Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘big bang’

Los campos akásicos y la dinámica evolutiva del universo. Ervin László

Dos veces candidato al Nobel de la Paz, este físico y filósofo de la ciencia húngaro aboga por “una cultura más ética”, desde un “interés transdisciplinar”.

Por Ima Sanchis

 La dinámica de la evolución

 

Niño prodigio, virtuoso del piano, el húngaro Ervin László (Budapest, 1932) debutó a los nueve años con la Filarmónica de Budapest. Dos veces nominado para el Premio Nobel de la Paz, este doctor en Filosofía de la Ciencia con cuatro doctorados honoris causa creó el Club de Budapest, un laboratorio de ideas para un mundo más ético, y la Universidad del Cambio Global, que opera por Internet y ofrece un programa de graduación en economía, arte y religión. Tiene 75 libros publicados, entre ellos El cambio cuántico: cómo el nuevo paradigma científico puede transformar la sociedad , El cosmos creativo y La revolución de la conciencia , editados por Kairós. Sus investigaciones le han llevado a defender la existencia de un campo cósmico de interconexiones que conserva y transmite información. “La política de partidos está obsoleta, en el futuro las personas se auto organizarán en grupos –señala–. Creo en una realidad superior que puede incorporarse dentro del conocimiento científico”.

Concertista de piano, filósofo, físico…

Mi interés es transdisciplinar. De lo físico surgió lo biológico y más tarde lo social, psicológico, político. Es todo un continuo y yo siempre he querido entender qué proceso hay detrás de todo ello y cuál es nuestro lugar dentro de ese proceso.

Y fundó el Grupo de Investigación sobre la Evolución General.

Quería saber más y era consciente de que solo no lo iba a conseguir, así que reuní a un grupo de científicos y pensadores para desarrollar una nueva teoría general de la evolución que iluminara el camino de un mundo mejor en respuesta a la rápida proliferación de armas nucleares.

Y el Club de Budapest (1993).

Para cambiar el rumbo de nuestro mundo (insostenible, polarizado e injusto) y encaminarlo hacia la ética y el humanismo.

Los líderes no estaban dispuestos a hacer nada. Nosotros, científicos de distintas áreas, defendíamos otro tipo de crecimiento, que hoy llaman sostenible, y teníamos claro que necesitábamos líderes de opinión para difundirlo. Entre los primeros miembros estaban el Dalái Lama, Milos Forman, Mijaíl Gorbachov, Yehudi Menuhin, Rostropóvich, Arthur Clarke, Desmond Tutu. Ahora ya somos sesenta.

¿Y ha encontrado una teoría científica que sustenta esa lucha?

Creo que hay un campo de información como sustancia del cosmos del que participamos todos. Esa dimensión que no se puede observar pero que es real hace que todas las cosas se conecten entre sí y es también una memoria: cuando algo tiene lugar, la información permanece en esa dimensión.

Lo ha llamado campo akásico.

Hace 5.000 años los sabios hindúes, aparte de los cuatro elementos (aire, fuego, tierra y agua), definieron un quinto que los contiene a todos: akasa , matriz de toda materia y fuerza del universo. Me di cuenta de que esa idea era la que yo intentaba definir como campo psíquico profundo y le cambié el nombre. Hoy muchos científicos trabajan con ella.

¿Tiene bases científicas?

Sí, tengo varios libros publicados que ahondan en ello. El campo akásico crea coherencia entre los distintos campos (electromagnético, gravitatorio, nuclear, cuántico y el de Higgs) y explica los misterios que las diversas ciencias compartimentadas no son capaces de explicar, por ejemplo: no se entendía cómo organismos complejos se transformaban en otra especie, capacidad sin la cual todavía seríamos algas marinas.

Las llaman mutaciones espontáneas.

Fred Hoyle, reconocido cosmólogo y físico inglés, calculó la posibilidad de ese azar: “Equivale a que un huracán entre en un desguace y que su paso deje un avión montado”.

Todo está autoorganizado. Otros científicos y yo creemos que el campo akásico está implicado en la evolución de los universos.

¿Cómo evolucionan los universos?

Nacen unos de otros. Al big bang se le llama ahora el big bounce (el gran rebote). Un universo como el nuestro va expandiéndose hasta que se colapsa y empieza a contraerse hasta una dimensión cuántica, toda la materia del universo acaba en la cabeza de un alfiler, y entonces la fuerza de expansión es tan fuerte que ocurre una explosión que crea nuevos universos.

¿Y vuelta a empezar?

La información que se ha generado en este primer universo es heredada por el segundo, de la misma manera que un cigoto tiene la información de los padres. El campo akásico es holográfico, la información de toda la imagen está en cualquier punto. Todo está conectado y nada desaparece.

Entonces, usted o yo, ¿contenemos toda la información del universo?

En un estado alterado de conciencia podemos acceder a esa información que no está en el cerebro pero que este es capaz de capturar. El gran error del mundo moderno ha sido considerar que todo lo que no se puede oír, tocar o ver es una ilusión. La realidad fundamental no es observable directamente. Por ejemplo: si tiro una lapicera observo cómo opera la gravedad, pero no puedo ver el campo gravitatorio, sólo el efecto. Todas las fuerzas de la naturaleza están en esa dimensión más profunda y sólo observamos los efectos. Yo baso mi teoría en la física cuántica, en las observaciones biofísicas de los seres vivos, en la psicología transpersonal y en la cosmología que estudia los multiversos.

¿Cómo explica la convulsión actual?

Es parte de la dinámica de la evolución, cuando se alcanza un punto crítico, el punto de bifurcación, el sistema o bien se desmorona o bien se reorganiza de otra manera para estabilizarse.

Estamos en ese punto crítico.

La Tierra es como una nave espacial con una tripulación de 7.000 millones de personas. Recibe energía del Sol pero no materia, por tanto la regla es sencilla: hay que reciclar, vivir en armonía entre nosotros y con el planeta, crear una cultura más ética.

Conciencia multidimensional. Ser consciente

Fuente  Revista de Cultura  Clarin.com

Visto en Pijamasurf

Read Full Post »

La verdad oculta a la luz – Descifrando el universo en el siglo XXI

¿Que son realmente las dimensiones de las que tantas veces he hablado? ¿Qué significa la fórmula de Albert Einsten E = m*c^2? ¿Qué son los Chakras y los rayos divinos? ¿Qué es Dios?

Estas y muchas otras preguntas hallarán respuesta en este artículo de forma fácil de comprender por todos. Los iniciados sabrán que la verdad es una, los no iniciados, siempre hay una primera vez para ascender. Aparentemente, un tema metafísico, va a ser explicado con Físicas universales. Ha llegado el momento que el velo del colectivo mental caiga, pues se acerca una nueva era. Empecemos pues.

Arquímedes, un sabio genio de la antigua Grecia, descubrió la forma de medir el peso de un objeto mientras se daba un baño. Newton, comprendió el efecto de la gravedad, cuando una manzana le golpeó la cabeza, y ahora vosotros comprenderéis algo que ha pasado desapercibido por gran parte de la humanidad de la misma forma a estos dos grandes genios, mediante símiles de fácil comprensión. No entraré en mucho detalle en ningún tema, si os interesa hallaréis mucha documentación en Internet. Sólo voy a enlazar muchos temas y explicarlo con la mayor simplicidad que este gran enigma del universo me permite.

Imaginad un ventilador, recomiendo la observación directa de uno con varias velocidades. Cuando se halla en reposo, las aspas son sólidas. Cuando se pone en funcionamiento en la posición 1, ya no se aprecian las aspas, tan sólo una vibración. Cuando se acelera en las progresivas posiciones, desaparece la idea de sólido de la materia, y únicamente vemos vibraciones. Pues todo lo que veis en el mundo funciona de la misma forma que el ventilador. Átomos, moléculas, plantas, personas, planetas, estrellas, son vibraciones que nuestros ojos y mente se han acostumbrado a ver vibrar a una frecuencia y, por lo tanto,  lo ven sólido. Pero no es así, son como el ventilador en funcionamiento. Recomiendo unos minutos de meditación para vislumbrar esta verdad oculta. Porque esto no ha sido más que un esbozo de lo que viene a continuación. Donde la dificultad va creciendo.

Imaginad ahora, sería más conveniente coger uno y probarlo, un instrumento de cuerda, por ejemplo un guitarra o cualquier otro derivado. Ocho notas musicales. Do – re – mi –fa –sol – la – si – do. Todo vibra en octavas de 8 notas de menor a mayor intensidad. La materia física (3ª dimensión), la nombraremos como la primera octava. En la segunda octava, disponemos del plano Astral (4ª Dimensión o lugar de las emociones), en la tercera octava, el plano mental (5ª Dimensión o lugar de los pensamientos), en la posteriores Dimensiones y estados vibracionales aparecen los Rayos divinos (estado vibracional de las conciencias ascendidas, abarcando 7 grupos más de octavas en un total de 12, coincidiendo con 11 Dimensiones + 1 Dimensión de la fuente, donde cada dimensión tiene un subgrupo de 8 vibraciones) en lo que se llama una red cósmica, o la verdadera teoría de cuerdas, donde se produce la melodía universal. No he hablado de las dos dimensiones que corresponden a la primera Dimensión y la segunda Dimensión, lo que en el imaginario humano, se las conoce como el infierno o purgatorio de energías. Probablemente ahora os encontréis desconcertados. No pasa nada, aún se puede poner el tema más complejo. Así que paciencia.

Todo lo que habita en el universo, ya sea material o etéreo, se halla interconectado mediante estas vibraciones. Animales, plantas, seres, planetas, estrellas, átomos, en una especie de red “Wifi” global o sistema nube (Lo que en Informática se denomina Cloud Computing y que podemos encontrar en servicios como los ofrecidos por: DropBox, ICloud y otros servidores de internet de ficheros, que os pueden servir para comprender este concepto), con passwords para entrar en las vibraciones superiores. Estas ondas entran en contacto con todo mediante los llamados Chakras.

Para resumir, algo que me ocuparía mucho lugar, cogeré al ser humano como ejemplo, pero recordad que todo funciona igual. Lo explicado para el ser humano, sirve desde una planta, hasta una galaxia, por la conocida ley de semejanza. Lo mismo es abajo, que es arriba. El diseño humano dispone de 4 cuerpos principales. El físico, en la primera octava vibracional (sería la tercera si aplicamos la teoría de las dimensiones infra materiales, pero para simplificar conceptos diremos la primera aplicando la relatividad del observador), lo que Einstein llamó E, en su famosa ecuación de E = m* c ^2(si cogemos la masa de una partícula cuántica de luz tenemos la Energía del plano físico, o su vibración). El plano astral, donde ocurren los sentimientos y las emociones. Cada una con un distinto tipo de vibración. A saber, si cogemos de ejemplo la escala musical, en las vibraciones más bajas, disponemos de la Ira, odio, rencor. Y en las más elevadas, amor, amistad, altruismo. Todo son vibraciones de diferentes intensidades dentro de este plano. El cuerpo mental, también conocido como la mente, con diferentes estados racionales en función de la profundidad y la veracidad de los pensamientos. Pensar algo banal o simple, vibra en la cuerda más baja del plano mental. Meditar estas líneas con paz, toca el límite del plano mental y abre enlaces hacia los planos superiores de vibraciones cósmicas. Y por último hallamos el cuerpo espiritual o causal, que nos enlaza con los diferentes rayos Divinos, o las vibraciones más elevadas de la creación o el universo, según tu preferencia.

Los rayos, imaginad un arcoíris, y recordad lo que es arriba es igual abajo y viceversa. Cada rayo representa una parte de la conciencia de esto que luego definiremos como Dios, en la unión de todo lo antes descrito. Sin entrar en mucho detalle, el primer rayo representa voluntad o poder, el segundo, amor y sabiduría, el tercero, la inteligencia activa (muy necesaria para comprender estas líneas), el cuarto, la armonía, belleza y arte. El quinto conocimiento concreto o Ciencia. El sexto, devoción o idealismo abstracto y el séptimo, magia ceremonial u Orden. La perfección sería llevar los rayos en equilibrio como el cosmos hace. Y ahora os preguntaréis, como me afectan estos rayos a mi cuerpo. Pues llegamos al apartado de los 7 chakras principales, revisado a 8, pues hay uno llamado Timo y muchos otros secundarios que se extienden a 14 o el conocido chakra unificado. Pero como ya dije, sólo es un esbozo de la totalidad.

Imaginad ahora un desagüe, cuando el agua cae por él, crea una espiral. De la misma forma que las galaxias giran como si de un desagüe se trataran, por la ley de semejanza. Cada cuerpo del cosmos dispone de 7 espirales o ruedas principales, que coinciden también con 7 planetas principales de nuestro sistema solar, que en Sanscrito, se le llaman Chakras.

Numerados por orden ascendente, donde el primero se acerca más al suelo cuando un ser está de pie, el último corresponde con la coronilla. Tenemos el primero que representa la tierra, el color rojo e infunde las cualidades de instinto, supervivencia y seguridad. Con sus correspondientes órganos adjuntos y muchos otros detalles que insto a que conozcáis.  El segundo, representado con el color naranja y el elemento agua tiene las cualidades de la emoción, energía sexual y creatividad. El tercero representado en amarillo y elemento fuego, hace referencia a la mente, poder, control y libertad propia. El cuarto, el corazón, representado en color verde y elemento aire. Exalta y aparecen las cualidades de devoción, amor, compasión y sanación. El quinto, la garganta, de color azul y representado como el éter, hace referencia a las capacidades oratorias y autoexpresión. El sexto, conocido como el tercer ojo, de color añil, y representado por el elemento tiempo, se encarga de la intuición y la percepción extrasensorial. Y el último o el primero, en mi escala sería el séptimo, el de la coronilla, representado en blanco o violeta y simboliza el elemento cósmico o espacio, sirve para la conexión con la trascendencia o la divinidad. Una energía de la más alta vibración que a continuación hablaremos. Las ruedas energéticas o remolinos, se pueden obstruir o trabajar de forma opuesta a la del sentido horario, provocando, varios desequilibrios, que comprenden, a saber, desde enfermedades físicas, a astrales y/o incluso mentales.

Con todo lo expuesto, ha llegado el momento de intentar que vuestras mentes comprendan el concepto de Dios. Imaginad, un supercomputador que está en conexión con todo lo anteriormente expuesto. Una energía que vibra en todas las dimensiones y se encarga de que todo siga fluyendo según su ley de vida y amor. Fuente de los rayos, fuente de la vida, la verdad, el principio de todas las cosas, el espíritu o energía de mayor alta vibración del cosmos, el absoluto o la unidad y la inteligencia que todo lo rige con su principal ley del amor incondicional. Esa energía de altísima vibración, creó el universo o tablero con parte de sus vibraciones: las estrellas, los planetas, las plantas y los animales, los seres que llamamos extraterrestres e incluso a los humanos. Y a eso, le llaman la gran explosión o el momento del Big Bang, cuando la fuente expandió su energía con todas las vibraciones y enlazado todo por cuerdas, para la creación de lo que llamamos el universo. Por eso se dice que es omnipresente y omnipotente, pues su esencia, como si de un “graffiti” se tratara, está impresa en todo lo que se ve, y todo lo que no se ve. Cuando el Maestro Jesucristo habló de la creación, se refirió al padre como el gran Sol central, hace 2000 años, este ser ya hablaba del Big Bang, como una estrella inicial que se expandió y creo el cosmos. Sin conocimientos de física y sin ningún acelerador de partículas, como podía saber tal afirmación en una época que no existía ni siquiera el telescopio. El secreto estaba en su ADN intradimensional.

Antes de finalizar decir que la forma de conectar con estas dimensiones que antes he nombrado, es mediante la activación del ADN intradimensional. Es decir, el 90% del ADN que para los científicos es basura, es la clave de esta comprensión y del verdadero avance de un ser. Sin faltar al respeto a nadie, me veo en la obligación de decir que el universo no fabrica basura, es un sistema perfecto al 100%. La única basura la generan los humanos que no han comprendido el equilibrio y el reciclaje. Esos científicos siguen creyendo que con microscopios tridimensionales, pueden ver un diseño cuántico. No son capaces de ver más allá de sus nublados parpados sin la percepción real de un mundo cuántico, sumado a su pésima y absurda matemática y ciencia no son capaces ni de curar un triste cáncer. Algo que hace el ADN intradimensional cuando se encuentra en armonía con el cosmos. Para ilustrar este argumento que he dado, aludiré a la Estrella de Mar. Un animal capaz de regenerar una parte de sí, en caso que le sea fragmentada. Magia?. No, es fruto de su ADN evolucionado.

Así nos va, maravillados de nuestra ciencia, mientras los seres evolucionados del universo, se llevan sus etéreas manos a la cabeza con la esperanza de que algún día comprendamos que antaño, en la tercera especie humana, Los Lemurianos, hace muchos eones de tiempo, eran más avanzados que lo que actualmente somos. A modo de anécdota, por si lo leído hasta ahora no os ha parecido suficiente diré que antaño había 17 especies de humanos, y unos seres multidimensionales provenientes de la Pleyades, viajaron al planeta Tierra, algo que les costó muy poco tiempo, con sus tecnología de curvatura, y modificaron el ADN de una de esta 17 especies, para convertirnos en lo que algún día hemos de ser, Dioses a imagen y semejanza del creador.

Es decir, la verdad del propósito del ser humano como especie. Se podría decir más alto, pero no más claro. Ser como esa energía, y comprender sus reglas de juego, pues estas son las reglas del juego. Podría extenderme más, pero el concepto, es simplemente este. No obstante, lo extenderé a doce conceptos o ideas para vuestras meditaciones: Comprender la unidad, el amor absoluto, equilibrar la discordia mental mediante chakra corazón, vibración de las cuerdas cósmicas, ritmo del sistema, dharma o ley de educación, trinidad como unión de amor sabiduría y voluntad, generación o co-creación, correspondencia o entrelazamientos cósmico, dar como el universo te dio energía para vivir, compartir como ley de vida y confiar, pues crea seguridad.

Desde el universo, con amor.

Fuente:  Descifrando el universo ….

Read Full Post »

La imagen monista y evolutiva de la realidad, desarrollada por la ciencia, exige una nueva hermenéutica religiosa

La imagen del hombre en la ciencia moderna, ¿permite hablar de la naturaleza espiritual del hombre? Una atención rigurosa a la imagen científica del ser humano permite distinguir la realidad del “alma” humana. Por otro lado, la doctrina cristiana sobre el hombre puede asumir íntegramente la idea natural del hombre, cuyo único horizonte es la muerte, y situar en la “llamada” sobrenatural de Dios la introducción del ser humano en una condición espiritual que lo relaciona con una dimensión metafísica. Por Javier Monserrat.

Hombre de Vitruvio, por Leonardo da Vinci. Fuente: Wikimedia Commons.

Hombre de Vitruvio, por Leonardo da Vinci. Fuente: Wikimedia Commons.
¿Cuál es la ontología moderna de la ciencia y cómo desde ella podemos hoy abordar una hermenéutica apropiada de las creencias, del kerigmacristiano? La hermenéutica antigua produce hoy problemas evidentes que dificultan una proclamación potente y eficaz del kerigma cristiano. Por la inviabilidad del paradigma antiguo, la lógica de la creencia cristiana debía conducir a la iglesia a comprometerse en la búsqueda de una nueva hermenéutica. Sin prejuzgar el resultado, debería dirigir el proceso abierto de discusión sobre el mundo moderno orientado a encontrar la forma hermenéutica correcta para proclamar el kerigma cristiano ante la sociedad actual. Sin duda que las aportaciones de filósofos y teólogos serían enriquecedoras para este proceso de reflexión. En este artículo, ciñéndonos a la idea del hombre, vamos a referirnos a los perfiles antropológicos de la nueva hermenéutica a que debería conducir la nueva imagen de la ontología del universo.En concreto pienso, sin creer obviamente que haya dicho la última palabra, cosa que sería una ingenuidad, que mi propuesta, ya argumentada en el blog Hacia el Nuevo Concilio, es una reflexión de altura sobre la imagen científico-filosófica y socio-política de la realidad en la modernidad y sobre la alternativa hermenéutica que desde ella se hace posible para entender con mayor profundidad y proclamar el kerigma cristiano. La verdad no conozco que existan otras propuestas que sean comparables a la mía en densidad argumentativa. Pero sería deseable que surgieran, de tal manera que ante una “proliferación de propuestas”, en el sentido epistemológico de Feyerabend, la iglesia cristiana misma pudiera dirigir el proceso reflexivo que, a mi juicio, debiera concluir en el nuevo concilio. Sin embargo, ¿qué es entonces la ontología moderna? ¿Cómo y por qué nos lleva a una nueva hermenéutica del kerigma cristiano?

La presente exposición en su conjunto es una respuesta argumentada a lo que debería ser la nueva hermenéutica moderna del cristianismo. Aquí, evidentemente, trato de insistir en un punto muy concreto que, por mi propia experiencia, tiene un valor crucial para muchos. Me refiero a la constitución humana. A la pregunta qué es el hombre; o sea, cuál es su ontología real dentro de la ontología del universo. En terminología más cristiana preguntaríamos qué es el hombre dentro del universo creado: cómo ha creado Dios al hombre, cómo lo ha hecho en el marco de la forma general en que ha creado el universo. El hecho es que la hermenéutica greco-romana llegó a imponer en la cultura cristiana una imagen dualista del hombre fundada en las filosofías antiguas de origen griego, interpretadas después por la escolástica. Pero el hecho es que el mundo moderno ofrece una imagen monista y evolutiva de la realidad, y también del hombre. ¿Qué es el hombre? Desde la imagen moderna del hombre, si aceptamos los resultados de la ciencia en la modernidad, ¿es posible entender el kerigma cristiano? Creemos que sí, y vamos a exponerlo.

El hombre en la ciencia y en la filosofía moderna: materia y vida

¿Qué debiera hacer la iglesia ante la imagen del hombre en la ciencia moderna? Sugeriríamos una respuesta: simplemente admitir sus resultados por la sencilla razón de que, en principio, la ciencia proporciona el conocimiento más fiable. En principio, el cristiano deberá pensar, por tanto, que el mundo real que ha sido creado por Dios es tal como la ciencia describe. En consecuencia, la reflexión filosófica sobre el hombre deberá asumir los resultados básicos de la ciencia. Pero esta admisión de la ciencia tiene, claro está, un límite para el creyente: el kerigma cristiano. Esto quiere decir que si la imagen científica del hombre no fuera compatible con el kerigma cristiano, entonces el creyente debería ponerla en duda. Es lo que pasó a lo largo de siglos cuando la ciencia ofrecía una imagen “reduccionista” (mecánica, determinista, robótica) del hombre, incompatible con una idea religiosa de las cosas. Esta es una de las causas de que la iglesia permaneciera en el paradigma antiguo: porque la modernidad, tanto en lo científico-filosófico como en lo socio-político, era difícilmente “asimilable” por la iglesia y sus creencias. La iglesia no aceptó ciertos planteamientos de la modernidad “naciente” y la historia posterior ha mostrado que, en efecto, fue un acierto. La modernidad no había llegado todavía a un estadio de madurez apropiado para poder establecer un diálogo fecundo con el cristianismo. Sin embargo, hoy en día está configurándose una nueva imagen científica del universo, de la vida, del hombre, de la sociedad y de la historia, que ya no responden al puro reduccionismo antiguo. ¿Cuál es esta nueva imagen científico-filosófica del hombre? Tracemos, en síntesis, sus perfiles más importantes. Es algo esencial ya que, en definitiva, defenderemos, como después veremos, que es compatible con la imagen cristiana del hombre.

1) El universo nació en el big bang como una inmensa energía expansiva, dinámica, que produjo la aparición de la materia en la forma de partículas elementales. Puede decirse, por tanto, que la realidad física es energía y materia, radiación ondulatoria y corpúsculo. Los corpúsculos serían, en último término, “radiación plegada”. Esta realidad física primordial respondía a unas propiedades que la ciencia ha acabado conociendo en parte, tal como se explica en la mecánica cuántica. Una de estas propiedades es la llamada “coherencia cuántica” que hace a la realidad física constituir campos unitarios coherentes donde es imposible distinguir partículas individuales diferenciadas, siendo la realidad un solo campo de vibración unitaria o coherente. La radiación primordial del big bang fue enfriándose y fraccionándose en pequeñas vibraciones que al plegarse o encapsularse produjeron los corpúsculos o partículas elementales. Algunas de estas partículas, en circunstancias apropiadas, podían entrar en coherencia cuántica (así, las llamadas partículas bosónicas) y, en otras, volver al estado corpuscular, en procesos de coherencia y decoherencia cuántica. La luz, por ejemplo, sería una partícula bosónica (fotón) que podría también entrar en campos electromagnéticos de coherencia cuántica. (más…)

Read Full Post »

Esta Cosa Singular – This Remarkable Thing w/Spanish subs

¿Y como lo sabes?¿Para que estamos aquí?¿que es la VIDA?
Como dice VANESA, “VANE” una buena amiga mia:
La Vida no es para comprenderla, sino para vivirla…!!!

Fuente:  EmpoweredByKnowledge

Read Full Post »

El legendario físico Roger Penrose cree haber encontrado una ventana cosmólogica a otro universo, del cual se habría generado el nuestro, en un eterno proceso cíclico.

Como si el universo también fuera un organismo vivo capaz de reproducirse a partir de sí mismo, el físico Sir Roger Penrose, una leyenda viva de la cosmología, cree haber encontrado las pruebas de un universo anterior al Big Bang del cual nuestro universo actual se habría generado. Actualmente el consenso científico es que el universo inició hace 13.7 mil millones de años con el Big Bang, sin embargo, la evidencia de Penrose podría implicar que nuestro cosmos es parte de un ciclo eterno, como sostiene la mitopoética hinduista, en la cual cada universo es equivalente a un sueño de Brahma, cuando el sueño REM del dios supremo se disuelve, el universo se disuelve (o entra en un estado de equilibrio de baja entropía).

El modelo actual mantiene que todo lo que ahora compone al universo estuvo concentrado en un único punto casi infinitamnete denso. Antes de que esta singularidad explotara, dando inicio al universo, no había absolutamente nada, incluso no se puede usar el término “antes” en referencia a un cosmos pre Big Bang, ya que el tiempo todavía no existiría. Esta versión de nuestra historia cósmica sostiene que el universo en su inicio padeció una inflación por una fracción de segundo y luego se estableció en una expansión más gradual que aún persiste y  la cual terminará como un universo infinitamente expandido en un desierto de vacío donde las moléculas se habrán desintegrado.

Aunque esta es la versión más aceptada actualmente, algunos físicos notan que esta teoría tiene sus falencias (además de que filosóficamente se enfrenta con el problema lógico de haber creado algo a partir de la nada).  Penrose señala que el universo aparentemente nació en un estado de entropía muy bajo, lo que significa que  originalmente existía un estado muy alto de orden y que esto es lo que hizo a toda la materia que nos rodea y de la cual estamos hechos.  Su objeción es que el modelo actual no puede explicar por qué existía un estado tan bajo de entropía. Una solución para esto sería que nuestro universo es parte de una cadena infinita de universos, con cada Big Ban reemplazando un universo con otro.

Penrose mantiene que el final de cada universo involucra un regreso a un estado de baja entropía, como si se completara el ciclo de orden cósmico. Esto sucede porque los agujeros negros absorben toda la materia, energía e información que encuentran, lo cual funciona para remover la entropía de nuestro universo (aunque nadie sabe bien a dónde se va la entropía).  La expansión del universo eventualmente hacia la nada hace que los agujeros negros se evaporen (como Brahma durmiendo sin soñar), lo cual deja al final al universo en un estado altamente ordenado, listo para contraerse a una nueva singularidad y detonar un nuevo Big Bang.

El físico británico, que también ha desarrollado un modelo de la conciencia relacionado a la gravedad cuántica, dice que ha encontrado evidencia de sus ideas en la radiación de fondo, la radiación de microondas que permea al universo y que se cree se formó 300 mil años después del Big Bang, y que provee un registro del universo en ese tiempo distante. Penrose y su colega Vahe Gurzadyan han descubierto círculos concéntricos en la data proveniente de esta radiación que sugieren que existen regiones con una mucho menor temperatura que en otros sitios. Estos círculos concéntricos podrían ser ventanas hacia el universo previo, fluctuaciones esféricas dejadas atrás por los efectos gravitacionales del choque de agujeros negros en un universo anterior (¿flashbacks en la mente de Brahma?). Penrose dice que estos círculos no encajan con el modelo inflacionario actual, según el cual todas las variaciones en la radiación de microondas de fondo deberían de ser completamente aleatorias.

El modelo propuesto por Penrose acabría con el universo inflacionario del  mainstream de la física, aunque para que esto suceda es necesario asumir que la partículas perderán su masa hacia el fin del universo, algo de lo que actualmente no existe evidencia; actualmente no hay señales de que los electrones sufran una decadencia.

En cierta medida los cosmólogos son los nuevos narradores de historias colectivas, imaginando con bases matemáticas el origen y el destino de nuestro universo. El mismo Penrose ha escrito que no cree que nuestro universo esté aquí por mera casualidad y que piensa que tiene un próposito. Un universo cíclico que se recrea después de que su universo madre ha llegado a su conclusión en equilibrio cósmico total, es una narrativa ciertamente atractiva y poderosamente intuitiva. Universos como proyectos dentro de una mente insondable que no podemos observar tal vez porque estamos dentro de ella. Y ¿son estos universos distintos, conforme a una intención y a un estilo cambiante, o son los loops orgánicos de una historia eterna destinada a repetirse y yo ya me hecho esta pregunta y tu ya has leído este texto infinitas veces?

Vía IO9

Visto en:pijamasurf

Articulos  relacionados de:pijamasurf

La cosmología moderna ha reemplazado a la teología en la vanguardia de las grandes preguntas, pese a su aparente diferencia en el método podría estar cumpliendo con el mismo arquetipo de búsqueda de s…

Read Full Post »

El Origen del Universo – ¿Surgimos por Azar?

Esta serie responde a este y otros interrogantes acerca de la compatibilidad de la ciencia y la fe. Con amenidad, imágenes sorprendentes y rigor científico se esbozan las teorías neodarwinistas, creacionistas, el “diseño inteligente” y la postura de los últimos papas. Intervienen más de 30 especialistas de diversos países, entre ellos dos premios Nobel.

Fuente: SAWWEN

Read Full Post »

Salfate ¿EXISTE DIOS? (debatiendo a Stephen Hawking) – CELULAS ALIENIGENAS

Personalmente no estoy de acuerdo con las ultimas declaraciones de Stephen Hawking,claro que él tambien forma parte de este universo,  y es su respetable punto de vista.

Sólo una cosa más ¿Cómo desde la “Nada” se puede crear algo,sin que intervenga “Nada”?

Toda forma de materia necesita una vibracion para alinear atomos, manifestar densidad y existencia.¿Cómo de algo que es “Nada” puede surgir algo que es “Algo”?

Creo que la nueva teoria de Hawking le falta algo muy importante.

Le falta conocer a nuestro gran científico y maestro Rafael Lopez Guerrero e intercambiar opiniones,informacion y patrones de datos con El

Y  pensar que dentro de nosotros hay una chispa de este gran arquitecto de este Universo llamado Dios,Mente primigenia,inteligencia universal,universo inteligente,conciencia cosmica,conciencia universal etc…….y asi hasta el infinito.

Lo estraño del caso es que Hawking  sabe que la energia ni se crea ni se destruye,que siempre está a estado y estará es algo intemporal para la energia no existe eso que nosotros definimos como tiempo, es eterna.

La materia es una manifestacion de la energia,además hablamos de energia inteligente capaz de organizarse de forma creativa,consciente e inteligente.Esta claro que le falta algo a su nueva teoría,pero como buen científico que és seguro que no tarda mucho en darse cuenta.

¿Llueven celulas con ADN que no es de este mundo en la ciudad de Kerala, India?

Fuente:marioxfilms

             ChileTeVe

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: