Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mente polarizada’

Hay que derrumbar viejos esquemas de entendimiento de cómo funciona la realidad

Brad Hunter: Hay que derrumbar viejos esquemas de entendimiento de cómo funciona la realidad

Entrevista de Silvia Patrono

 

Silvia Patrono- ¿Puedes definir qué es la espiritualidad para ti?

Brad Hunter- Uno de los grandes descubrimientos de Einstein fue entender que la materia y la energía son formas distintas de una misma esencia. La materia se puede transformar en energía, y la energía en materia, es decir, son polaridades opuestas de una misma y única sustancia universal, Eter, Prana, Chi, o como quieras llamarla. Espiritualidad entonces, es evolucionar desde la materialidad para lograr – mediante la autoexperimentación vivencial- trascender de un estado denso a otro estado vibracional superior, mediante el alcanzar estados elevados de la conciencia.

S. P.-¿Qué relación tiene la “conciencia” en la espiritualidad?

B. H.- Es la Conciencia Universal la que determina la frecuencia de vibración que va a dar estado a la energía. A un tercer estado de conciencia corresponde una realidad de densidad afín, la cual llamamos tercera dimensión y que es acorde a la evolución que necesita para su desarrollo. El nivel de acercamiento individual y colectivo a dicha conciencia, es el que determina nuestro estadío frecuencial evolutivo personal y el de la Humanidad. Cuando la energía material se transforma por evolución, comienza a vibrar en una mayor frecuencia y se convierte entonces en energía espiritual. Los antiguos lo llamaban “alquimia espiritual”, y es la concecuencia de aumentar el nivel frecuencial de la estructura atómica de nuestros cuerpos. Al evolucionar la conciencia, cambia por correspondencia, la realidad.

S. P.-¿Cómo logramos la alquimia espiritual?

B. H.- El único camino para alcanzar esta “alquimia espiritual” es mediante la conciencia del amor. Los grandes maestros de la humanidad, no vinieron a hablarnos de física cuántica, ni de complejas dinámicas universales, sólo nos pidieron funcionar desde y para el amor. La velocidad de la energía humana que se logra desde el verdadero amor, hace que la velocidad de un polo hacia otro sea mayor, hasta alcanzar lo infinito y al estar en los dos polos al mismo tiempo ya no se desea, ya no se siente insatisfacción y se es feliz, pues ya no hay agitación mental, sino calma mental, ya no me siento atraído por el otro polo. Experimentamos así la conciencia de la unidad Universal.

S. P.- ¿Cuál es tu visión sobre el amor?

B. H.- El Amor es el más poderoso acelerador de partículas. El Amor es la forma más coherente de “portar” y “ofrecer” energía creacional. Sólo evolucionaremos cuando entendamos que evolución es ayudar a evolucionar al Universo. El Amor en su expresión más pura es una frecuencia que se manifiesta en proporción dorada, (la proporción y frecuencia en la que se manifiesta la creación). Una frecuencia de amor o Phi, es la frecuencia que permite el salto ascensional en la escala evolutiva.

S. P.-¿Cómo alcanzar la espiritualidad en un mundo que nos distrae del verdadero despertar?

B. H. – Hay un antiguo cuento que lo resume muy bien y habla acerca de un grupo de discípulos con su maestro, preocupados en alcanzar vivir en espiritualidad en todo momento. El maestro ejemplificó el proceso pidiendo a sus atentos discípulos, que intenten llenar un colador con agua. Infructuosamente una y otra vez, intentaron volcar agua sobre el colador y como es lógico el agua se filtraba a través de los agujeros. Con la práctica espiritual es lo mismo; no es ése el modo de llenar un colador con agua, ni tampoco lo es para nuestra espiritualidad. El maestro tomó entonces el colador en sus manos y lo arrojó lejos al mar. El colador flotó unos instantes y después se hundió. “Ahora está lleno de agua, y así permanecerá” dijo el maestro. Ese es el modo de llenar un colador con agua, y es el modo de realizar la práctica espiritual. No se logra vertiendo pequeñas dosis de vida ?divina en la individualidad, sino arrojando la individualidad dentro del mar de la espiritualidad.

S. P.- ¿Qué es lo que más te pregunta la gente que va a escuchar tus conferencias o charlas?

B. H.- La preocupación generalizada es acerca de lo que va a pasar con sus vidas frente a los flagelos que vive actualmente la humanidad: crisis económica, hambre, desocupación, cambios climáticos, etc. y la cuestión es como trascender en evolución por sobre dichos problemas. Siempre les pido que ante todo, hay que conservar el positivismo y que no hay que temer por lo que pasa, sólo hay que moverse hacia otro lado de la vida desde la conciencia y no desde el miedo. La Madre Tierra no quiere excluirnos de su plan, sólo espera que nos acerquemos a su nueva frecuencia. La integración no es negar o excluir algo, ni tampoco mantener un pensamiento positivo sin conciencia. Solo es movernos de una frecuencia a otra. El tema es que nadie va a hacer por nosotros, lo que debemos hacer por nosotros mismos. Debemos aprender… de eso se trata la evolución. El nuevo conocimiento nos enseña que el poder radica en nosotros mismos y que existimos como parte unificada de un Sistema Universal que nos integra y nos posibilita la existencia otorgándonos lo necesario para vivir y no sufrir. Sólo debemos aprender a vivir. Dios nos regala la vida, no como vivir.

S. P.-¿Cuál es la mayor resistencia que pone la gente cuando le hablas del poder de la emoción, las palabras y que no existen las víctimas?

B. H.- Hay que derrumbar viejos esquemas de entendimiento de cómo funciona la realidad. La gente posee muchos mandatos condicionantes que le impiden afrontar el cambio. Debemos entender de una buena vez, que todo lo que me pasa lo estoy creando y es mi responsabilidad. Debemos reemplazar el eterno y muy escuchado lamento ¿Por qué me pasa esto? ¿Por qué estoy creando esto? Todo lo que existe se basa en frecuencias. Atraigo a mi vida igual frecuencia a la que transmito. Cada emoción, pensamiento, sentimiento es una carga energética que al sumarse individualmente determina una frecuencia única personal y que al igual que un documento de identidad, nos identifica frente a lo que el Universo nos responderá por ley de acción y reacción.

S. P.-¿Qué espacio consciente le das a la Ley de Atracción en tu vida personal?

B. H.- La Ley de Atracción es incompleta e ineficiente si no conocemos como funciona el campo del intelecto y de que depende la materialización. Somos unidades de energía, y depende de la energía disponible que poseamos, el lograr las frecuencias correctas para materializar nuestro destino. Los elementos que necesitamos, – fundamentalmente Oxígeno, Agua y Nitrógeno- , los conseguimos del respirar, del comer, del hábitat y de otros seres vivos, entonces de acuerdo a la calidad de la energía que asimilamos, será el potencial para materializar. La realidad se materializa, por la potencia del rango de emisión, no por la ilusión de lo que pensamos. A mayor energía, mayor poder de la mente. En un Universo hecho de ondas, el foco coherente es el medio que tiene la capacidad de atraer fuerzas creativas con fluidez. La coherencia en cualquier nivel es coherencia en todos los niveles. La Ley de Mentalismo no funciona separada de otras 7 Leyes Universales. La Ley de Atracción es sólo el capítulo 1 de una extensa serie de conocimiento. Vivimos de ilusiones, morimos de realidades, el gran problema es que siempre nos vendieron la verdad fragmentada.

S. P.- Desde pequeño te has sentido atraído por los OVNIS, lo que te ha llevado a estudiar este fenómeno a fondo. ¿A qué conclusión has llegado, existen o no?

B. H.- Si el Universo es materia y la materia es sustentada por una Mente Consciente Universal -y nosotros somos parte integrante de la misma- debe haber muchos “nosotros” haciéndolo en otras realidades y en otros espacios. No existe una tercera dimensión, sin una cuarta que la sustente y así sucesivamente. El Universo es como una gran radio transmitiendo en múltiples frecuencias y longitudes de onda en cuyas estaciones hay muchos locutores y gente hablando. Por suerte, no podemos percibir a todas las estaciones al mismo tiempo y a quienes hablan en éstas, porque no podríamos concentrarnos en nuestra propia transmisión. Una sola especie, no es capaz de sustentar semejante Universo. Cada uno de los seres vivos del Universo son dispositivos que mantienen al mismo Universo funcionando. Si observamos la grandeza del Cosmos, nos daremos cuenta de la diversidad de vida que existe sustentándolo.

S. P.- En tu opinión, ¿quiénes se están volcando más a una búsqueda espiritual donde no hay víctimas y somos los creadores de la realidad que vivimos, los jóvenes o la gente de mediana edad?

B. H.- No es por edad sino por evolución, un niño puede poseer una alma vieja y puede despertar rápidamente a la sabiduría que porta su alma. La búsqueda y el despertar no está condicionado por edad, sí por años de mandatos desinformativos y limitadores. Los jóvenes poseen una nueva genética que le permite aceptar mejor las cosas, incluso en relación a alguien que consideramos “ya adiestrado”. Igualmente, son muchos los factores que determinan la recepción-evolución del conocimiento.

B. H.- El mejor escritor es el que relata sus libros frente a su audiencia y el permite que cada uno de esos oyentes escriba lo aprendido en el libro de la vida, creando juntos una mejor historia para todos. Opino que los libros se escriben evolucionando a diario sus escritos, en las hojas de la matriz cuántica. Existe una única biblioteca universal y es la que lee continuamente nuestro DNA. El Universo evoluciona a cada instante con los escritos que hacemos a cada instante a medida que vivimos. No pienso en términos tradicionales de hacer y proyectar. Uno hace y proyecta en todo momento y ante cada circunstancia de la vida, por lo que lo más mínimo, afecta al conjunto. Aquí “esto”, “soy” y “hago” lo que mi conciencia ordena que es correcto, ese es mi proyecto, espero sea un aporte valioso tanto para un insecto cuando lo admiro volar, como a un asistente de mis conferencias cuando comparto lo que investigo. Vivimos creando realidades y somos poco conscientes de ello. Ser consciente de ello, ¿no es el mejor de los proyectos? La conciencia de la co-creación nos obliga a ser muy responsables de lo que “escribimos” y “proyectamos” a diario en la existencia, porque al “pensar” y “hacer”, estamos afectando con nuestra experiencia, la matriz de la Conciencia Universal.

S. P. -Muchos de nuestros miembros nos preguntan qué hacer para estar preparados para el 2012. ¿Qué le diría Brad Hunter a ellos?

B. H.- La parte vieja del ciclo es aquella dominada por el ego, el miedo, la inseguridad, la carestía, las religiones, los sistemas bancarios…eso se está derrumbando hasta desaparecer. Todo eso era sustentado por nosotros mismos y un nivel de conciencia. No cambió la realidad, cambió la conciencia y al hacerlo, cambia la forma de percibirla. La parte nueva es el fin de vivir bajo las leyes de la polaridad, el fin de la dualidad como fuerza divisible. La evolución de la conciencia es la que nos lleva a integrar ambas partes en un todo evolutivo que trasciende la polaridad. Al hacerlo se ingresa en una nueva evolución en la que la Unidad y la aceptación de la polaridad como partes de un todo. No hay una fecha precisa que marca la evolución, el cambio ya está en proceso. Es fundamental no estar pendientes de fechas, porque éstas condicionan nuestra propia evolución, lo elemental es ser conscientes que debemos equilibrarnos y convertirnos en receptores de la nueva energía que emana cíclicamente cada 26.000 años y que proveniente del Centro de la Galaxia, lo cual es una realidad científica comprobada. La historia evolutiva del planeta nos marca con pruebas, que el Universo se encarga de extinguir todo aquello que no sirve a la evolución, dando espacio a versiones mejoradas de antiguas especies. El proceso de enjuiciamiento “ya” está en proceso y es la misma energía la encargada de determinar quien hizo mérito evolutivo para ser aceptado en la nueva Tierra. Cada ser humano posee un rango vibracional que lo identifica y es determinada por como “eligió ser” frente a la vida por libre albedrío. Esa frecuencia va ser nuestro propio juez.

S. P. – Has tenido el privilegio de entrevistar a José Arguelles. ¿Puedes compartir con nosotros alguna anécdota con respecto a ese encuentro?

B. H.- Uno de mis fundamentos de investigación es despersonalizar la información. Sin desmerecer el trabajo y la relevancia de nadie, personalmente no focalizo en personajes, sí en conocimientos. Durante años nos convertimos en seguidores espirituales de líderes y no en seguidores espirituales de espiritualidad. Así nos fue. Es tiempo de igualdad desidentificación. La importancia del cartero es convertirse en el medio que nos acerca la carta. Esto mismo lo aplico a mi persona, es por eso que comunico información y no personificación. Hablando de conocimientos, creo que lo que más me impactó es hallar en sus teorías una coherencia con otros conocimientos investigados por otras ramas de la investigación. La teoría del campo del intelecto planetario de los rusos, es similar a la teoría de la noosfera defendida por Arguelles, la frecuencia del tiempo lunar es coincidente con otras teorías cuánticas, etc.

S. P. -¿A quién desearías entrevistar próximamente y por qué?

B.H. -A todo aquel que tenga algo constructivo y creativo que decir. La evolución necesita evolucionismo y eso lo podemos encontrar tanto en la calle como en la NASA. Todos estamos participando en un mismo proceso y cada experiencia de vida, es “cargada” a la Matrix Universal, la cual llamamos la “Mente de Dios” y que no discrimina ninguno de los aportes que recibe. Estamos construyendo a diario un Universo participativo en el cual tú y yo somos parte actuante del mismo escenario. El verdadero investigador o periodista es el que logra ver en el escenario diario de la vida, los mejores aportes para su investigación. A diario entrevisto a la vida y no dejo de sorprenderme lo mucho que tiene para decir.

Reportaje exclusivo para www.creandotuvida.com

Tomado de marta lidia tressols romero

Fuentes videos:   

Read Full Post »

 

La Ley de la Correspondencia

En tiempos de Abraham el maestro Hermes Trismegisto aseguraba que toda la información sobre un hombre se podía encontrar en solo una gota de su sangre y que dentro de cada hombre se hallaba representada la totalidad del universo. Formuló entonces un principio al que llamó La Ley de la Correspondencia que decía:“Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba”. Con estas palabras creó Hermes un método deductivo que permitió vislumbrar la grandeza del universo creado, donde lo más grande de lo más grande es igual a lo más pequeño de lo más pequeño. Donde todos los niveles de existencia comparten la misma esencia, organizados en un sistema de hologramas dentro de hologramas, dentro de hologramas, hasta el infinito.

Por eso desde ese entonces para los más sabios existía ya la convicción de que el camino más corto para la exploración del cosmos era mediante el viaje hacia el interior del hombre: “Conócete a ti mismo y conocerás el universo”. Según la publicación “El Tao de la Física” del científico Frityof Capra: con la meditación como único método de investigación, los antiguos Vedas llegaron a formular, en términos poéticos, los principios de la Física Cuántica. Y esto ocurrió tres mil años antes que nuestros científicos modernos llegaran a las mismas conclusiones por medio de las matemáticas.

La Ley de la Correspondencia tiene aplicaciones sin fin. Por ejemplo: considerando en un hombre el cuerpo físico como el “abajo” y su mente como el “arriba” decimos: “como es el pensamiento de un hombre así es su cuerpo”. Puede ser: “mente sana en cuerpo sano”, o cuerpo enfermo como manifestación de pensamientos distorsionados. Afortunadamente en las enseñanzas de Hermes “el tres veces sabio” la enfermedad viene de la mano con el remedio: “Cambia el pensamiento y sanarás tu cuerpo”.

Es evidente que en un hombre existen aspectos visibles e invisibles. Todos podemos palpar el cuerpo físico, pero no hay forma de ver o tocar un pensamiento. Solamente podemos deducir que este existe por los efectos que produce. Según la Ley de la Correspondencia, si así es en el microcosmos, acá abajo, igual debe ser en el macrocosmos, allá arriba. En el espacio exterior podemos ver objetos físicos, tales como: planetas, sistemas solares y galaxias. Pero no es posible descubrir tras de ellos la mente que los dirige. Solo por deducción podemos tener la certeza de que existe.

En el cuerpo humano todo es mente. Cada célula es inteligente y guarda la información que precisa. Además tiene la habilidad de comunicarse instantáneamente con las demás células. Estas capacidades son reales, pero no podemos verlas ni tocarlas. Por ejemplo: nos aporreamos el dedo gordo del pié e inmediatamente el sistema nervioso y el cerebro lo saben. Como resultado el dedo golpeado recibe la dosis adecuada de aquello que necesita para cicatrizar la herida y combatir una posible infección.

De la misma manera, en el universo también Todo es Mente. Cada célula del macrocosmos, llámese hombre, planeta, sistema solar o galaxia, posee proporcionalmente el grado de inteligencia que necesita. La interconexión entre ellas y la Mente que las gobierna también es perfecta: el Todo afecta las partes y las partes influyen a su vez en el Todo. Es un hecho que “ni un pelo de nuestro cabello cae, sin que el Creador lo sepa”. Igualmente, puede ser que un hombre sea más pequeño que la más microscópica brizna de polvo en la galaxia, pero si un ser humano cambia, invariablemente estará alterando la esencia misma de todo el universo.

Por: Hortensia Galvis Ramz.

Angeles Solares

ningún conocimiento oculto ha sido tan celosamente guardado
como los fragmentos de las enseñanzas herméticas.
Hermes Trimegisto”el elegido de los dioses”.
 
Hermes fue y es el padre del ocultismo,
el que ilumina los conocimientos.
 
La obra de Hermes,la Gran Verdad,
guardada intacta por un numero de hombres
reducido en cada época.

De los labios al oído fue transmitido el conocimiento.
 
Mas estos hombres no han olvidado
el respeto a la transmisión de estas enseñanzas,
a lo cual
El Kybalion dice:
“Dondequiera que estén las huellas del Maestro,
allí los oídos del que es apto
para recibir sus enseñanzas se abren de par en par”.
 
”Cuando el oído es capaz de oír,
entonces vienen los labios que han de llenarlos con sabiduria”.
 
Si sois verdaderos estudiantes o discípulos,
”comprendereis” y podréis aplicar
estos principios;si no,
debéis desarrollaros,
pues de otra manera las
enseñanzas herméticas no serán para vosotros sino

palabras,palabras,palabras…

I-La Filosofía Hermética -
 
I-”Los labios de la sabiduría permanecen cerrados,
excepto para el oído capaz de comprender”
 
Egipto,patria de las pirámides y de la esfinge ,
fue la cuna de la Sabiduría Secreta
y de las doctrinas secretas.
Egipto fue residencia de grandes Maestros,
pero entre esos grandes existió uno a los que proclamaron
“el Maestro de los Maestros”conocido como
Hermes Trimegisto.
 
Padre de la sabiduría,
astrología,
descubridor de la alquimia.
 
Los egipcios lo deidificaron como Tot y años después
los griegos como Hermes dios de la sabiduría.
 
-II-”Los siete principios Herméticos. (más…)

Read Full Post »

El llamado número de la bestia, el 666 hace referencia a la llegada del anticristo, no son pocas las profecías que advierten de ello, pero ¿que esconde tan misteriosa cifra?.

En http://www.mundodesconocido.com os explicamos con detalle los más importantes misterios que alberga este número y su ancestral vinculación con ciertos símbolos sagrados lejanos en el tiempo y actuales al mismo tiempo, incluso os explicaremos como sibilinamente han colocado el número de la bestia en todo aquello que podemos comprar o vender, como reza el libro de las revelaciones.

Os invitamos a visionar este videoprograma que os dará mucho en que pensar.

Fuente: 

Read Full Post »

ego2.jpg

Y esto es el ego: Un reflejo emocional de lo que piensas, piensan y te enseñaron a creer de ti. Nos referimos al condicionamiento recibido, acumulado y auto extendido durante toda tu vida. Un condicionamiento del cual no eres consciente, con el cual estas profundamente identificado y te parece de lo más normal. Soltarlo se convertirá en un verdadero desafío para ti; nadie sabe cuanto depende de algo hasta que trata de vivir sin ello. 

 


El ego es tu enemigo?

El verdadero ser solo se puede llegar a conocer por medio del falso. Solo se puede llegar a conocer lo real a través de la ilusión. No puedes acceder a la verdad en forma directa. El asunto del ego no se debe percibir como una bestia que nos acecha para cazarnos. El ego es un sistema que sirve para cumplir un propósito; “Canalizar nuestra energía interior para convertirla en experiencias”. Es la estructura que nos dota de los medios, es la herramienta que sirve como enlace entre dos mundos. Es el vehículo de transporte para que el espíritu y tu alma puedan acceder a este plano dimensional. El ego es el programa que te permite interactuar con el mundo de la forma y la materia.

Entonces cuál es el problema con el ego? ¿Que tienen de malo sus creaciones o conjunto de ideas o valores?

Cuando una persona carece de la consciencia de su centro original, busca y se le provee de otros elementos que le brinden una personalidad sustituta, nadie puede operar sin una identidad. Quien experimenta una crisis de personalidad se puede sumergir en un profundo dolor existencial con deseos hasta de morir. La apatía y la depresión son algunos ejemplos. Si hacemos un reconocimiento más profundo: el ego es algo que no podemos dejar de usar. Este nos brinda la estructura. El problema reside cuando nos identificamos con cierto tipo de roles que no están alineados con nuestro núcleo. Nuestra vida conforme se va desenvolviendo define sus creencias, sus valores y principios que le gobiernan. Nadie se puede salir de esta dinámica. “Nadie puede operar sin una identidad.”

Hablando con más propiedad, el ego es un producto de la mente, esta última es el autor intelectual de todo lo que nos acontece y como le percibimos, de lo que sentimos y creemos ser. Cuando la actividad mental carece de gobierno (consciencia) puede crear identidades disfuncionales, enfermizas y nocivas. A eso le solemos llamar el ego. La mente suele proporcionarnos ideas interminables acerca de lo que debemos creer, nos satura de necesidades, nos demanda una continua búsqueda de la felicidad que no termina, nunca, no permite que estemos satisfechos con lo que contamos en el presente. Y si lo logramos en algún momento, vivimos con el miedo de perderlo. O simplemente se acabe. La mente sin dirección se convierte en un hoyo negro sin fondo. Siempre nos empuja a desear más. Absorbe toda nuestra energía y nos debilita para estar en paz en el presente.

No olvidemos que el ego aunque se trate de un producto de la mente, es indispensable para el reconocimiento de nuestra existencia y para poder canalizar la energía del corazón. No podemos materializar nuestra energía si carecemos de enfoque. De ahí se desprende que el concepto del ego solo se vuelve un problema cuando carece de comprensión. Cualquier persona necesita contar con una personalidad egótica para tomar consciencia de su existencia y posteriormente de su núcleo. Siempre que alguien se perciba como algo pensante demandará una identidad. La mente no puede vivir sin identificación con algo, de ello depende su supervivencia, si la mente no tiene un marco de referencia que le brinde sentido a la percepción de su presencia, esta se puede colapsar. Un cuerpo sin mente se convierte en algo vegetal, estático, sin capacidad operativa para crear. Una mente sin acceso a la consciencia del ser se puede convertir en algo limitante, controlador y destructivo.

Cuando la mente cumple con su verdadero fin es el constructor mediante el cual tenemos acceso a nuestro ser verdadero, al que solemos llamar alma o espíritu. Por otra parte la mente crea todas nuestras identidades, trátese de las constructivas que brindan gozo o las disfuncionales que otorgan placer momentáneo. Cuando hablo de la mente, suelo referirme al instrumento que nos brinda un conjunto de ideas que alimentan la percepción de nuestra existencia. El ego es un producto de la mente y a su vez nos permite relacionarnos con todo, con nosotros mismos y el mundo que percibimos. Le relación con nosotros mismos, es el origen de todo lo que nos acontece. (más…)

Read Full Post »

 

Joe Dispenza estudió Bioquímica en la Universidad de New Brunswick (Nueva Jersey) y es doctor en Quiropráctica por la Life University de Atlanta (Georgia). Coautor del filme récord de Y tú qué sabes, llena salas de conferencias en Estados Unidos y Europa explicando de forma sencilla cómo cambiar.

Cómo los pensamientos provocan reacciones químicas que influyen directamente en la salud y crean una realidad propia. Lleva décadas estudiando la neuroplasticidad, esa capacidad que tiene el cerebro de adaptarse a los cambios y modificar los circuitos que conectan todas las neuronas.

Él es un ejemplo vivo de su propio cambio. A los 24 años sufrió un grave accidente que afectó a sus vértebras dorsales. Le vaticinaron que se quedaría toda la vida en una silla de ruedas. Pero decidió no operarse y experimentar, en cambio, la capacidad de regeneración de su propio cuerpo. Se ofrece la entrevista que le ha realizado Elisabet Bonshoms (Foto de Xavier Cervera)

—————————————————————————————–

Alguien discute con su pareja y termina con un: “Soy así, no puedo cambiar”. ¿Qué le diría usted?

Que no es verdad. Se producen una serie de reacciones químicas en el cuerpo que hacen creer que no se puede cambiar, pero la evidencia de la ciencia dice todo lo contrario. Hay que olvidar la idea de que el cerebro es un órgano estático, rígido e inmutable. Sí, podemos cambiar.
¿Cómo?

Cambiando de pensamiento. El interruptor que activa el cambio es la voluntad, porque desencadenará una nueva información. Cambiar es pensar de forma más amplia, trascender tu propio entorno. Es conectarte a un sueño, a una idea que ya existe en el campo cuántico de posibilidades. Es creer en ese futuro cuando todavía no se puede percibir con los sentidos.
¿Por qué es tan difícil cambiar?

Porque las reacciones emocionales son muy adictivas. Puedes decirte a ti mismo que no te gusta tu trabajo ni tu relación de pareja, que no te gusta nada de lo que haces y tienes en tu vida. Pero eso es una emoción que la mente ha memorizado para reafirmar su identidad. Esas reacciones químicas alteran nuestra percepción de la realidad e impiden la entrada de cualquier otro tipo de información en nuestro cerebro. Para cambiar hay que romper esa emoción.

Pero no es nada fácil cambiar los pensamientos. Lo primero que hay que hacer es observarlos y relacionarlos con lo que te pasa en la vida. Así uno empieza a ver reflejados en su cotidianidad los efectos que ha creado con cada uno de sus ­pensamientos.

¿Por qué da miedo cambiar?

Porque eso supone pasar de una situación cómoda y predecible a otra desconocida. La mayoría de las personas sueñan con emprender cosas nuevas, pero no pasan a la acción, se quedan en el plano intelectual. ¿Cómo podemos realizar estos proyectos si seguimos apegados a lo familiar y convivimos con esta vieja personalidad? Para experimentar algo nuevo tenemos que arriesgar, dejar el territorio de lo predecible y entrar en el terreno de la incertidumbre.

¿Qué se debe cambiar para crear una nueva vida?

(más…)

Read Full Post »


HEMISFERIO IZQUIERDO                 HEMISFERIO DERECHO

Lógica Percepción de las formas
Lenguaje(sintaxis, gramática) Visión de conjunto
  Orientación espacial
  Forma de expresión arcaicas
Hemisferio verbal:  
Lectura Música
Escritura Olfato
Cálculo Expresión gráfica
Interpretación del entorno Noción del mundo en conjunto
Pensamiento digital Pensamiento analógico
Pensamiento lineal Simbolismo
Noción del tiempo Intemporalidad
Análisis Holística
Magnitudes lógicas  
Inteligencia Intuición
   
Activo Pasivo
Eléctrico Magnético
Ácido Alcalino
lado derecho del cuerpo lado izquierdo del cuerpo
mano derecha mano izquierda
YANG YIN
+
Sol Luna
Masculino Femenino
Día Noche
Consciente Inconsciente
Vida

Extracto tomado del libro: “La Enfermedad como Camino” de Thorwald Dethlefsen

Continúa… Hemisferios cerebrales y el procesamiento de la información  
 
 
 

 

Hemisferios cerebrales y el procesamiento de la información

Hemisferios cerebrales y el procesamiento de la Información

Nasrudín estaba sentado con un amigo cuando empezó a anochecer. «Enciende una vela», dijo el amigo, «porque está oscureciendo. Hay una justo a tu izquierda».

«¿Y cómo voy a distinguir la derecha de la izquierda en la oscuridad, tonto?», preguntó Nasrudín.

Indries Shah -The Exploits of the Incomparable Mulla Nasrudin

El cerebro humano consta de dos hemisferios, unidos por el cuerpo calloso, que se hallan relacionados con áreas muy diversas de actividad y funcionan de modo muy diferente, aunque complementario. Podría decirse que cada hemisferio, en cierto sentido, percibe su propia realidad; o quizás deberíamos decir que percibe la realidad a su manera. Ambos utilizan modos de cognición de alto nivel. Nuestros cerebros son dobles, y cada mitad tiene su propia forma de conocimiento, su propia manera de percibir la realidad externa, incluso podríamos aventurarnos a decir que poseen su propia personalidad, siendo ambas mitadas complementarias una de la otra.

Podríamos decir, en cierto modo, que cada uno de nosotros tiene dos mentes conectadas e integradas por el cable de fibras nerviosas que une ambos hemisferios. Ningún hemisferio es más importante que el otro. Para poder realizar cualquier tarea necesitamos usar los dos hemisferios, especialmente si es una tarea complicada. Lo que se busca siempre es el equilibrio. El equilibrio se da como resultado de conciliar polaridades, y no mediante tratar de eliminar una de ellas. Cada hemisferio cerebral tiene un estilo de procesamiento de la información que recibe.

                        «El hemisferio izquierdo analiza en el tiempo,
                           mientras que el derecho sintetiza en el espacio.»
 
Jerre Levy en «Psychobiological Implications of Bilateral Asymmetry» 

                                              Hemisferio Izquierdo
Hemisferio IzquierdoEl hemisferio izquierdo procesa la información analítica y secuencialmente, paso a paso, de forma lógica y lineal. El hemisferio izquierdo analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo, planea procedimientos paso a paso, verbaliza, Piensa en palabras y en números, es decir contiene la capacidad para las matemáticas y para leer y escribir.
La percepción y la generación verbales dependen del conocimiento del orden o secuencia en el que se producen los sonidos. Conoce el tiempo y su transcurso. Se guía por la lógica lineal y binaria (si-no, arriba-abajo, antes-después, más-menos, 1,2,3,4 etc.).
Este hemisferio emplea un estilo de pensamiento convergente, obteniendo nueva información al usar datos ya disponibles, formando nuevas ideas o datos convencionalmente aceptables.
Aprende de la parte al todo y absorbe rápidamente los detalles, hechos y reglas.
Analiza la información paso a paso.
Quiere entender los componentes uno por uno.
 
                                             Hemisferio Derecho
Hemisferio DerechoEl hemisferio derecho, por otra parte, parece especializado en la percepción global, sintetizando la información que le llega. Con él vemos las cosas en el espacio, y cómo se combinan las partes para formar el todo. Gracias al hemisferio derecho, entendemos las metáforas, soñamos, creamos nuevas combinaciones de ideas.
Es el experto en el proceso simultáneo o de proceso en paralelo; es decir, no pasa de una característica a otra, sino que busca pautas y gestaltes. Procesa la información de manera global, partiendo del todo para entender las distintas partes que componen ese todo. El hemisferio holístico es intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva.
Este hemisferio se interesa por las relaciones. Este método de procesar tiene plena eficiencia para la mayoría de las tareas visuales y espaciales y para reconocer melodías musicales, puesto que estas tareas requieren que la mente construya una sensación del todo al percibir una pauta en estímulos visuales y auditivos.
Con el modo de procesar la información usado por el hemisferio derecho, se producen llamaradas de intuición, momentos en los que «todo parece encajar» sin tener que explicar las cosas en un orden lógico. Cuando esto ocurre, uno suele exclamar espontáneamente «¡Ya lo tengo!» o «¡Ah, sí, ahora lo veo claro!» El ejemplo clásico de este tipo de exclamación es el exultante «Eureka» (¡lo encontré!) atribuido a Arquímedes. Según la historia, Arquímedes experimentó una súbita iluminación mientras se bañaba, que le permitió formular su principio de usar el peso del agua desplazada para deducir el peso de un objeto sólido sumergido.
Este hemisferio emplea un estilo de pensamiento divergente, creando una variedad y cantidad de ideas nuevas, más allá de los patrones convencionales.
Aprende del todo a la parte. Para entender las partes necesita partir de la imagen global.
No analiza la información, la sintetiza.
Es relacional, no le preocupan las partes en sí, sino saber como encajan y se relacionan unas partes con otras.

                                Comparación entre ambos hemisferios 

«Mucho debo a la tierra en que crecí.
Más aún a las Vidas que me nutrieron.
Pero sobre todo a Dios, que me dio dos lados distintos en mi cabeza.
Mucho reflexiono sobre el bien y la Verdad en las fes que hay bajo el sol.
Pero sobre todo pienso en Dios, que me dio dos lados en mi cabeza, no uno.
Antes me quedaría sin camisa ni zapatos, sin amigos, tabaco o pan que perder por un minuto los dos lados distintos de mi cabeza» .
Rudyard Kipling

Bob Samples, profesor, escritor y filósofo humanista, ofrece un ejercicio de imaginación en su libro sobre la enseñanza The Wholeschool Book:«Supongamos por un momento que cada uno de nosotros tiene en la cabeza no sólo un prado, sino dos. Dos prados claramente diferentes. Desde luego, como ambos son prados, tienen algunas cualidades en común. Pero aún así existen diferencias apreciables entre ellos. Para que queden bien separados, visualicemos un río ancho y rápido que corre entre los dos. Eso es, un río que fluye de un hemisferio al otro.» 

«Lo más asombroso de este río es que fluye en ambas direcciones a la vez. La sustancia de un prado puede pasar instantáneamente al otro. Sin embargo, en cuanto llega, se transforma adaptándose a la ecología del nuevo prado.»

Prados
Hemisferio Izquierdo Hemisferio Derecho
Verbal: Usa palabras para nombrar, describir, definir. No verbal: Es consciente de las cosas, pero le cuesta relacionarlas con palabras.
Analítico: Estudia las cosas paso a paso y parte a parte. Sintético: Agrupa las cosas para formar conjuntos.
Simbólico: Emplea un símbolo en representación de algo. Por ejemplo, el dibujo ojo significa “ojo”; el signo +representa el proceso de adición. Concreto: Capta las cosas tal como son, en el momento presente.
Abstracto: Toma un pequeño fragmento de información y lo emplea para representar el todo. Analógico: Ve las semejanzas entre las cosas; comprende las relaciones metafóricas.
Temporal: Sigue el paso del tiempo, ordena las cosas en secuencias: empieza por el principio, relaciona el pasado con el futuro, etc. Atemporal: Sin sentido del tiempo, centrado en el momento presente.
Racional: Saca conclusiones basadas en la razón y los datos. No racional: No necesita una base de razón, ni se basa en los hechos, tiende a posponer los juicios.
Digital: Usa números, como al contar. Espacial: Ve donde están las cosas en relación con otras cosas, y como se combinan las partes para formar un todo.
Lógico: Sus conclusiones se basan en la lógica: una cosa sigue a otra en un orden lógico. Por ejemplo, un teorema matemático o un argumento razonado. Intuitivo: Tiene inspiraciones repentinas, a veces basadas en patrones incompletos, pistas, corazonadas o imágenes visuales.
Lineal: Piensa en términos de ideas encadenadas, un pensamiento sigue a otro, llegando a menudo a una conclusión convergente. Holístico: Ve las cosas completas, de una vez; percibe los patrones y estructuras generales, llegando a menudo a conclusiones divergentes.

La Dra. Jill Bolte Taylor en su libro “My stroke of Insight” clarifica muy bien la diferencia que existe en el funcionamiento de los hemisferios del cerebro. Acá les compartimos su participación en una conferencia TED (Technology, Entertainment and Design conference) donde relató una experiencia cumbre: cuando la ciencia y la espiritualidad se unen en la vivencia de una persona.

                                    “My stroke of Insight”

 

Principales Características de ambos hemisferios
Hemisferio Izquierdo Hemisferio Derecho
Lógico, analítico y explicativo, detallista
Holístico e intuitivo y descriptivo, global
Abstracto, teórico
Concreto, operativo
Secuencial
Global, múltiple, creativo
Lineal, racional
Aleatorio
Realista, formal
Fantástico, lúdico
Verbal
No verbal
Temporal, diferencial
Atemporal, existencial
Literal
Simbólico
Cuantitativo
Cualitativo
Lógico
Analógico, metafórico
Objetivo
Subjetivo
Intelectual
Sentimental
Deduce
Imagina
Explícito
Implícito, tácito.
Convergente, contínuo
Divergente, discontínuo
Pensamiento vertical
Pensamiento horizontal
Sucesivo
Simultáneo
Intelecto
Intuición
Secuencial
Múltiple

«La SABIDURÍA se da como el resultado de la interacción de la PERCEPCIÓN con el ANÁLISIS; de la IDEA con la CIENCIA; del IDEALISMO con el MATERIALISMO; del hemisferio derecho con el hemisferio izquierdo; es decir, de la interacción del Principio Masculino Universal con el Principio Femenino Universal (Padre y Madre Universal).
Cuando se logra la integración total de la Creación con el Conocimiento, y del Amor con el Sentimiento, entonces se da la COMPRENSIÓN que se manifiesta como sabiduría, en la aplicación armónica de la realización» 
                                        Gerardo Schmedling

http://eugeniousbi.tripod.com/cap_003.html

Visto en:Armónicos de Conciencia

Read Full Post »

Hasta la fecha ningún científico pudo localizar la mente en el cerebro. Sí que el cerebro procesa estímulos procedentes de ella, pero no han podido ni centralizarle ni encontrar sus nodos.

Todavía nos nos hemos puesto de acuerdo en “qué es la mente”, mucho menos tenemos una convicción de dónde está.

La mente sería aquello que necesitamos para preguntarnos qué es la mente, jeje.

La mente humana es no local, del mismo modo que lo son los campos morfogenéticos: “Según esta sugerente teoría —ya experimentalmente demostrable— la memoria no se ubica en el cerebro, sino que es inherente a la naturaleza. Todo parece apuntar a que los sistemas naturales heredan una memoria colectiva de todas las cosas anteriores de su misma especie, sin importar lo lejos que puedan estar ni el tiempo transcurrido desde que existieron”.

Lo que sucede es que estamos programados para darle un sitio a todo en el espacio tridimensional, por lo que nos cuesta entender el concepto de “no-localidad”.

Sí, hay algunas cosas que no tienen lugar. La física cuántica nos muestra las conexiones no locales entre partículas, que pueden estar sincronizadas sin que exista un campo conductor entre ellas. Estamos hablando de un campo universal que es omnipresente.

La mente no local explica la sincronicidad con que se ponen en funcionamiento algunas manifestaciones sin estar conectadas entre ellas. También algunos fenómenos como el comportamiento sincrónico de un colectivo de termitas o de peces.

En el caso de las termitas es muy interesante: si pones a tres o cuatro en una pecera con algo de tierra, no hacen nada. Pero si pones una gran cantidad, comienzan todas a construir  complejas estructuras organizándose sincrónicamente. Todas toman la decisión al mismo tiempo de ponerse a trabajar.

La existencia de campo universal y unificado podría explicar varios fenómenos de la naturaleza, de hecho todo el universo es energía y ese sería el mismo campo no local del que estamos hablando: el campo cuántico.

Einstein rechazaba la teoría de la no-localidad cuántica, le llamaba “acción fantasmagórica a distancia”, porque este fenómeno indicaría que la información para ser sincrónica debería viajar a mayor velocidad que la velocidad de la luz, por o tanto violaba los principios de la Teoría Especial de la Relatividad. Pero más tarde, el físico Alan Aspect demostró que la velocidad de la luz no es un límite absoluto cuando observamos el mundo cuántico. El entrelazamiento cuántico (el fenómeno de la conexión no local entre los fotones) nos muestra cómo todos nosotros estamos entrelazados desde el mismísimo Big Bang, si es que el Universo conocido ha nacido de la explosión de un punto condensado.

Boris Tsirelson halló en 1980 que las correlaciones cuánticas están limitadas por una cota superior: el  límite de Tsirelson.

Pero en 1994, los físicos Sandu Popescu y Daniel Rohrlich descubrieron que una clase particular de correlación puede existir por encima de ese límite, lo que se llama hoy en física “correlaciones post cuánticas”, que son los fenómenos que se dan cuando algunas correlaciones entre las partículas parecen ser más “no-locales” que otras.

Más tarde Rosembaum llevó a cabo un experimento con cristales, que demostró que este fenómeno de no-localidad se manifiesta también en el mundo visible y no sólo en el cuántico.

Después Sheldrake creó un laberinto para determinada especie de ratones de laboratorio. Ese laberinto es un campo morfogenético experimental. En otro laboratorio pusieron a la misma especie de ratones en un laberinto exactamente duplicado.

Cuando los ratones de Sheldrake descubrieron el camino más corto hacia la comida, al mismo tiempo en el otro laboratorio (situado en otro país), los ratones comenzaron a tomar el mismo camino llegando más rápido a la comida. Algo así como el experimento del mono 101.

Esto sucede todo el tiempo con las ballenas del Atlántico Norte y las ballenas del Atlántico Sur. Son manadas que no están conectadas entre sí, sin embargo cuando una de las manadas cambia su canción (una vez al año), la otra comienza a cantar (al mismo tiempo) la nueva melodía.

En la naturaleza hay muchas manifestaciones de estas conexiones de inteligencia colectiva no localizada y se producen interespecies también. No sólo entre seres de la misma especie (lo que podría ser un recurso de supervivencia).

Incluso seres unicelulares sin cerebro demuestras inteligencia y comportamiento.

Pero volvamos a casa y a nuestra mente. Nuestra mente NO ESTA  EXCLUSIVAMENTE EN EL CEREBRO.

Desde Descartes hasta las teorías más recientes, la cuestión llamada “el problema-mente-cerebro” o “el problema alma-cuerpo”, o también el llamado “problema conciencia-cuerpo”, es uno de los problemas fundamentales de la fílosofía, la neurología, la biología y otras ciencias.

Sin embargo ¿por qué creer que mente y cerebro son dos cosas distintas? ¿Por qué seguimos intentando fragmentarlo todo?

¿No será que mente y cuerpo son manifestaciones de una sola esencia?, porque a ver si dejamos de rompernos la cabeza con esta eterna dualidad…

¿No será que lo físico y lo no físico es una dualidad fruto de nuestra ilusión perceptual? (lo visible y lo invisible).

El científico chileno Alejandro Serani Merlo, decía en un congreso de bioética: “…-No es, en consecuencia, el cerebro el que percibe, por más que el cerebro sea necesario para la percepción. Es el animal el que -en tanto que todo unificado- percibe por su cerebro. De lo anterior se desprende que un viviente no es una colección de partes accidentalmente reunidas, sino una totalidad esencialmente unificada, que posee identidad y acciones propias irreductibles. Un viviente no es una colección de moléculas casualmente reunidas sino un tipo especial de realidad natural, con su propia unidad, identidad y leyes específicas irreductibles…”.

Son interesantes las observaciones del invesigador holandés Pin Van Lommel, publicadas en la revista The Lancet (una publicación científica muy respetada en el ámbito de la ciencia oficial), en las que revela la existencia de procesos concientes aún más allá de la muerte clínica. Es decir, que para Lommel, una persona sigue siendo conciente más allá de la inactividad de su cerebro. Estos experimentos demuestran la no localidad de la mente en el cerebro. Su independencia de él.

El problema de que haya tan pocos científicos tratando el tema es la imposibilidad de llevarlo al campo empírico y demostrar la naturaleza de la mente con el visto bueno de los académicos que habrán de aprobar la teoría.

Lo tenemos a  Karl Pribram con su teoría (al fin) no materialista de la mente holográfica, una estructura holónica de energía, una porción del Universo en cada uno de nosotros.

Solo una mente no local e inmaterial puede explicar la mayoría de los fenómenos de los seres vivos. Una mente que sea un campo unificado, como lo es el Universo. Ya no hay por qué dividir entre cuerpo-mente, son interdependientes, forman parte de una unidad.

Y todo tiende a la vuelta al origen, a la UNIDAD.

Porque de allí venimos, y hacia allí vamos.

Fuente: BIANCA ATWELL

Visto en: Conciencia Cuántica

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.892 seguidores

%d personas les gusta esto: