Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘holofractales’

El Buddhabrot: ¿Es la quinta dimensión una dimensión fractal?

El Buddhabrot: conciencia

 matemática de la iluminación

fractal

Destellos del nirvana a través del fractal: el Buddhabrot es un despliegue del conjunto de Mandelbrot que evoca a un buda meditando en flor de loto multidimensionalmente enrollado en el espacio

Los fractales son como la propaganda subversiva que tiene el universo para hacernos ver que en cada parte está oculta la totalidad, en distintas magnitudes, reflejos de una unidad cósmica que se proyecta a sí misma a través del espacio infinito, que cada copia de la divinidad inmanente mantiene la misma forma, la huella de un mismo génesis energético y matemático.

Una de las más curiosas manifestaciones de los conjuntos fractales es el Buddhabrot. Esta imagen que recuerda a un buda meditando en flor de loto (o a miles de budas meditando dentro un buda-flor-nirvana) fue descubierta por Melinda Green usando una técnica de render del conjunto de Mandelbrot (Benoit Mandelbrot es el descubridor de los fractales en el plano espacial de las matemáticas). El Buddhabrot no es un fractal distinto al de Mandelbrot, solo otra forma de desplegarlo, y aunque evoca al arte religioso de la India, la imagen fue generada con una simple fórmula matemática sin intervención humana. Es como si el espacio mismo conteniera la forma búdica codificada. Quizás la versión matemática de aquella frase del Mahavaipulya Sutra: “En cada partícula de polvo hay innumerables budas”.

“Una vez que desarrollas el ojo matemático de fractales, los ves en todas partes, cada cosa que ves está descrita como una referencia de sí misma o de otra cosa”, Arthur C. Clarke.

Benoit Mandelbrot descubrió que somos parte de un enigmático mandala, que nuestra fraternidad con el universo es formal. La información nos repite hasta el infinito, enamorada de sí misma.

«Preguntas cuál es el principio de todo esto:

Y es esto…

La existencia que se multiplicó por sí misma

Por el puro deleite de ser

Y se proyectó en trillones de seres

Para que pudiera encontrarse a sí misma

Innumerablemente».

Sri Aurobindo

¿Es la quinta dimensión una dimensión fractal?

Fuente: Pijamasurf

Read Full Post »

Las conexiones neuronales del cerebro animal y los filamentos que forman los cúmulos de galaxias tienen un asombroso parecido que nos hace pensar que el universo es un enorme cerebro diseñado para tomar consciencia de sí mismo y procesar información

Esta ilustrativa comparación entre la conectividad neuronal de un ratón y un cúmulo de galaxias, nos hace ahondar en la profunda intuición de que existe una correspondencia formal entre todas las cosas del universo, una fractalidad cósmica, que hace honor a la máxima hermética: “como es arriba, es abajo”. También nos  hace explorar la posibilidad, por el mero encanto de las formas y la sublimación de los espejos, de que el universo en sí mismo sea un ser consciente y que su macroestructura sea similar a la microestructura de un cerebro (diseñado para procesar información). Quizás el princicpio fundamental del universo, antes que la energía o la materia, es la información, y esta misma información se manifiesta, se representa de forma en la que pueda ser transmitida en todo el sistema de la forma más eficiente, posiblemente en todas partes al mismo tiempo, a la velocidad de la luz  (a la cual el tiempo deja de pasar).

Nuestras nueronas son estrellas; nuestra sinapsis es una galaxia; nuestro cerebro es el universo.

Sobre esta azogada (y mística) semejanza entre la red neuronal y la red galáctica, Jay Alfred escribió:

Las galaxias visibles en el universo no están aisladas ni desconectadas, sino están entretejidas por una estructura o red de filamentos que es la materia oscura que sirve como andamiaje del universo. Esta estructura en forma de red es una carcterística tanto de la materia oscura como del plasma magnético. La apariencia de esta red tiene un asombroso parecido con una disección del cerebro (ver imagen al principio de la entrada y hacer zoom).

Pero no sólo es la morfología (aspectos estructurales) de la estructura del universo a grandes escalas la que es similar al cerebro humano, sino también la fisiología (las funciones). Estos filamentos transportan corrientes de partículas cargadas (iones) a lo largo de grandes distancias que generan campos magnéticos, al igual que una fibra nerviosa. Y forman circuitos, al igual que los circuitos neuronales en el cerebro.

El alto grado de conectividad es lo que distingue al cerebro de una computadora ordinaria. La conectividad también es notable en la red cósmica. Las galaxias se forman cuando estos filamentos se cruzan entre sí. Un cúmulo (nexus) de filamentos provee la conectividad para transferir no sólo energía sino información de un núcleo galáctico a otro.

[Earth’s Brain Akashic Records]

Visto en Pijamasurf

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: