Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/10/10

fruto_del_conocimiento.jpg

Un joven fue a visitar a un yogui y le dijo: -Voy a viajar por todos los sagrados Himalayas en busca de un maestro que me ofrezca enseñanzas para hallar la serenidad y que me reporte el fruto del conocimiento. 


-Yo te diría -repuso el yogui- que sería mejor que ese tiempo lo aprovecharas para practicar aquí conmigo.
Pero el joven no le prestó atención y partió. Viajó sin descanso, conoció a muchos maestros y pasó muchas penalidades. El viaje se prolongó durante años. Finalmente accedió a un valle donde había un hermoso jardín en el que crecía un maravilloso árbol. Era el árbol que daba los frutos del conocimiento. ¿Y quién estaba al lado del mismo? El yogui con el que el hombre había hablado años atrás. Se dirigió a él y le dijo:
-Pero, yogui, ¿por qué no me dijiste que tú eres el custodio del árbol que proporciona el fruto del conocimiento?
-Porque entonces no me habrías creído.

Vemos de acuerdo con nuestro grado de entendimiento. Comprendemos según la apertura de nuestra mente y nuestro corazón. Se nos escapan las realidades más evidentes porque nuestros juicios y prejuicios, creencias y expectativas las velan. En la mayoría de los seres humanos se produce, además, un fenómeno que los sabios hindúes denominan de “superposición”, en cuanto tendemos a superponer nuestras creencias y condicionamientos a lo que contemplamos, distorsionándolo, como la persona que tropieza con una cuerda y se espanta tomándola por una serpiente venenosa. A menudo buscamos muy lejos lo que está muy cerca. Damos la vuelta alrededor del mundo para llegar a nosotros mismos…, si llegamos.

Como declaraba Buda con frecuencia, subimos y bajamos por la misma orilla y no cruzamos a la opuesta, o bien vivimos dando vueltas a la circunferencia y no acertamos a llegar a su punto central. No es ni mucho menos por casualidad que la parábola del hijo pródigo aparezca tanto en el budismo como en el cristianismo. Pero es rara la persona que con clara comprensión sepa poner correctamente “los conectores” de su mente y, por tanto, “conectar” bien. Por efecto engañoso de la ilusión mental, tomamos lo relativo como absoluto, lo inesencial como esencial, lo insustancial como sustancial. La mente vaga de un lado para otro y el intelecto no tiene la pureza necesaria para análisis certeros, sometido a todo tipo de tendencias, pasiones y emociones. Las fuerzas psíquicas más poderosas se malogran porque las invertimos incorrectamente.

No se trata de dejar de ser activos, pero sí de comprender que la conciencia de ser puede ser desarrollada viajando muy lejos o sin salir nunca de la aldea que nos vio nacer. Es una búsqueda hacia dentro, aunque a veces la motivemos o inspiremos con una búsqueda hacia fuera.

Por Ramiro Calle
Gracias Pao!

Visto en: El Mago

Read Full Post »

MAYA; el HOLOGRAMA la Pineal y los Ojos, 2da parte

LA PINEAL Y LOS OJOS, EL UMBRAL A OTRAS DIMENSIONES 2da Parte, COMO CREAMOS NUESTRO HOLOGRAMA DE LA REALIDAD. La psico-fisiología de la conciencia, ¿como perdimos el paraíso? 2da Parte, COMO CREAMOS NUESTRO HOLOGRAMA DE LA REALIDAD. Restar la total percepcion de la vision nos mantuvo en la tercera dimension al enfocar en la materia y no usar el bizqueo para entrar en otras dimensiones del Tiempo-Espacio. Si podemos llegar desde dos dimensiones de un plano a ver y vivir 3 dimensiones, entonces desde las 3 dimensiones de la materia física de nuestra realidad podremos alcanzar la vision y vivencia de la quinta dimension. Y comprenderemos como genios como DaVinci y Tesla podían tener visiones y trasladarse a ver el futuro. Así como todas las perspectivas mágicas de artistas como Escher y otros que nos muestran que este mundo ilógico dimensional existe. Llegaremos a comprender que si podemos hacer milagros y llegar a caminar sobre el agua. Analizaremos las capacidades mágicas de Criss Angel a quien aun no han encontrado el truco de su magia. Para comprender mas ver la primera parte la 1ra parte, LOS OJOS SON EL ESPEJO DE LA CONCIENCIA Que dice el PopolVu de los Mayas, que veían en los bajo relieves de las Pirámides cuando hacían la mirada semi-bizca, porque los Mayas se deformaban el cráneo y eran bizcos, porque hacer la vision 3D, como ver el aura.

Ver mas videos en:  www.fundacion-soliris.eu/worldtv.html

Fuente: Fundacion Soliris

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: