Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘nuevas tecnologias’ Category

Gregg Braden habla sobre cómo todos formamos parte de un campo de energía, el cual acabaría con toda la institución de la medicina moderna si fuera sabido y entendido por el mundo. En China, una clínica aplica esta tecnología oculta para curar todo tipo de enfermedades, y se muestra en el video cómo un tumor de vejiga es eliminado en 3 minutos a través de únicamente el uso de la energía positiva

Fuente   buhitocineasta

Tomado de Nueva Conciencia

Read Full Post »

En apenas 5 minutos queda claro lo que es el Bosón de Higgs, el Campo de Higgs y su importancia en los Modelos actuales de Física.

Muy interesante si quereis entender de qué va el gran descubrimiento científico del día (quizás del año o de la década).

Read Full Post »

La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) acaba de escribir un capítulo crucial en la historia de la Física, al descubrir una nueva partícula subatómica que confirma con más de un 99% de probabilidad la existencia del bosón de Higgs, conocido popularmente como la ‘partícula de Dios’, un hallazgo fundamental para explicar por qué existe la materia tal y como la conocemos.

Con los resultados presentados hoy, la existencia del bosón de Higgs -la partícula subatómica teorizada por el físico británico Peter Higgs en los años sesenta, y que supone el único ingrediente del Modelo Estándar de la Física que aún no se había demostrado experimentalmente- es prácticamente un hecho.

Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo, desde un grano de arena hasta las personas, los planetas y las galaxias, viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría ‘coagulado’ para formar materia. Por ese motivo, el editor del físico Leon Lederman creyó oportuno cambiar el título de su libro llamado originalmente ‘The goddamn particle’ (‘La puñetera partícula’) por el de ‘The God particle’ (La ‘partícula Dios’, aunque popularmente se ha traducido como ‘la partícula de Dios’).

Fuente 

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/04/ciencia/1341398149.html

El bosón de Higgs para profanos

En el diseño del experimento CMS ha trabajado un equipo de investigadores y científicos españoles

La masa es uno de los conceptos más fundamentales y a la vez extraños en física. Desde que, siendo unos retoños, empezamos a interaccionar con el mundo que nos rodea nos familiarizamos con la masa de los objetos. Nos resulta sencillo desplazar la pelota de goma, pero se nos hace imposible mover el armario. Rápidamente asociamos el concepto de masa al de inercia, concepto, éste último, que tenemos tan interiorizado que nos resulta tremendamente intuitivo, incontestable.

Los objetos macroscópicos (los que podemos ver a simple vista) están hechos de materiales compuestos de moléculas. Estas no son sino conjuntos de átomos, estructuras formadas por ínfimas partículas elementales que interaccionan entre sí gracias a su carga eléctrica.

La masa de todo lo que nos rodea es (dejando de lado el rigor de importantes detalles en aras de hacer el razonamiento más intuitivo) la suma de las masas de todas esas partículas diminutas, invisibles, de las que están hechos, de las que estamos hechos.

En física no es fácil explicar cuál es el origen de la masa de las partículas.

En física no es fácil explicar cuál es el origen de la masa de las partículas. Podríamos contentarnos con asumir que es así, renunciando a profundizar en los misterios de la naturaleza. Pero esa actitud no crítica es contraria al espíritu de la ciencia. Es razonable pensar que existe un mecanismo que hace que unas partículas experimenten una inercia diferente de otras, por lo que sus masas serán de diferente magnitud.

Una hipótesis razonable para este mecanismo es suponer que existe un “campo” que permea todo el espacio (el universo) con el que interaccionan casi todas las partículas elementales. Aquellas partículas que experimenten una interacción intensa con este campo serán partículas muy masivas, mientras las que lo hagan levemente serán ligeras.

Pero, ¿y las que no interaccionan ? Esas, como el fotón (la partícula de la luz), carecen de masa pudiendo moverse libremente a la velocidad de la luz. Estamos hablando del campo de Higgs. Si visualizamos este campo como una gelatina que, de forma apenas perceptible, ocupa todo el espacio podemos interpretar la inercia como la interacción de las partículas elementales con esta “sustancia” (sin olvidar que ésto no es sino una imagen mental, un ejercicio intelectual). Este campo que, como dijimos, permea todo el espacio, es prácticamente indetectable. Sin embargo, el modelo de Higgs predice que si lo agitamos con suficiente fuerza podemos producir perturbaciones en el mismo que serían detectables. Esas perturbaciones son la partícula de Higgs (más técnicamente, el bosón de Higgs).

El bosón de Higgs y los experimentos del CERN

En ciencia, para que un teoría pase de ser una hipótesis razonable, es imprescindible que haga predicciones de fenómenos no observados previamente, y que estas predicciones sean confirmadas a través de experimentos.

Una forma de alcanzar la energía capaz de producir perturbaciones detectables del campo de Higgs es acelerar dos haces de protones, en direcciones contrarias, a una velocidad próxima a la de la luz, y hacerlos chocar, provocando la completa desintegración de las partículas que participan en la colisión (los quarks y gluones de los que están hechos los protones). La energía de la colisión se transforma en nuevas partículas (ya conocidas) que se alejan del punto de interacción a velocidades próximas a las de la luz.

El acelerador LHC del CERN es capaz de acelerar grandes cantidades de protones (decenas de billones de protones por haz) al 99.999997% de la velocidad de la luz y hacerlos colisionar en puntos de interacción muy precisos (cada uno de ellos es, en buena aproximación, un circulo de 10 milésimas de milímetro de radio) en torno a los cuales están situados los detectores de partículas.

Estos detectores, ATLAS y CMS, son complejos dispositivos electrónicos (con unos 100 millones de canales de lectura) capaces de registrar con elevadísima precisión las trayectorias y energías de las partículas emergentes de las colisiones entre protones, que tienen lugar a un ritmo de 20 millones de veces por segundo.

Si el bosón de Higgs existe, en un muy reducido número de casos también podría ser producido en el colosal choque de partículas

Si el bosón de Higgs existe, en un muy reducido número de casos también podría ser producido en el colosal choque de partículas (que llamamos “suceso”). La dificultad del experimento radica en aislar las colisiones en las que se ha producido un bosón de Higgs de aquellas en las que no lo ha hecho lo que, según los modelos teóricos, ocurre una vez cada billón de colisiones. El físico experimental debe explotar las propiedades de desintegración del bosón de Higgs para separar su señal de la ingente cantidad de colisiones muy similares que, sin embargo, no han dado lugar a esta partícula. No es trivial identificar un suceso de Higgs aislado, por lo que el experimento se realiza una enorme cantidad de veces para acumular un elevado número de datos. Esto pone de manifiesto el carácter estadístico del análisis. Cuando decimos que un suceso (una colisión) ha dado lugar a un bosón de Higgs, solo podemos hablar de la probabilidad de que sea así. Las muestras de sucesos “de Higgs” contienen inevitablemente una cantidad de otros sucesos (sin Higgs) que tenemos que cuantificar con muchísimo cuidado, lo que supone una buena parte del trabajo del físico experimental.

El bosón de Higgs no se puede detectar directamente. Esta partícula altamente inestable se desintegraría de forma casi inmediata dando lugar a otras partículas más comunes. En el modelo de Higgs, el parámetro fundamental que dicta cómo se desintegra el bosón de Higgs y cómo se observa en los experimentos es la masa del propio bosón de Higgs. Los físicos determinan la masa de esta partícula a partir de las medidas precisas de las trayectorias y energías de las partículas procedentes de su desintegración. Estas distribuciones contienen una contribución irreducible de sucesos sin Higgs (llamados contaminación) y una contribución adicional compatible con la señal esperada para sucesos con un bosón de Higgs con una masa próxima a 125 GeV (es decir, 133 veces la masa del protón).

Para poder afirmar que las observaciones confirman o refutan la teoría es imprescindible cuantificar la prominencia de los sucesos compatibles con la señal del Higgs sobre los sucesos de contaminación. Dado el carácter estadístico del análisis, cuantificamos la señal como la probabilidad de que sea incompatible con una fluctuación estadística de los sucesos de contaminación, sin Higgs. En el caso de CMS, esta incompatibilidad es de una parte en 3 millones.

Para poder confirmar si se trata del bosón de Higgs o de otra partícula similares, ATLAS y CMS van a medir con precisión la naturaleza y propiedades de la nueva partícula con datos que LHC va a proporcionar

Como consecuencia del análisis de los datos del detector CMS podemos afirmar que, con la probabilidad mencionada, observamos la señal de una nueva partícula compatible con lo que se espera para un bosón de Higgs de masa 125.3 GeV. El hecho de que ATLAS obtenga conclusiones similares del análisis de sus datos refuerza nuestras conclusiones. En cualquier caso, para poder confirmar si se trata realmente del bosón de Higgs o de otra partícula con características similares, ATLAS y CMS van a medir con precisión la naturaleza y propiedades de la nueva partícula con los datos que LHC va a proporcionar hasta primeros de 2013, multiplicando por un factor aproximadamente 4 el número de datos recogidos hasta la fecha.

El diseño y construcción del experimento CMS ha supuesto un colosal esfuerzo de científicos e ingenieros procedentes de unos 40 países. Actualmente, la Colaboración CMS está integrada por 3300 físicos e ingenieros de 193 institutos. Entre ellos se encuentran los grupos españoles del Instituto de Física Corpuscular de Cantabria, la Universidad de Oviedo, la Universidad Autónoma de Madrid y el Centro de Investigaciones Energéticas, Mediambientales y Tecnológicas (CIEMAT, Madrid). Los grupos españoles han participado, desde hace 20 años, en todas las facetas del experimento: diseño, construcción, puesta en marcha, adquisición y análisis de datos, así como en el sistema de computación distribuida Grid. En particular, han hecho contribuciones directas muy importantes en la búsqueda del bosón de Higgs.

Pablo García Abia es físico del Ciemat y miembro del experimento CMS

Fuente:    el país

Read Full Post »

La Organización Europea la Investigación Nuclear (CERN, según sus siglas en francés) anunciará este miércoles el resultado definitivo del descubrimiento (o de la inexistencia) del Bosón de Higgs, lo que permitirá confirmar el Modelo Estándar de la Física de partículas, una imagen precisa de la materia que conforma todo el universo.
Limitada de momento a un plano teórico, la supuesta partícula explicaría cómo se formaron los soles y los planetas después del ‘bog bang’. Por esta razón se la denomina con frecuencia ‘la partícula de dios’, a raíz del título de un libro escrito por León Lederman, premio Nobel de Física en 1988.

El CERN ha anunciado que el próximo miércoles, 4 de julio, presentará durante un seminario en su sede de Ginebra los últimos resultados de la búsqueda de la partícula Higgs. También se informa que al seminario ha sido invitado el científico inglés Peter Higgs, que en 1964 predijo la existencia teórica de los bosones, en particular, y el origen de la masa de la partículas elementales en general. El seminario tendrá lugar en vísperas de la Conferencia Internacional de Física de Altas Energías 2012, que arrancará el 4 de julio en Melbourne, Australia. Hasta el momento se han hecho varias declaraciones a este respecto, ya que los científicos consideran que el margen de error existente hasta hace poco era demasiado alto -de un 0,13%- y los investigadores del CERN esperan que con el anuncio oficial se alcance una probabilidad de un 0, 000028%, conocida en el mundo científico como el margen de error ‘Sigma 5’.
El descubrimiento ha sido posible gracias al gran colisionador de hadrones de el CERN, el acelerador de partículas más grande y potente del mundo, instalado en la frontera franco-suiza, en el cual llevan a cabo sus estudios científicos de varios países del mundo. Precisamente la búsqueda del bosón fue el motivo principal para construir el Gran Colisionador, un túnel de 27 kilómetros puesto en marcha por el CERN en 2009
 

Read Full Post »

APARECE UN NUEVO CIRCULO DE LAS COSECHAS PREDICE LA FECHA DEL 21 DE DICIEMBRE DE 2012 (Video)

Ha ocurrido. La esperada mención de este año a la famosa fecha del 21 de diciembre de 2012, fin de la cuenta larga de la cultura maya, ha aparecido por sorpresa en la localidad de Poirino en Turin, Italia, en un terreno donde años atrás hubo gigantescos diseños que evocaban la ecuación de la relatividad de Einstein y el dios Enki de la civilizacion sumeria. Un mensaje en tres partes, que se completa este año con un diseño inquietante y sorprendente con los planetas interiores del sistema solar en la misma posición en la que estarán esa controvertida fecha, y con la conexión directa hacia un lugar muy determinado del cosmos: la constelación de Orion. Vamos a viajar al corazón de este misterio con datos astronómicos, matemáticas en lenguaje informático, y culturas antiguas en el que es hasta el momento el mejor círculo de las cosechas del año.

-Poirino, Italia, 19 de Junio de 2012

En primer lugar vamos a ver qué ocurrió en Inglaterra, y en Poirino, Turín (Italia) los años anteriores:

1997: -INGLATERRA- El 1 de Agosto de 1997 apareció un espectacular diseño doble en la localidad de Etchilhampton, en Wiltshire, donde se podía ver una malla cuadriculada de 30×26 casillas. Desde esa semana de agosto, si contamos 30×26 semanas, es decir, 780, entramos en el numero de semanas que quedan para el comienzo del “sexto sol” segun la cuenta larga de los mayas, representado por una estrella de seis puntas junto al diseño cuadriculado.

 

Detalle de la malla de 30 por 26 cuadros y la estrella -sol- de seis puntas.

2008: -INGLATERRA- El 15 de Julio de 2008, en el mítico emplazamiento de dolmenes de Avebury, en el condado de Wiltshire, apareció la primera mención clara y rotunda de la fecha del 21 de Diciembre de 2012 en el fenómeno. Mostraba la posición de los planetas del sistema solar en su órbita alrededor del sol justo ese día.
 

Este hecho fue corroborado por ufopolis con el planetario de Madrid, el cual nos mandó un detallado de la posición de los planetas en el firmamento ese dia.

Planetas interiores:

Planetas exteriores:

 

Se mostraban exactamente en la mismas posición en la que estarán el 21 de diciembre de 2012. En aquel diseño de 2008, igualmente destacaba el increible modulado de las plantas que representaban las corrientes convectivas de la superficie del sol y el sentido del campo electromagnético del mismo.

A partir de aquí vamos a ver las referencias a 2012 y al numero 12 en esa región de Italia.

2008: -ITALIA- El 29 de Junio de 2009, en Villanova d´Asti, en la región del Piamonte, en Italia, apareció otro enigmático crop circle con una representación de doce brazos partiendo de una estrella central (el sol) representando un ciclo de sombras de eclipses cada doce meses:

2009: -ITALIA- El 20 de Junio del año 2008 en la localidad de Cascina Martina, también en Turín, apareció este inmenso diseño con una estrella central de doce puntas, y una serie de líneas que conectaban esa estrella con diferentes circunferencias representadas históricamente en el fenómeno para ilustrar diferentes fases lunares. Las fases lunares vienen determinadas para cada uno de los doce meses de año, lo que sugiere desde dentro hasta afuera el numero 12 continuamente.

 Foto. Space Freedom

Las curvas que se veían en aquel bello diseño eran una representación de las líneas de campo electromagnético planetario que nacen del sol y sobre el que fluctuan las fuerzas gravitatorias de todos planetas y satélites del sistema solar. Una representación del imán que atrae y repele todo lo que hay en el sistema solar y que impide que floten en el espacio de manera caótica.

 
2010: -ITALIA- El 13 de Junio de 2010 en la localidad de Poirino, en Turin, Italia, apareció un precioso diseño de una flor de seis pétalos con una estrella interior de 12 hojas. 
 
 
 
 
 
Si se fijan, hay seis esferas delimitadas por una circunferencia que las divide en dos partes. En cada una de esas partes hay puntos, y por tanto, hay una cifra de dos digitos en cada una de estas circunferencias. Si lo pasamos a código ASCII, las cifras representan letras: concretamente la ecuacion de Relatividad de Einstein: E=mc2
 

2011-ITALIA- El 20 de Junio de 201, en Poirino, Italia, una vez mas, apareció este espectacular diseño de la noche a la mañana (como en el 99% de los casos auténticos), de una gigantesca flor con unos códigos binarios (unos y ceros) en forma de circunferencias rellenas o vacías en las puntas de cada hoja.

 
 

El mensaje de aquellas letras, pasado de lenguaje binario (utilizado en la informatica) a ASCII (letras del alfabeto) exponía EA ENKI y el parámetro ESPACIO en código ASCII, una polémica conexión con un dios de la civilización sumeria que descendió de los cielos para crear a la raza humana. La representación de la estrella central de siete puntas, representa el plano de Babilonia en el año 600 antes de Cristo tal y como descubrió el Dr. Horace R. Drew, el numero 1 del mundo descifrando los circulos de las cosechas.

Enki, y Ea en realidad son dos nombres para el mismo dios de la antigua sumeria, representado en estas tablillas que se conservan de esa mítica civilización. (el segundo por la derecha con un pájaro en la mano).

Representación de la antigua Babilonia con una estrella de siete puntas identica a la que aparece en el crop circle de Poirino en 2011.

2012: ITALIA: 19 de Junio de 2012. Santena Poirino, en la misma localidad que los anteriores circulos del maiz de la ecuacion de la relatividad de Einstein y del Dios ENKI.

Un diseño perfecto, con dos partes bien diferenciadas. Ea parte izquierda donde se ven los planetas interiores del sistema solar, mostrando la disposición que tendrán exactamente el día 21 de Diciembre de 2012, tal y como ocurrió en Avebury en 2008.

Las órbitas de los planetas, a diferencia del diseño de 2008, aparecen elípticas, tal y como son en realidad, siendo un perfeccionamiento del mensaje de Avebury.

Si nos fijamos existen 18 grupos de cinco esferas de menor a mayor tamaño en la zona que rodea a Marte. Si multiplicamos 18 por 5 tendríamos 90 días. Contando 90 dias desde la aparición de esta figura tendríamos la fecha del 18 de Septiembre de 2012. El Dr. Horace R. Drew sostiene que esos 18 grupos representan realmente las 18 constelaciones que manejaba los mesopotamicos y los sumerios para describir el cielo.

Esa zona, en todo caso, pertenece al llamado cinturón de asteroides. De una de esas partes, la mas cercana al plano ecuatorial de la figura, sale una línea con ecuación de proporción áurea, que conecta directamente con un cumulo de puntos y líneas. Representarían el cinturón de Orion en la constelación de Hércules.

La constelación de Hercules, abajo:

Comparación con el círculo del maiz:

Adicionalmente el Dr. Horace R. Drew descubrió que las dos grandes esferas que se ven y que completan el dibujo, son la luna y jupiter tal y como se verán desde la tierra cuando el dia 21 de Diciembre de 2012 miremos a la constelación de Hercules.

La traca final viene de ese lugar del cosmos. En la constelación de Hercules reside el famoso cumulo M13, la zona de mayor concentración de estrellas del universo conocido, hacia donde se dirigió el famoso mensaje de Arecibo de 1974, con la esperanza de que habría mas posibilidades de ser respondido. Así  ocurrió en 2001 en Chilbolton, Inglaterra, en otro círculo del maiz, dejando entrever que los autores de ambos mensajes son los mismos.

Imagen del gigantesco cumulo de estrellas de M13.

M13 - Andy Ellis

1974: 2001 tierra-cumulo M13. Mensajes de Arecibo y Chilbolton

El mensaje igualmente se completa con el entorno de la figura. Tres etapas de un mismo mensaje. Un conocimiento cientifico perfecto (la ecuación de la relatividad), una mención a dioses venidos de los cielos por parte de la civilizacion mesopotámica cuyos conocimientos astronómicos eran colosales (sin calculadoras sin telescopios), y una tercera parte de un mensaje que conecta una fecha, un lugar del cosmos al que la humanidad “llamó” en 1974, y que queda representada como la tercera línea blanca del entorno del diseño. Los crop circles siempre expresan un segundo significado en su localización. En este caso, es la tercera etapa de un proceso de comunicación, el de Poirino, en Italia, que ya es historia viva del fenómeno con solo un día de vida.

Terminamos el reportaje exponiendo la planta central del diseño de Avebury de 2008. Impoluta y preciosa. Con tantas vueltas, si hubiese sido un fraude debió haber caido y haberse roto, pero no. La inteligencia que está detrás de los mensajes de los circulos de las cosechas dejó aquel detalle como muestra de la perfección que llega a alcanzar en el trato a las plantas involucradas, y como metáfora de que la fecha de 2012, quizá solo sea un despertar para la humanidad y no algo trágico. Una flor de esperanza en un mundo convulso.

Fuentes:  UFOPOLIS.NET     

Read Full Post »

Científico investiga la posibilidad de que las estrellas sean seres conscientes

La ciencia de la conciencia de las estrellas: desde milenios atrás la mente religiosa ha considerado la posibilidad de que las estrellas sean seres conscientes, ahora la ciencia retoma esta resplandeciente posibilidad

La idea de que los cuerpos celestes tienen conciencia resulta disparatada para la ciencia establecida, pero no para la religión y la filosofía hermética que desde hace miles de años han estudiado secretamente esta posibilidad. Decirle a un científico que el Sol tiene conciencia de sí mismo y posee una voluntad sería inmediatamente recibido como la declaración de una conciencia primitiva, enteramente animista –de la que la ciencia se enorgullece de haber superado hace siglos. Y sin embargo esta intuición poética de una inteligencia cósmica ha atravesado el tiempo, reapareciendo en mentes diversas, resistiéndose a ser domesticada, como una salvaje conexión con lo que el poeta Allen Ginsberg llamó  ”la  estrellada dinamo de la maquinaria de la noche”. Las voces de las estrellas en nosostros son difíciles de callar del todo.

Ahora resurge dentro de la misma ciencia legitimada que ha sanitizado las ideas, pero que ante la incomensurabilidad del cosmos y las propiedades “espectrales” de la materia subatómica, de vez en cuando debe recurrir a la imaginación para intentar entender el universo. El Dr. Gregory Matloff, académico del New York City College of Technology, planeta la hipótesis de que la conciencia estelar podría resolver el enigma de por qué las estrellas giran alrededor de los centros galácticos a una velocidad superior a la que se esperaría si solo se cuenta la materia observable del universo. Generalmente se conjura la existencia de la materia oscura para explicar el movimiento estelar, pero la materia oscura permanece elusiva e indetectada –por lo pronto materia de ciencia ficción. Matloff se sirve de la ciencia ficción para proponer una teoría de la conciencia estelar para explicar la velocidad de las estrellas: en su novela Star Maker, Olaf Stapledon juega con la idea de que las estrella podrían tener una forma de conciencia. Matloff considera plausible, aunque acepta que no existen pruebas concluyentes, que las estrellas mantienen su posición galáctica a través de la acción volitiva, apelando al efecto Casimir como explicación generadora esta conciencia estelar.

Una posible explicación física para la moción estelar anómala es la psicokinesis. La hipótesis presentada aquí es que la “mente” o la conciencia de una estrella sintiente puede actuar directamente sobre las propiedades físicas (en este caso la velocidad galáctica) de la estrella.

Aunque no se pretende que la psicokineses sea parte de la física establecida o la psicología, al menos un estudio teórico indica que es posible dentro del marco aceptado de la mécanica cuántica.

De acuerdo a los argumentos presentados en este estudio, la conciencia (o la mente) puede influir directamente en las propiedades de un sistem físico utilizando la energía presente en las fulctuaciones de la mecánica cuántica.  La conciencia podría hacer esto afectando el colapso de la función de onda en el sistema hacia un estado cuántico deseado.

Seguramente esto suena como herejía para el mainstream de la ciencia, pero si concedemos que el misterio del universo de ninguna manera ha sido resuelto y que es una propiedad fundamental, al menos de la realidad humana, ver reflejado en el mundo lo que pensamos sobre el mundo, esta teoría resuena con fibras profundas de formas de conocimiento alternativos, como puede ser la intuición o la imaginación poética. Matloff, sin embargo, intenta formular un argumento científico para explicar el surgimiento  de la conciencia en los hornos de las estrellas:

Los conceptos desarrollados en este trabajo aceptan que la conciencia, como la gravedad, está adherida a la estructura del universo. Como la gravedad no puede ser explicada invocando a la materia y a los campos de manera independiente; requiere de su interacción.

Varias teorías de la conciencia orgánica basadas en la física cuántica postulan que un campo universal de conciencia interactúa con nanoestructuras eléctricas dentro del sistema nervioso. En animales como el ser humano el espacio intersináptico de~20-nm dentro de la estructura neuronal del cerebro ha sido analizado por Evan Harrus Walker como la locación de los eventos a nivel cuántico que contribuyen a la conciencia. Pero todas las células eukaryotas contienen microtúbulos. Como es sugerido por Lynn Margolis, una forma de “conciencia microbial” podría estar basada en estas nanoestructuras.

Un acercamiento desde el efecto Casimir a la conciencia estelar. Se asume que la interacción dentro de las fluctuaciones cuánticas produce una forma de conciencia en todos los enlaces moleculares, aunque esta es más débil que las formas de conciencia afectadas por las interacciones de las fuctuaciones del vacío con las nanoestructuras orgánicas como los microtúbulos y el espacio intersináptico.

En otras palabras, la conciencia sería una propiedad emergente del vacío cósmico, el cual se comporta de la misma forma que las partículas discretas de energía (quantums). Este pampsiquismo tendría diferentes interacciones, de mayor o menor fuerza, según la complejidad de las moléculas que se forman. El “yo” que identificamos con la conciencia no es una propiedad fundamental de ésta sino una consecuencia de una forma de autopercepción de la misma.: la conciencia existe antes y más allá de un ente que la integre o identifique como suya.

Matloff se cuestiona cómo comunicarnos con estas hipotéticas inteligencias estelares cuyas vidas son tan largas que un siglo nuestro les parecería menos de un segundo. E incluso como prevenir una guerra entre inteligencias planetarias e inteligencias astrales.

Otros científicos ya se han hecho las mismas preguntas. Recientemente el biólogo Ruper Sheldrake en su libro La Física de los Ángeles:

Nuestro acercamiento a un nuevo paradigma científico (ya no mecánico) es con la idea del universo como un organismo viviente. El Big Bang describe el origen del universo como una pequeña, indiferenciada unidad. Luego el universo evoluciona y crece y nuevas formas y estructuras aparecen a su interior. Esto se da más como un organismo que como una máquina. La vieja idea de la Tierra muerta ha dado paso a Gaia, la idea de la Tierra viviente. La vieja idea del universo sin creatividad, ha dado paso a la evolución creativa. Primero en el reino de las cosas vivas, por Darwin, y ahora vemos que todo el cosmos está en proceso de evolución creativa. Así que si todo el universo está vivo, si el universo es como un gran organismo, entonces todo lo que contiene se entiende mejor como organismos que como máquinas.

La segunda pregunta que viene a la mente es: bueno, si el universo está vivo, si los sistemas solares y las galaxias y los planetas están vivos, ¿también están conscientes? ¿O están vivos pero no tienen conciencia, de la misma forma que tal vez una bacteria puede estar viva pero no tiene conciencia? ¿ El tipo de vida que puede existir en el cosmos tiene más conciencia que nosotros, o presumimos que es mucho menos conciente que nosotros? ¿Somos los seres más conscientes que existen en el universo? La respuesta común de la ciencia es que sí. Yo creo que esa es una presunción muy poco probable. Así que si llegamos a la idea de muchas formas distintas de conciencia, si la galaxia tiene vida y conciencia, entonces debería de tener una conciencia mucho mayor que la nuestra —mayor en extensión, mayor en sus implicaciones y poder y mayor en la expansión de su actividad. Esto desde el punto de vista de la ciencia es una idea ridícula, porque la ciencia ha erradicado la conciencia de cualquier otro lugar en el universo que no sea el cerebro humano.

La idea de que los planetas pueden ser seres conscientes es central a la mayoría de las religiones primitivas: se concibe a la naturaleza como un ser inteligente, con el cual se puede establecer una comunicación (y marca un ritmo) o es una Gran Madre que provee alimento material como espiritual (las almas son como ramas de un árbol invisible cuya raíz está en el centro de todas las cosas). La filosofía gnóstica concibe al planeta como la manifestación de una diosa (o demiurgo benigno): Sophia (actualmente Gaia Sophia) y al sistema solar como la creación-encarnación de una serie de espirítus tutelares conocidos como Arcontes equivalentes a los planetas ( y a etapas de conciencia: eones). A grandes rasgos, el gnosticismo considera que estamos dentro de la mente de estas entidades planetarias que diseñan una especie de juego o misión divina (muchas veces similar  a una matriz de realidad virtual) para nosotros, que somos extensiones de su conciencia. Phillip K. Dick da voz al Arconte en su novela  The Three Stigmata of Palmer Eldritch:

Lo que quiero decir es que me convertiré en todas las personas del planeta…Seré todos los colonos mientras arriban y empiezan a vivir aquí. Guiare su civilización. Es más, seré su civilización.

El místico francés Eliphas Levi escribió “Dentro de los soles recuerdan todo; dentro de los planetas olvidan”, tal vez en esta frase radiante de platonismo esté la clave del enigma. ¿Vivimos en la mente de un planeta observando las luces en las estrellas a distancia, como si intentaramos deletrear algo que olvidamos: nuestro nombre? No es mi intención tratar de agotar el misterio de la conciencia o de la relación entre una forma de vida y la matriz que la genera. Al contrario, la intención es despertar el asombro y motivar a la reflexión que atraviesa su propio espejo: nos preguntamos en la noche, observando las estrellas, sobre nuestro origen y nuestra esencia, nos hacemos las eternas preguntas, y de alguna manera sospechamos que las estrellas tienen la respuesta.

[Centauri Dreams]

Twitter del autor: alepholo

Fuente Pijamasurf

Read Full Post »

La conciencia afecta la materia, el observador afecta lo observado. Experimento así lo demuestra

Las implicaciones son inmensas, aunque nunca saldrá en el noticiario de la noche

Nuevo experimento realizado por el Dr. Dean Radin sugiere que no existe una realidad independiente de su observación; aparentemente la conciencia actúa sobre las partículas subatómicas, modificando sus estados cuánticos

En el centro del misterio que representa la física cuántica esta la posible interferencia del acto de observar en los resultados de un experimento, como si de alguna forma la conciencia estuviera influyendo en un fenómeno que en apariencia debiera ser independiente, o hasta pudiera estarse creando ese fenómeno con el mero acto de observar. Ocurre que al hacer una medición de un sistema de partículas subatómicas la función de onda varía instantáneamente, y no sólo en la región de la medida sino en cualquier otra por muy distante que esté.

Existe enorme polémica entre los físicos sobre esta teoría de la participación de la conciencia en un fenómeno material; mientras que aquellos más ajustados al paradigma clásico rechazan dicha influencia, una corriente identificada dentro de la Interpretación de Copenhague considera plausible que el colapso de la función de onda de un electrón esté determinado por la acción de una conciencia.

Recordamos a Dean Radin por su participación en el Global Consciousness Project de la Universidad de Princeton, el cual justamente mide, con enorme elegancia, la capacidad de la conciencia colectiva de modficar un aparato de medición y por lo tanto de manifestarse materialmente, así como por su trabajo estudiando la telepatía. Este maverick de las fronteras de la ciencia ha realizado un nuevo experimento en conjunto con una serie de científicos del Noetics Institute, publicado en Physics Essays, el cual sugiere que la conciencia afecta la medición de un fenómeno.

Se realizó un experimento de doble rendija (o experimento de Young, famoso por haber revelado la dualidad onda corpúsculo de la luz). “Se predijo que la proporción del patrón de interferencia de la energía espectral de la doble rendija en relación  a la energía espectral de una sola rendija disminuiría cuando se enfocaba la atención a la doble rendija en comparación a cuando no se dirigía la atención”. El experimento constó de 250 sesiones con 137 personas que enfocaron su atención a las rendijas por las que atravesaban fotones. Se diferenciaron intervalos de tiempo en los que se dirigió esta atención y en los que no se dirigió atención. Radin dice que, mientras que se erradicaron todo tipo de variables que podrían influir en el experimento, factores asociados a la conciencia, como experiencia meditando, apertura emocional y otros factores psicológicos “correlacionaron significativamente con las perturbaciones del patrón de interferencia de la doble rendija”. Eso parece ser “consistente con la interpretación relacionada a la conciencia en el problema de medición cuántica”.

El experimento puede ser consultado a fondo aquí. Todo parece haberse hecho conforme al más estricto método científico. Las implicaciones son inmensas, aunque nunca saldrá en el noticiario de la noche. Dice Radin en la introducción a su experimento:

La medición cuántica es un problema ya que viola la doctrina comúnmente aceptada del realismo, que asume que el mundo en general es independiente de la observación. El conflicto entre el realismo ingenuo y lo que implica el problema de medición cuántica obligó a muchos de los pioneros de la teoría cuántica a considerar el significado de observación y medición. Algunos como Pauli, Jordan y Wigner creyeron que algún aspecto de la conciencia –refiriéndose a capacidades mentales como la atención, la alerta y la intención– eran indispensables para entender la medición cuántica. Jordan escribió: “Las observaciones no sólo perturban lo medido, lo producen…  Provocamos que el electrón asuma cierta posición definida. Nosotros mismos producimos el resultado de la medición”.

Esto evidentemente es algo que la ciencia instintivamente rehuye, puesto que pone en entredicho sus fundamentos: refuta la existencia de una realidad objetiva. Y aunque por años se ha querido desestimar este fenómeno como algo que sólo ocurre en el mundo fantasmagórico de las partículas subatomícas, y que no tiene ningún significado en nuestro mundo macroscópico (una especie de insignificante aberración que aún debiera ser rectificada), lo cierto es que lo que implica es consustancial a toda la existencia del universo e inescapable para cualquier formulación filosófica. ¿Como separar de nuestro sentido existencial el hecho de que todo aquello de lo que estamos compuestos, en su constituyente básico, se ve modificado por el acto de ser observado? ¿Cómo no entender entonces, como lo hiciera Robert Anton Wilson, que cualquier teoría, creencia, modelo o sistema que erigamos no es más que un producto de nuestra observación y no un reflejo de la realidad? “Cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo (la mente humana)”, escribió el autor de Psicología Cuántica.

Dean Radin, junto con científicos como David Bohm o Rupert Sheldrake, manifiesta una gran valentía al investigar estos temas anatemas.  ”La noción de que la conciencia puede estar relacionada a la formación de la realidad física ha sido asociado más con la magia medieval y las ideas New-Age que con la ciencia sobria. Como resultado, es más seguro para la carrera de un científico evitar relacionarse con temas tan dudosos y subsecuentemente los experimentos que examinan  estas ideas son difíciles de encontrar en la física. De hecho el tabú es tan grande que hasta hace poco se había extendido a todo examen sobre los fundamentos de la teoría cuántica. Por más de 50 años estos experimentos se han considerado inapropiados para un investigador serio”.

Tiene cierta lógica, la espectralidad de la realidad pone en riesgo el poder casi divino que ha cobrado la ciencia en nuestra sociedad. Un poder que se ha incrementando en la medida que la magia y el arte han cedido su propio poder. La ciencia se considera el único método legítimo para acercarse al conocimiento –una reputación basada ciertamente en su capacidad de generar tecnología y manipular la naturaleza. Pero si acaso la ciencia no ha de ser cínica y rastrera entonces debería investigar, bajos sus principios, la naturaleza de la realidad sin imbuirle sus propias creencias. Ocurre justamente como en el fenómeno del colapso de onda, que al medir un fenómeno la ciencia proyecta la naturaleza de su conciencia en ese fenómeno: la realidad se convierte en una imagen de su modelo de realidad. Este es su gran poder, aunque de paso podría estar confirmando que el observador afecta lo observado. Una posible explicación, también, de por qué experimentamos más o menos la misma realidad colectivamente: un paradigma de pensamiento dominante se encumbra sobre el mundo proyectando su visión de la realidad: y eso es lo que vemos, puesto que así medimos.

La prueba más consistente de como afectamos la realidad como observadores con nuestros pensamientos la tenemos en el siguiente video, fruto del trabajo de investigación del Dr Masaru Emoto

Twitter del autor: @alepholo

Fuente  Pijamasurf

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: