estos seres.

Comenzaba la segunda mitad de la década de los sesentas. Muchos se encontraban inmersos en un acelerado desdoblamiento de conciencia (mediado por innumerables dosis de LSD y coloridos estampados), otros se encontraban compitiendo por llegar a la luna, y uno de ellos, Estados Unidos, había iniciado una invasión contra Vietnam, a pesar de no haberse aún sacudido el asesinato de John F Kennedy.  Malcolm X moría asesinado, y los Beatles estaban por lanzar su legendario Sgt Peppers.

Pero allá en 1966 no todo era psicodelia y guerras, también estaba por ocurrir algo increíble en una oscura oficina situada en la 5ta avenida de Nueva York. Este era el espacio de trabajo de Cleve Backster, el más prestigiado examinador de detección de mentiras de todo el país. Una noche como cualquier otra, de pronto, impulsivamente, algo le llevó a colocar los electrodos de su polígrafo a una planta, una Dracaena massangeana. Y lo que sucedería a continuación, provocaría en él una revolución personal: notó que al verter agua sobre la planta, el galvanómetro obtenía una reacción similar a la de una persona experimentando emociones. Backster sabía que el más intenso estímulo para generar una reacción emocional en una persona es la noción de sentirse amenazada, así que pensó en exponer la hoja conectada a los electrodos, y ahora, con mayor sorpresa, constató que la planta había reaccionado bruscamente ante la sola idea de ser quemada. Tras un par de pruebas más, intentó visualizar nuevamente la flama quemando la hoja, pero ahora no hubo reacción alguna, como si la planta pudiese diferenciar entre una intención real y una fingida.

A partir de esa noche la carrera de Backster experimentaría un giro radical, ya que dedicaría la mayor parte de su tiempo a profundizar en sus investigaciones sobre biocomunicación y, eventualmente, abandonaría las labores que realizaba para agencias gubernamentales, entre ellas la CIA. Y tras esta decisión participaría en decenas de experimentos, parte de ellos publicados en el International Journal of Parapsychology: “Evidence of a Primary Perception in Plant Life,” (vol. 10, no. 4, Winter 1968, pp. 329-348), que terminarían por arrojar resultados aún más sorprendentes los cuales sugieren diversas habilidades extrasensoriales en las plantas:

Vínculos telepáticos

En una ocasión, Backster se percató de que las plantas establecían un lazo especialmente fuerte con las personas que cuidaban de ella, y que este vínculo no dependía del espacio físico que les separaba. Cuando se encontraba fuera de su oficina y le ocurrían eventos excitantes, fuesen positivos o negativos, sus plantas registraban los cambios bruscos en su estado de ánimo o sus ritmos biológicos. Incluso en alguna ocasión, estando en otra ciudad, Backster tropezó en la calle, lastimándose. Al llegar a su hotel llamó a uno de sus asistentes para corroborar si a la hora de su accidente se había registrado alguna reacción en las plantas, y la respuesta fue positiva, justo a la hora en que el cayó, las plantas manifestaron un notable estrés.  

Empatía celular

En otro experimento que realizó, ya instalado en la fase en donde monitoreaba a sus plantas las 24 horas del día, Backster notó que al momento de haberse hecho una herida en el dedo, con un cuchillo, la planta había registrado el percance. Lo mismo sucedió cuando una araña que se encontraba en el mismo cuarto fue amenazada por una de las muchas personas que visitaban el laboratorio o, de manera más drástica, cuando frente a una planta alguien arrojó unos cangrejos vivos a un recipiente con agua hirviendo. Con el tiempo, Backster detectaría un patrón en el que la planta reaccionaba cada vez que atestiguaba la muerte de tejido vivo, lo cual lo llevo a teorizar sobre una especie de empatía telepática, a nivel celular, que manifiestan las plantas.

Para explorar esta hipótesis, encontró una manera de adherir electrodos a diversas infusiones celulares, tales como amibas, sangre, y esperma. Tras los experimentos se encontró con que estas infusiones también reaccionaban, por ejemplo el esperma manifestaba una reacción cuando su donante se colocaba junto al tubo que lo contenía. Esta comunicación “parece que no para en el plano celular. Puede que atraviese al molecular, el atómico o incluso el subatómico. Todas aquellas cosas que han sido consideradas, convencionalmente, como inanimadas, podrían tener que ser revaluadas” afirmó el investigador, que eventualmente llamaría a este fenómeno “percepción primaria”.  

Desciframiento emocional de información:

Otra de las pruebas consistió en adherir los electrodos a una planta y colocar a un colega junto a ella. A continuación le pregunto su año de nacimiento, y Backster enumeró diez fechas distintas, instruyendo a su colega que respondiera, invariablemente, con un No, aunque una de ellas fuese la correcta.  Luego, al observar el galvanómetro, Backster supo cuando su interlocutor había mentido pues la planta se lo había indicado, reaccionando justo en el instante en que una de las respuestas careció de verdad.

Los anteriores son solo algunas de las líneas de investigación que Backster desarrolló. Por cierto, el trabajo de este estadounidense nos remite a la loable labor que el bioquímico y filósofo de Cambridge, Rupert Sheldrake, ha venido realizando en las últimas tres décadas, y la cual ha derivado en la teoría de los “campos morfogenéticos”, una red invisible de hebras a través de la cual se da un permanente intercambio de información entre individuos de la misma especie. Por otro lado, al leer los sucesivos “descubrimientos” o mejor dicho recordatorios, que Backster develaba, es difícil no remitirnos a las entidades metafísicas que, de acuerdo con el gran Paracelso, habitan en los distintos planos naturales, los elementales.  

Tras haber sido un profesionista, exitoso, internacionalmente reconocido como examinador de mentiras, luego de volcarse al estudio de las facultades extrasensoriales en las plantas, Backster fue descalificado en innumerables ocasiones (como suele suceder con cualquier investigación que amenaza las fronteras tradicionales de la ciencia). Su carrera con las plantas, o mejor dicho su credibilidad, tuvo múltiples altibajos. Hubo ocasiones en que logró demostraciones exitosas de sus teorías, en público, participando desde en programas de televisión hasta prestigiados recintos académicos, como la Universidad de Yale. Mientras que en otras ocasiones aparentemente fracasó ante la nula reacción de sus queridas plantas, lo cual fue crudamente aprovechado por sus críticos.

La mayoría de las culturas actualmente dominantes, o al menos un sector considerable dentro de ellas, parece haber descuidado, tristemente, su relación con un personaje que invariablemente catalizó, a lo largo de la historia, la relación del ser humano con la “realidad”: la naturaleza. Ello a pesar de que prácticamente todas las tradiciones místicas, las religiones, y en si los pilares del desarrollo de nuestra especie, postularon la resonancia con el entorno natural como la máxima premisa evolutiva.

Y tal vez por esta razón es que actualmente sufrimos una especie de amnesia ante las grandes lecciones de la naturaleza, aquellas que emulaban grandes personajes como Paracelso, Novalis, Goethe, o los antiguos alquimistas. Y si recordamos que nuestro concepto de magia emerge a partir de una interacción armónica con las leyes naturales, catalizada a través de una intensión proyectada con precisión, resulta fácil concebir la desbordante sabiduría frente a la cual nos hemos, culturalmente, auto-marginado.

Pero más allá de cuestionar o de entregarnos efusivamente a los experimentos del buen Backster, aclarando que en lo personal me parecen altamente estimulantes, y que inclusive tras conocerlos me es difícil interactuar con las plantas de la misma manera en que lo hacía antes, considero pertinente la siguiente invitación:

Dejemos pues que las plantas hablen, sacudamos los prejuicios, los tabúes y los temores, que empantanan nuestro diálogo con el entorno, purifiquemos nuestra receptividad frente a la sabia natura,  y tengamos presenta la enseñanza de Dogen Zenji, el impecable maestro Zen del siglo XIII: “Aquellos que trabajan con plantas y con árboles, si lo hacen con sinceridad, alcanzarán la iluminación”.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

* Si te interesó este tema te recomiendo que leas “The Secret language of Plants” 

Fuente Pijamasurf

Read Full Post »

Hasta la fecha ningún científico pudo localizar la mente en el cerebro. Sí que el cerebro procesa estímulos procedentes de ella, pero no han podido ni centralizarle ni encontrar sus nodos.

Todavía nos nos hemos puesto de acuerdo en “qué es la mente”, mucho menos tenemos una convicción de dónde está.

La mente sería aquello que necesitamos para preguntarnos qué es la mente, jeje.

La mente humana es no local, del mismo modo que lo son los campos morfogenéticos: “Según esta sugerente teoría —ya experimentalmente demostrable— la memoria no se ubica en el cerebro, sino que es inherente a la naturaleza. Todo parece apuntar a que los sistemas naturales heredan una memoria colectiva de todas las cosas anteriores de su misma especie, sin importar lo lejos que puedan estar ni el tiempo transcurrido desde que existieron”.

Lo que sucede es que estamos programados para darle un sitio a todo en el espacio tridimensional, por lo que nos cuesta entender el concepto de “no-localidad”.

Sí, hay algunas cosas que no tienen lugar. La física cuántica nos muestra las conexiones no locales entre partículas, que pueden estar sincronizadas sin que exista un campo conductor entre ellas. Estamos hablando de un campo universal que es omnipresente.

La mente no local explica la sincronicidad con que se ponen en funcionamiento algunas manifestaciones sin estar conectadas entre ellas. También algunos fenómenos como el comportamiento sincrónico de un colectivo de termitas o de peces.

En el caso de las termitas es muy interesante: si pones a tres o cuatro en una pecera con algo de tierra, no hacen nada. Pero si pones una gran cantidad, comienzan todas a construir  complejas estructuras organizándose sincrónicamente. Todas toman la decisión al mismo tiempo de ponerse a trabajar.

La existencia de campo universal y unificado podría explicar varios fenómenos de la naturaleza, de hecho todo el universo es energía y ese sería el mismo campo no local del que estamos hablando: el campo cuántico.

Einstein rechazaba la teoría de la no-localidad cuántica, le llamaba “acción fantasmagórica a distancia”, porque este fenómeno indicaría que la información para ser sincrónica debería viajar a mayor velocidad que la velocidad de la luz, por o tanto violaba los principios de la Teoría Especial de la Relatividad. Pero más tarde, el físico Alan Aspect demostró que la velocidad de la luz no es un límite absoluto cuando observamos el mundo cuántico. El entrelazamiento cuántico (el fenómeno de la conexión no local entre los fotones) nos muestra cómo todos nosotros estamos entrelazados desde el mismísimo Big Bang, si es que el Universo conocido ha nacido de la explosión de un punto condensado.

Boris Tsirelson halló en 1980 que las correlaciones cuánticas están limitadas por una cota superior: el  límite de Tsirelson.

Pero en 1994, los físicos Sandu Popescu y Daniel Rohrlich descubrieron que una clase particular de correlación puede existir por encima de ese límite, lo que se llama hoy en física “correlaciones post cuánticas”, que son los fenómenos que se dan cuando algunas correlaciones entre las partículas parecen ser más “no-locales” que otras.

Más tarde Rosembaum llevó a cabo un experimento con cristales, que demostró que este fenómeno de no-localidad se manifiesta también en el mundo visible y no sólo en el cuántico.

Después Sheldrake creó un laberinto para determinada especie de ratones de laboratorio. Ese laberinto es un campo morfogenético experimental. En otro laboratorio pusieron a la misma especie de ratones en un laberinto exactamente duplicado.

Cuando los ratones de Sheldrake descubrieron el camino más corto hacia la comida, al mismo tiempo en el otro laboratorio (situado en otro país), los ratones comenzaron a tomar el mismo camino llegando más rápido a la comida. Algo así como el experimento del mono 101.

Esto sucede todo el tiempo con las ballenas del Atlántico Norte y las ballenas del Atlántico Sur. Son manadas que no están conectadas entre sí, sin embargo cuando una de las manadas cambia su canción (una vez al año), la otra comienza a cantar (al mismo tiempo) la nueva melodía.

En la naturaleza hay muchas manifestaciones de estas conexiones de inteligencia colectiva no localizada y se producen interespecies también. No sólo entre seres de la misma especie (lo que podría ser un recurso de supervivencia).

Incluso seres unicelulares sin cerebro demuestras inteligencia y comportamiento.

Pero volvamos a casa y a nuestra mente. Nuestra mente NO ESTA  EXCLUSIVAMENTE EN EL CEREBRO.

Desde Descartes hasta las teorías más recientes, la cuestión llamada “el problema-mente-cerebro” o “el problema alma-cuerpo”, o también el llamado “problema conciencia-cuerpo”, es uno de los problemas fundamentales de la fílosofía, la neurología, la biología y otras ciencias.

Sin embargo ¿por qué creer que mente y cerebro son dos cosas distintas? ¿Por qué seguimos intentando fragmentarlo todo?

¿No será que mente y cuerpo son manifestaciones de una sola esencia?, porque a ver si dejamos de rompernos la cabeza con esta eterna dualidad…

¿No será que lo físico y lo no físico es una dualidad fruto de nuestra ilusión perceptual? (lo visible y lo invisible).

El científico chileno Alejandro Serani Merlo, decía en un congreso de bioética: “…-No es, en consecuencia, el cerebro el que percibe, por más que el cerebro sea necesario para la percepción. Es el animal el que -en tanto que todo unificado- percibe por su cerebro. De lo anterior se desprende que un viviente no es una colección de partes accidentalmente reunidas, sino una totalidad esencialmente unificada, que posee identidad y acciones propias irreductibles. Un viviente no es una colección de moléculas casualmente reunidas sino un tipo especial de realidad natural, con su propia unidad, identidad y leyes específicas irreductibles…”.

Son interesantes las observaciones del invesigador holandés Pin Van Lommel, publicadas en la revista The Lancet (una publicación científica muy respetada en el ámbito de la ciencia oficial), en las que revela la existencia de procesos concientes aún más allá de la muerte clínica. Es decir, que para Lommel, una persona sigue siendo conciente más allá de la inactividad de su cerebro. Estos experimentos demuestran la no localidad de la mente en el cerebro. Su independencia de él.

El problema de que haya tan pocos científicos tratando el tema es la imposibilidad de llevarlo al campo empírico y demostrar la naturaleza de la mente con el visto bueno de los académicos que habrán de aprobar la teoría.

Lo tenemos a  Karl Pribram con su teoría (al fin) no materialista de la mente holográfica, una estructura holónica de energía, una porción del Universo en cada uno de nosotros.

Solo una mente no local e inmaterial puede explicar la mayoría de los fenómenos de los seres vivos. Una mente que sea un campo unificado, como lo es el Universo. Ya no hay por qué dividir entre cuerpo-mente, son interdependientes, forman parte de una unidad.

Y todo tiende a la vuelta al origen, a la UNIDAD.

Porque de allí venimos, y hacia allí vamos.

Fuente: BIANCA ATWELL

Visto en: Conciencia Cuántica

Read Full Post »

Conciencia cuántica: accediendo a toda la información del universo en una percepción

Entrelazado cuánticamente con los hologramas del tiempoespacio, nuestro cerebro puede acceder a toda la información del universo como sistema integral. El físico Ervin Lazlo nos introduce a su teoría de los campos Akashicos: la información como software cósmico.

El cerebro es nuestra interfaz con el mundo, la forma en la que el cuerpo humano conecta con los estímulos externos y los interpreta como la ‘realidad’. Quizás las dos analogías más usadas para describir al cerebro son una antena y una computadora; en el sentido de que la realidad que percibimos y los estados de conciencia a los que accedemos son un poco como transmisiones de radio o TV que recibimos en la interacción con el mundo exterior y nuestra propia computación de esta información: memoria e imaginación. Pero hay evidencia de que nuestro cerebro no sólo opera en un nivel de procesamiento de información bioquímio y bioeléctrico. Opera también a nivel cuántico, la naturaleza de nuestra conciencia está ligada al mundo a través de una resonancia de fase, como nos sugiere el reconocido físico Ervin Lazlo, nuestra conciencia es cuántica, y entendiendo la naturaleza cuántica de nuestra conciencia, entrelazada al mundo, podemos desarrollar una interrelación con todo lo que nos rodea, con los mismos procesos del universo, dando cabida a la posibilidad de que nuestra mente, en su red de relaciones, es el universo entero.

Lo que el cerebro hace es más complejo, veloz y sofisticado que el mero procesamiento bioquímico y bioeléctrico de la física macroscópica.  Miles de reacciones químicas suceden cada segundo en cada célula de tu cuerpo, y el cerebro y el sistema nervioso aseguran la suficiente coordinación y coherencia para que tu cuerpo pueda mantenerse en el improbable estado físico en el que vivimos. El cerebro es el centro de comando que dirige el flujo de la información altamente coordinada y crucial para los procesos genéticos, químicos y fisiológicos. Estos procesos están basados en la interacción de moléculas,  átomos y partículas subatómicas. Aunque en buena parte bioquímicos, estos procesos tienen también un significativo componente no-local. No-local se refiere al descubrimiento de la física de que la partículas una vez conectadas retienen su conexión e influencia entre sí incluso a la distancia –se dice que están entrelazadas (quantum entanglement, en inglés), y no importa la cantidad de distancia, su conexión es instantánea, por eso se dice no-local, porque no dependen de una ubicación en el espacio para transmitir una señal.

(más…)

Read Full Post »

 

Para poder vivir con LA NUEVA CONCIENCIA que nos mostrará la Dimensión Única del Amor es necesario pasar de la Dualidad a la Unidad.

¿Como Trascender la Mente Dual?

El ser humano, en sus fases de desarrollo, se vincula profundamente a su mente. Él cree que es, lo que su mente es. Se relaciona y juzga la vida por lo que él cree o por lo que piensa; y en verdad, somos en esencia, muy diferentes a lo que pensamos.

Usted se ve y ve al mundo de acuerdo con lo que le han enseñado a pensar; todo lo relaciona a través del tiempo y la mente es atada al tiempo totalmente; por eso la mente se adhiere a las expresiones del pasado yteme al futuro.

No se puede decir que un hombre que se dedica a pensar y a producir pensamiento sea muy feliz; es más fácil producirlo, pero no produce plenitud. La plenitud está en dejar de producir tanto pensamiento, pues así podemos expresar nuestra verdadera naturaleza Divina.
Serán muy pocos los seres humanos que logren crear el espacio para desarrollar su propia Divinidad, hay que pasar a la unidad y dejar la dualidad.
Salir de la identificación con la mente, cuya labor fue crear un egoun Yo, para la relación con el otro ego, es el próximo paso en la escala de la evolución.
Ahora el hombre debe saber de qué está hecho, cuál es su verdadera esencia, de dónde viene y que hay dentro de él, en esa esencia invisible que todo lo abarca. Este saber está fuera de la mente, porque aunque el ser contenga la mentela mente no contiene al ser; así que, con la mente, no se podrá comprender, no se podrá atrapar, solo hay que dejarlo actuar.
¿Como se llega allí?
Cuando cambiamos de identidad, cuando dejamos de identificarnos conla mente o con el Yo creado por la mente; saber que el ego es creado por la mente y que, por lo tanto, no es real, éste es el primer encuentro con el ser.

Read Full Post »

 

 
 
El Cristal Puro de la Intuición 

El Ser es uno, el mundo es múltiple y entre ambos se encuentra la mente dividida, la mente dual. Es como un gran árbol, un viejo roble: el tronco es uno, después el árbol se divide en dos ramas principales, la bifurcación principal, de la que crecen mil y un bifurcaciones. El Ser es como el tronco de un árbol—uno, no dual. La mente es la primera bifurcación, donde el árbol se divide en dos, se hace dual, se vuelve dialéctico: tesis y antítesis, hombre y mujer, ying y yang, día y noche, Dios y demonio, yoga y Zen. Todas las dualidades del mundo están contenidas básicamente en la dualidad de la mente y por debajo de esta dualidad está la unidad del ser. Si te deslizas por debajo de la dualidad  encontrarás la unidad—llámalo Dios, llámalo nirvana o lo que más te guste. Si vas ascendiendo a través de la dualidad llegas a un mundo con millones de facetas. 

Esta es una de las ideas más básicas que hay que entender: la mente no es una. Por eso cualquier cosa que ves a través de la mente se convierte en dos. Es como un rayo blanco entrando en un prisma: inmediatamente se divide en siete colores y se crea el arco iris. Antes de entrar en el prisma era uno, a través del prisma se divide y el color blanco desaparece convirtiéndose en los siete colores del arco iris.
El mundo es el arcoiris, la mente es el prisma y el ser es el rayo blanco.
La investigación moderna ha llegado a una conclusión muy significativa, uno de los logros más importantes de este siglo:

No tenemos una mente, tenemos dos mentes. Tu cerebro está dividido en dos hemisferios, el hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo. El hemisferio derecho está conectado a la mano izquierda y el hemisferio izquierdo está conectado a la mano derecha; se cruzan. El hemisferio derecho es intuitivo, ilógico, irracional, poético, platónico, imaginativo, romántico, mítico, religioso; el hemisferio izquierdo es lógico, racional, matemático, aristotélico, científico y calculador. Estos dos hemisferios están constantemente en conflicto. La política básica del mundo, la política más importante del mundo la llevas dentro. Puede que no seas consciente de esto, pero una vez que te has dado cuenta, lo único legítimo que puedes hacer, se ha de hacer en algún lugar entre estas dos mentes.
La mano izquierda tiene que ver con el hemisferio derecho: con la intuición, la imaginación, el mito, la poesía, la religión. La mano izquierda ha sido muy censurada. La sociedad es de los diestros; diestros quiere decir hemisferio izquierdo. Un diez por ciento de los niños nacen zurdos pero se les obliga a hacerse diestros. Los niños que nacen zurdos son básicamente irracionales, intuitivos, no matemáticos, no euclidianos. Son peligrosos para la sociedad;
la sociedad les obliga a convertirse en diestros. No es sólo una cuestión de manos, se trata de un asunto de política interior: el niño zurdo funciona a través del hemisferio derecho. Esto, la sociedad no puede permitirlo, es peligroso;  hay que detenerlo antes de que las cosas lleguen demasiado lejos.
Se sospecha que en un principio la proporción debía ser del cincuenta por ciento: niños zurdos cincuenta por ciento y niños diestros cincuenta por ciento. Pero el grupo de los diestros ha regido durante tanto tiempo que, poco a poco, la proporción ha caído hasta el diez y el noventa por ciento. Incluso entre vosotros aquí, muchos seríais zurdos, aunque puede que no seáis conscientes de ello. Tal vez escribáis y hagáis vuestro trabajo con la mano derecha pero puede que en vuestra infancia os hayan obligado a ser diestros. Esto es un trampa, porque una vez que te haces diestro comienza a funcionar tu hemisferio izquierdo. El hemisferio izquierdo es la razón, el hemisferio derecho está más allá de la razón. Su funcionamiento no es matemático—funciona a destellos, es intuitivo, lleno de gracia, pero irracional.
La minoría compuesta por los zurdos es la minoría más oprimida del mundo, más que los negros, incluso más que la gente pobre. Si entiendes esta división entenderás muchas cosas. La burguesía y el proletariado: el proletariado está siempre funcionando a través del hemisferio derecho del cerebro, la gente pobre es más intuitiva. Fíjate en la gente primitiva, son más intuitivos. Cuanto más pobre es la persona, menos intelectual es—y ésta podría ser la causa de su pobreza. Al ser menos intelectual no puede competir en el mundo de la razón. Es menos articulado en lo que se refiere al lenguaje, a la razón, al cálculo. Es casi tonto—esta podría ser la causa de su pobreza.
La persona rica funciona a través del hemisferio izquierdo; es más calculadora, aritmética en todos los aspectos, astuta, lista, lógica y planificadora. Esa podría ser la razón de su riqueza.
La burguesía y el proletariado no pueden desaparecer con las revoluciones comunistas, no, porque la revolución comunista fue hecha por el mismo tipo de gente. El zar gobernaba en Rusia; gobernó a través del hemisferio izquierdo de la mente. Después fue reemplazado por Lenin que era del mismo tipo. Más tarde Lenin fue reemplazado por Stalin que era aún más del mismo tipo.
La revolución es falsa porque en definitiva está gobernando el mismo tipo de gente—el gobernador y el gobernado siguen siendo los mismos; los gobernados son los que se rigen por el hemisferio derecho. Así que todo lo que hagas en el mundo exterior, en realidad no cambia nada, es superficial.
Lo mismo es aplicable al hombre y a la mujer. Las mujeres son del hemisferio derecho, los hombres son del hemisferio izquierdo. El hombre ha gobernado a la mujer durante siglos.
Ahora unas pocas mujeres se están rebelando, pero lo más asombroso es que todas son del mismo tipo. De hecho son exactamente iguales que el hombre: racionales, dialécticas, aristotélicas.
Es posible que un día, al igual que la revolución comunista triunfó en Rusia y China, en algún lugar, quizás en América, la mujer tenga éxito y pueda destronar al hombre. Cuando las mujeres triunfen ya no seguirán siendo mujeres;  se habrán convertido en hemisferios izquierdos. Porque para luchar tienes que ser calculador y para luchar con hombres tienes que ser como ellos: agresivo.
Esta agresividad está patente en el movimiento de liberación de la mujer en todo el  mundo. Las mujeres que se han unido al movimiento de liberación de la mujer son muy agresivas;
están perdiendo toda su elegancia y todo aquello que viene de la intuición. Porque si tienes que luchar con el hombre tienes que aprender el mismo truco, si tienes que luchar con el hombre, tienes que luchar con las mismas técnicas. Luchar con cualquiera es muy peligroso porque te vuelves igual que tu enemigo.
Ese es uno de los grandes problemas de la humanidad. Una vez que luchas con alguien, acabas teniendo que usar la misma técnica y  teniendo que luchar de la misma manera. El enemigo podría ser derrotado, pero para entonces, te habrás vuelto tu propio enemigo. Stalin se parece más al zar que ningún otro zar,  es más violento que ningún otro zar. Por supuesto tiene que ser así: para derrocar a los zares, se necesita gente muy violenta, más violenta que el mismo zar. Sólo entonces se convertirán en revolucionarios, subirán a la cúspide. En ese momento, ellos mismos se habrán convertido en zares—y la sociedad sigue  igual. Sólo cambian las cosas superficiales, en el fondo subyace el mismo conflicto.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: